aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
Cinco de Mayo: la Batalla
17-mayo-2013
Ir a la portada del BlogComentarios: 3 Lecturas: 27172 Ir a los comentarios

 
 
Kuno Zaragoza
En su ópera prima del año 2008, La Milagrosa, sobre un joven colombiano de clase alta que es secuestrado por la guerrilla, el director y guionista mexicano Rafael Lara demostraba un interesante manejo de la cámara para las escenas de acción. Nada que no se hubiera visto antes en el más básico cine de acción norteamericano, pero llamaba la atención el uso de ciertos recursos (slowmo, zoom-ins abruptos, cámara al hombro) en pos de filmar una escena de ese tipo, siendo que lo usual en el cine mexicano es justamente evitar las escenas de acción.


Tal vez por ello es que el gobierno de Puebla, principal promotor del proyecto de llevar a cine la historia de la batalla del Cinco de Mayo, haya dado su voto de confianza para este cineasta quien, fuera de aquella ópera prima, no mostraba en su filmografía mayores razones como para confiarle 80 millones de pesos, presupuesto con el que contó esta película para su realización y que resulta en el más oneroso hasta el momento en la historia del cine mexicano.


En varias entrevistas, Rafa Lara ha sido claro: lo que a él le importaba era mostrar la batalla (no en balde el nombre de la cinta) y es claro que esos ochenta millones de pesos serían destinados a ello. El enorme presupuesto le alcanzó a Lara para hacerse de muchos caballos, cientos de extras, maquillaje, vestuario, peinados, armas de utilería, locaciones reales y todo lo necesario para filmar una batalla que en pantalla dura 45 minutos. Probablemente otro "hito" en el cine nacional.

El resultado final, empero, es mucho menor a la fuerte suma de dinero invertida para esta película.

Con un excesivo uso de guías visuales para ubicar al espectador (mapas y letreros al estilo Indiana Jones), Lara comienza su cinta de manera puramente didáctica, explicando las circunstancias que dieron lugar a la invasión francesa ocurrida en 1862. Pero como esto no es un documental y el formato exige contar una historia, el también guionista centra su atención en un personaje, Juan Osorno (Christian Vázquez), un soldado raso sobre el cual recae el cuento moral de esta cinta.

Y es que Osorno no ceja en expresar sus dudas respecto a las posibilidades que el ejército mexicano tiene contra el poderoso ejército francés. Por supuesto, conforme pase la película, este soldado raso aprenderá no sólo a apreciar más a su patria sino a no menospreciarse ante el extranjero, siendo este último el principal "mensaje" (si, estamos evidentemente ante una cinta con "mensaje") de la cinta.

El maniqueismo y la solemnidad de esta cinta son perpetuos, propios de un antiguo libro de texto o de alguna estampita de papelería. Estamos ante una historia con héroes y villanos unidimensionales: los franceses son rubios y facinerosos, malvados de película que se carcajean y beben vino cuando planean su marcha hacia la Ciudad de México. Los soldados mexicanos, son flacos y prietos pero bien entrones, organizados y dispuestos a dar la vida por la patria.

Mención aparte merece el Ignacio Zaragoza de Kuno Becker. Interpretado con un mutismo exasperante, siempre cabizbajo y dubitativo, completamente desdibujado y sin profundidad alguna, su presencia no parece ser importante para la victoria mexicana a no ser por un sentido discurso -único momento auténticamente bien logrado en la cinta- donde el general arenga a sus tropas: "Si el francés es el mejor ejército del mundo es porque no se habían enfrentado al ejército mexicano".

Pero al final todo esto no es más que un mero trámite para llegar a lo que realmente interesa al director: la batalla. Con una duración de poco más de 40 minutos, Lara se enfrasca en una secuencia eterna, siempre con la cámara al hombro, perdiendo por completo el sentido del espacio cinematográfico y con una edición siempre rápida cuya función parece no ser otra más que marear al espectador.

O dicho de otra forma: más allá de que visualmente la secuencia se vea bien, está filmada y editada en un caos donde jamás se entiende quién es quién, cuál es el terreno que separa a una tropa de otra, o incluso quién va ganando. Todo es un amasijo de cuerpos hirientes, balazos, gritos cañonazos y demás mezcla de efectos especiales sin sentido.

Existe una máxima respecto al cine histórico (desconozco quien lo dijo, pero quien lo haya hecho le asistía la razón) que reza: "Quien quiera aprender Historia, que vaya a la biblioteca; quien quiera ver una historia, que vaya al cine". La cinta de Rafa Lara falla en ambos frentes; no sólo no es efectiva en la narración de la historia oficial respecto al Cinco de Mayo, sino que tampoco su historia de apoyo (la del soldado raso agachón que terminará enamorándose de una guapa huerfanita) tampoco cuenta con el menor interés. De hecho, por momentos, dicha historia pareciera más un comic relief que la columna vertebral de esta película.

No obstante el desastre cinematográfico, habría que reconocer que Cinco de Mayo ha sabido atraer público. Para su segunda semana en exhibición, la cinta había logrado recaudar poco más de 24 millones de pesos; aún lejos de los ochenta millones que costó la película y aún más lejos que las tazas de recaudación que ha alcanzado otra película mexicana, Nosotros los Nobles, que en la misma semana (la séptima que lleva en cartelera) recaudó 16.8 millones de pesos, diez más que Cinco de Mayo en la misma semana de exhibición.

Y sin embargo el entusiasmo existe: se han reportado salas donde, al final de Cinco de Mayo, la gente aplaude y grita ¡Viva México!; queda claro que el cinéfilo mexicano está más ávido de victorias nacionales antes incluso que de buenas películas.

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 


Rafael Lara tiene en su filmografia un mediometraje interesante, que realizo en 1995 y fue producido por una ONG, el IMDEC.
Se llama \"[b>Bienestar para tu Familia\", sobre la crisis del 94 y su efecto en las familias mexicanas.
Adjunto imagen.
Saludos.

RESPUESTA DEL AUTOR: Lo he buscado y sin embargo jams lo he podido encontrar. Suena a que es lo ms interesante de su filmografa. Gracias y saludos.


 Enviado por Carlos - 17-mayo-2013 a las 12:15 Enviar mail al autor

 

Comparto plenamente el comentario del autor, el guión esta desdibujado, sorprende la cantidad de efectos especiales a los que no estamos acostumbrado en el cine nacional y realmente no queda claro después de la secuencia de escenas de guerra la razón por la que sale triunfante el ejército mexican.


 Enviado por Lorenzo Massimi - 17-mayo-2013 a las 13:45 Enviar mail al autor

 

Saludos Alejandro! desde Twitter te estuve siguiendo la pista con 5 de mayo para saber si comprarla pirata o irla a ver al cine.

Considero tu punto de vista antes de ver o no una película. Definitivamente esta me llamó la atención para juzgar la adaptación del director y vaya que es un reto en cierta forma, porque para mezclar cine con historia se tiene que tener ingenio.

Luego de leer esta crítica, mis ganas de verla decrementan; pero solo por las dudas, veré si la encuentro en tepisur. Hablando de otra cosa ¿como ves Hangover 3? ¿algunos comentarios al respecto? ¿que opinas de rápido y furioso 6?


 Enviado por Luis F. Reyes - 17-mayo-2013 a las 10:33 Enviar mail al autor

 
 
Acerca del autor
 
Alejandro Alemán

No sé ustedes, pero yo estoy harto de los críticos de cine. Usualmente son individuos algo petulantes que odian el cine comercial y erigen sobre un pedestal a cualquier cinta de tres horas en blanco y negro. Desde su mirada fría y sin pasión creen tener la verdad absoluta.

Olvidan que el peor pecado que puede cometer un director de cine es hacer una cinta aburrida. ¿Cuándo habrá sido la última vez que esos críticos entraron con auténtica emoción a una sala de cine?

En este espacio nos gusta el cine, no importando de donde venga, ni quién lo haga. Se trata de recuperar esa capacidad de asombro, justo como ocurría en sus inicios, en aquel Salón Rojo (la primera sala de cine en la ciudad de México) donde la emoción de la imagen en movimiento se convirtió, con el paso de los años, en cinefilia.

Pero no nos malinterpreten, si bien nuestra dieta visual se permiten ciertas golosinas, tampoco soportamos aquel cine que atenta a nuestra inteligencia.

Sirva este espacio para platicar de lo que más nos gusta: el cine y su experiencia. Al fin y al cabo, la crítica la hacemos todos. Bienvenidos.

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Figueroa y Buñuel: el encontronazo de dos genios.
 
Spring Breakers
 

Calendario de búsqueda