aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
El efecto del TLCAN en la migración interna en México
09-julio-2013
Ir a la portada del BlogComentarios: 1 Lecturas: 28625 Ir a los comentarios

 
 
Credito: Imagen tomada de internet.
Por Rafael Garduño Rivera (CIDE)*

El comercio entre dos o más países, como el alentado por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), causa un crecimiento económico en algunas industrias y regiones, y contracción en otras (Baylis, et al., 2012). Para que las personas puedan beneficiarse del comercio, necesitan ser capaces de migrar a las zonas donde se crean nuevos puestos de trabajo (Todaro, 1969). Sin embargo, sólo un número limitado de investigaciones han estudiado cómo la migración interna responde al comercio internacional (Aroca & Maloney, 2005; Aguayo Tellez, 2005; Flores, et al., 2013), y gran parte de esa literatura no ha podido encontrar un impacto significativo del comercio internacional sobre la migración interna. Es por lo anterior que se busca entender si la migración ha aumentado en respuesta al comercio entre México y Estados Unidos, así como explorar qué factores facilitan o dificultan la movilidad laboral dentro nuestro país.

En trabajos previos, mostramos que el Tratado (usado en este artículo como sinónimo de TLCAN) ha aumentado las disparidades regionales en México, las cuales podrían mitigarse a través de la migración interna (Baylis, et al., 2012). La gente emigra para beneficiarse de mayores salarios generados por el comercio (Samuelson, 1971). Sin embargo, no todas las personas que quieren migrar pueden hacerlo (Dubey, et al., 2006; Flores, et al., 2013).

La literatura sobre la migración y las restricciones de crédito muestran que los trabajadores no calificados y más pobres tienen una baja propensión a emigrar debido a que no pueden financiar este movimiento (Phan & Coxhead, 2010; López & Schiff, 1998); en particular, las personas pobres de las zonas rurales enfrentan una barrera a la migración, dando como resultado mayores disparidades de ingresos dentro de las regiones rurales (Lucas, 1997).

Connell (1983) encuentra que la emigración de los trabajadores más capaces de las zonas rurales limita aún más el crecimiento económico en las mismas. Este efecto también puede ser atribuido al hecho de que mientras los pobres tienen un mayor incentivo para migrar, individuos más ricos tienden a alcanzar niveles más altos de educación, aumentando así su propensión a migrar (Levy & Wadycki, 1974).

Es por ello que la investigación previa argumenta que el TLCAN ha ampliado el aumento de la pobreza de los agricultores en zonas rurales de México (Fiess & Lederman, 2004). En este punto, Audley, et al. (2004) sostienen que los pobres rurales han asumido, en su totalidad, los efectos adversos del Tratado, siendo los perdedores netos de la apertura comercial, y que han sido obligados a adaptarse mediante la migración a los Estados Unidos, a pesar del aumento de control en la frontera entre ambos países.

Las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, iniciadas en febrero de 1991 (seis años después de que México se unió en 1985 al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, GATT), habían planteado dudas sobre el efecto que el TLCAN tendría sobre los patrones de migración mexicana. El presidente mexicano en ese entonces, Carlos Salinas de Gortari, advirtió que México exportaría migrantes o mercancías a los Estados Unidos, y sostuvo que el país prefería enviar productos en lugar de personas (Cornelius & Martin, 1993).

Aunque la idea de Salinas de aumentar la actividad económica nacional para disminuir el flujo de migrantes mexicanos hacia el norte era atractiva, no todos los especialistas en migración predijeron que el movimiento de trabajadores de México a los Estados Unidos disminuiría con el Tratado. De hecho, en la primera década del acuerdo, algunos expertos vaticinaron que la migración hacia el norte realmente aumentaría, ya que el gran número de mexicanos desplazados por la reestructuración económica llevaría temporalmente a una mayor migración a Estados Unidos, creando una "joroba" de migración (Audley, et al., 2004).

La mayoría de la literatura sobre la migración no ha podido demostrar el efecto de la liberalización del comercio sobre la migración (Borjas, 2000), especialmente en el caso de la migración interna. Los pocos estudios que analizan explícitamente el efecto de la liberalización del comercio en la migración interna en México son limitados debido a que utilizan datos a nivel estatal (Aroca & Maloney, 2005; Aguayo Tellez, 2005; Flores, et al., 2013); tal tipo de información acota la capacidad del investigador para identificar la distribución espacial de la migración interna en México y restringe severamente el número de observaciones.

Por nuestra parte, encontramos:

  • En primer lugar, que el comercio aumentó la migración interna en México, pero su efecto ha disminuido con el tiempo, teniendo el mayor crecimiento en la etapa de migración generada por el comercio que ocurrió antes de que México se uniera al TLCAN.
  • En segundo lugar, la migración a los Estados Unidos ha aumentado tras este acuerdo debido a la atracción causada por la economía estadounidense sobre el costo de transporte (Luckstead, et al., 2012).
  • En tercer lugar, la migración rural–urbana ha disminuido después del Tratado.
  • En cuarto lugar, la disparidad de ingresos, ya sea en el lugar de origen o destino, disminuye la migración, y este efecto se ha incrementado después del TLCAN.
  • Finalmente, en este trabajo se exploró también qué otros factores han contribuido a la migración interna: lugares con mayores niveles de infraestructura atraen trabajadores, mientras que espacios sin infraestructura son más propensos a generar la emigración.
  • Algunos de los efectos de las barreras a la migración han cambiado con el tiempo. La infraestructura desempeña un papel importante como una barrera a la migración, ya que una más desarrollada en el lugar de origen disminuye la emigración, mientras que la falta de infraestructura gana fuerza como un factor de expulsión después del Tratado.

    Por último, el porcentaje de mujeres en el lugar de origen gana importancia como barrera para migrar después del TLCAN, indicando que las mujeres son menos propensas a participar en la migración y tienden más a permanecer en casa cuidando de sus hijos; en cambio, los hombres se ven obligados a migrar para enviar remesas.

    * El Dr. Rafael Garduño Rivera es profesor-investigador de la División de Economía del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Sede Región Centro, ubicado en la Ciudad de Aguascalientes, Aguascalientes.

    ***

    Para más información de las actividades que desarrolla el Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt, consulte las páginas México CyT y Gaceta CyT México; asimismo, le invitamos a escuchar la sección del blog "Con-Ciencia" en el programa "Radio 110 grados, El cuadrante científico", que se transmite cada lunes a las 14 horas (tiempo del centro).

    El blog Con-Ciencia está en facebook y en twitter. ¡Síganos!

    Nota del editor
    El Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) ha publicado también en el blog "Con-Ciencia" los siguientes artículos:

  • Aguilar Pariente, Rosario (CIDE). El reto de la decisión democrática: estereotipos y voto. 11 de septiembre de 2012.
  • Grunstein Dickter, Miriam (CIDE). El hundimiento del "Horizonte". ¿Nueva incertidumbre de los trabajos petroleros en aguas profundas? 17 de junio de 2010.
  • Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
    INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
    Imagen: * Nombre: * e-mail:

    * Campos obligatorios para llenar

    Acepto las políticas de privacidad
     


     

    Información muy interesante.


     Enviado por Isela Domínguez - 06-agosto-2013 a las 21:13 Enviar mail al autor

     
     
    Acerca del autor
     
    Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt

    Este es un blog del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt que tiene el objetivo de dar información relevante de ciencias sociales, ciencias naturales y tecnología; el conocimiento científico y tecnológico creado busca contribuir a la solución de problemas de prioridad nacional que incremente la competividad del país e impulsar el bienestar de la sociedad mexicana. Se publica cada martes.

    El Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt es un conjunto de 27 instituciones distribuidas en todo el país, varias de las cuales tienen más de 30 años de historia, convirtiéndose en generadoras de conocimiento altamente especializado y competitivo a nivel nacional e internacional y es un referente para la toma de decisiones en materia de políticas públicas.

    Editor del blog: Miguel Acosta Valverde.

     
    Escribele  haz click!
     

    Entradas anteriores
     
    Amaranto: más allá de la nutrición
     
    La IDT +i en Cidesi como facilitadora para relanzar la industria naval auxiliar mexicana
     

    Calendario de búsqueda