aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
Tecnología, vigilancia y democracia
30-julio-2013
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 26725 Ir a los comentarios

 
 
Credito: owni.eu
Por Nelson Arteaga Botello (Flacso, México)*

En 1977 apareció en la revista Encounter una reflexión del sociólogo estadounidense Daniel Bell bajo el nombre "Teletexto y tecnología". El título suena hoy anticuado, pero su contenido no lo es. Ahí Bell discutía los desafíos que representaban las tecnologías de la información para la democracia: a futuro, las agencias gubernamentales y las corporaciones privadas –sugería– podrán almacenar y manejar grandes bases de datos. Se preguntaba si ambas instancias deberían ser supervisadas en estas actividades, cuestión que desde su perspectiva resultaba fundamental para pensar el futuro de las libertades individuales y colectivas en las sociedades occidentales.

Más de treinta años después resulta evidente la actualidad de su cuestionamiento. Los bancos, las compañías telefónicas, los proveedores y buscadores de internet, las aerolíneas, tiendas de autoservicio y aseguradoras, por mencionar sólo algunas empresas privadas, se han transformado en instituciones que devoran, almacenan y procesan una enorme cantidad de información sobre cualquier persona o grupo social, con el objetivo de optimizar ganancias, modelar consumidores y abrir nuevos nichos de mercado.

Las entidades gubernamentales funcionan también como grandes consumidores de datos. Su propósito es monitorear de forma sistemática el comportamiento de las personas con el fin de influir en su comportamiento. Dicha información sirve para cosas tan diversas como garantizar la seguridad de la población, detectar comportamientos ilícitos y evasiones fiscales, proyectar el gasto social o garantizar la salud pública.

Asimismo, el gobierno monitorea sectores de la población que se consideran como potencialmente peligrosos, un abanico de grupos que es tan amplio como el espectro de prejuicios y tipificaciones que una administración puede generar y que incluye a supuestos "radicales", "anormales", "desviados" o "terroristas".

El acoplamiento de los bancos de datos entre entidades públicas y privadas se ha incrementado en los últimos años –legitimado en gran parte por el discurso de la guerra contra el terrorismo y crimen organizado–. Las empresas privadas envían información al gobierno para que éste pueda vigilar usuarios, revisar información, corroborar datos. A veces, este tipo de relaciones se encuentra regulado, implicando en ocasiones una transacción económica.

En los últimos días hemos sido testigos cómo Estados Unidos, a través de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés), está monitoreando, recolectando y procesando información en los motores de búsqueda de internet y correos electrónicos (mil 700 millones, en promedio). No sólo busca información de ciudadanos norteamericanos y extranjeros, sino también de corporaciones privadas y entidades gubernamentales alrededor del globo.

Recientemente en nuestro país, el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos anunció que analizará la supuesta utilización del sistema de vigilancia FinFisher en centros de comando y servidores en México. Dicho software permite monitorear conversaciones, recolectar datos personales, contraseñas, claves de acceso y tiene la capacidad de encender a distancia los micrófonos y cámaras de los dispositivos electrónicos.

Esto no debe extrañarnos. La vigilancia gubernamental en las sociedades modernas ha sido una práctica común. Jill Lepore nos da un ejemplo en su artículo "El Prisma: privacidad en la era de la publicidad" publicado el 24 de junio de 2013 en el New Yorker.

En 1844, el correo del activista italiano Giuseppe Mazzin estaba bajo vigilancia por el gobierno británico. Giuseppe sospecha algo, por lo que decidió auto enviarse cartas colocando en su interior arena, cabello y semillas. Cuando las recibía se daba cuenta que estaban limpias. Confirmaba así que su correo estaba siendo monitoreado. La indignación pública fue enorme, no únicamente en Gran Bretaña sino en Estados Unidos, tanto que el, hasta entonces desconocido, "Departamento Secreto de la Oficina del Correo" tuvo que cerrar sus puertas, dando pié a la creación de otra institución gubernamental… más secreta y más poderosa.

Las prácticas de vigilancia de este tipo siguen hoy ahí; lo que ha cambiado es su capacidad para manipular y procesar información en dimensiones que sólo la imaginería de Hollywood puede proyectar –véase, por ejemplo, El Reporte Menos o el Informe Pelícano–. No obstante, su cobertura no se circunscribe ahora a seguir activistas políticos, sino a cualquier ciudadano, sospechoso o no de algún delito.

El tema no es, entonces, simplemente apelar por mantener los muros de una privacidad construida a mediados del siglo XIX, desdibujada por las tecnologías de la información, sino reconocer que la gestión y manipulación de grandes bases de datos por entidades privadas y gubernamentales es una realidad que debe encararse como un tema público: uno que permita vigilar a quienes vigilan, saber qué hacen con nuestra información, para qué la usan, cómo la comparten, cómo nos clasifican.

David Lyon, director del Centro de Estudios de la Vigilancia en la Universidad de Queen's en Canadá, ha sido puntal al señalar que la transparencia en las sociedades de la vigilancia resulta el tema central si se quiere garantizar la salud de la democracia y la dignidad humana. El desafío es construir no sólo los mecanismos que ayuden a decidir qué tipo de tecnologías queremos, sino también cómo deseamos que influyan en nuestras vidas.

Nota:
Actualmente el Dr. Arteaga desarrolla la investigación titulada "Seguridad Pública, Violencia y Ciudadanía", de la cual se desprenden las publicaciones: "Urban Securitization in Mexico City: a new public order?", en R. Lippert y K. Walby (coord.), "Policing Cities: Urban Securitization and Regulation in a 21st Century World", Routledge, 2012, y "La guerre contre l'insécurité au Mexique", en Julian Durazo-Herman (coord.) "Réflexions sur le centenaire de la Révolution mexicaine". Université de Québec à Montréal (en prensa).

* El Dr. Nelson Arteaga Botello es profesor e investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso sede México).

***

Para más información de las actividades que desarrolla el Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt, consulte las páginas México CyT y Gaceta CyT México; asimismo, le invitamos a escuchar la sección del blog "Con-Ciencia" en el programa "Radio 110 grados, El cuadrante científico", que se transmite cada lunes a las 14 horas (tiempo del centro).

El blog Con-Ciencia está en facebook y en twitter. ¡Síganos!

Nota del editor
La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso México) ha publicado también en el blog "Con-Ciencia" los siguientes artículos:

  • Puchet, Martín, Mariano Rojas, Rodrigo Salazar, Giovanna Valenti y Francisco Valdés (Flacso México). América Latina en los albores del Siglo XXI. 18 de diciembre de 2012.
  • Zurita Rivera, Ursula (Flacso México). "La familia y la escuela, instituciones en constante cambio". 10 de mayo de 2011.
  • Subiñas Abad, Marta (Flacso México). "¿Libres e iguales? La agenda de género para el siglo XXI en materia de derechos políticos de las mujeres". 8 de marzo de 2011.
  • Vázquez, Luis Daniel (Flacso México). "Derechos humanos: convertir el discurso político en lógicas cotidianas e institucionales". 14 de diciembre de 2010.
  • Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
    INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
    Imagen: * Nombre: * e-mail:

    * Campos obligatorios para llenar

    Acepto las políticas de privacidad
     


     
     
    Acerca del autor
     
    Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt

    Este es un blog del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt que tiene el objetivo de dar información relevante de ciencias sociales, ciencias naturales y tecnología; el conocimiento científico y tecnológico creado busca contribuir a la solución de problemas de prioridad nacional que incremente la competividad del país e impulsar el bienestar de la sociedad mexicana. Se publica cada martes.

    El Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt es un conjunto de 27 instituciones distribuidas en todo el país, varias de las cuales tienen más de 30 años de historia, convirtiéndose en generadoras de conocimiento altamente especializado y competitivo a nivel nacional e internacional y es un referente para la toma de decisiones en materia de políticas públicas.

    Editor del blog: Miguel Acosta Valverde.

     
    Escribele  haz click!
     

    Entradas anteriores
     
    La población extranjera en la ciudad de México a mediados del siglo XIX
     
    El "punto azul pálido", 23 años después
     

    Calendario de búsqueda