aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
Más allá de Río: un llamado a la imaginación
05-julio-2012
Ir a la portada del BlogComentarios: 6 Lecturas: 36900 Ir a los comentarios

La expectativa

“En esta Cumbre sólo necesitamos dos cosas: una es que la gente pare de hablar y comience a actuar y la otras es que necesitamos rendición de cuentas” ese era el objetivo en palabras de Maurice Strong, que fue el primer Director Ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El Dr. José Sarukhan lo decía semanas antes de que iniciara la cumbre, “muy poco (o nada) es lo que podemos esperar en términos de resoluciones vinculantes” y también muy pocos resultados positivos que entregar a 20 años de la auténtica Cumbre de Río.

La actual crisis económica fue sin duda, un elemento que influyó significativamente en la reducción de la ambición. Las esperanzas eran aún menores dado el desdén mostrado con la ausencia de Barack Obama, David Cameron, Angela Merkel y, en el último momento de Felipe Calderón, quienes, por el contrario, si asistieron a la reunión del G20 celebrada en México un par de días antes.

¿El futuro que queremos?

En Río+20 se debatían tres perspectivas: la económica, la social y la medioambiental, sobre cuatro temas que al final resultaron ser los ejes rectores de la discusión: la economía verde, los objetivos de desarrollo sostenible, el marco institucional para el desarrollo sustentable y océanos.

La última reunión previa a la llegada de los jefes de Estado terminó la madrugada del 18 de junio. El texto se aprobó en el plenario en 30 segundos, sin discusión y dejando cerrada la posibilidad de elevar la negociación de los puntos más álgidos al nivel ministerial o al de los Jefes de Estado.

“Produjimos un documento del que todos se sienten igualmente infelices” señaló el último día el Secretario General de la Conferencia, Sha Zu Kang. Para una buena parte de los países participantes el texto final de “El futuro que queremos” resultó ser una parodia de si mismo: decepcionante y falto de ambición.

Los desacuerdos

Desde el inicio de las negociaciones hubo algunos temas con puntos más álgidos que otros. Este fue el caso de la discusión sobre Océanos. La redacción de un sólo párrafo que abría la posibilidad de generar un acuerdo para la protección de la biodiversidad y los recursos genéticos en aguas internacionales.

Frente a 140 países a favor de este acuerdo se oponían 6 países: Estados Unidos, Canadá, Japón, Rusia, Noruega e Islandia. En la última ronda de discusiones Venezuela se unió a ese grupo opositor de manera contundente rompiendo la cohesión del G77. El acuerdo se fue por la borda. Venezuela de la mano con Estados Unidos logró que se eliminara del documento final. Hasta ahora, el cambio de visión de Venezuela sigue causando desconcierto.

Al día de hoy las aguas internacionales son “tierra de nadie” y los recursos que ahí se encuentren pueden ser “aprovechados”, es decir, explotados por quien sea.

Se perdió también la oportunidad de dejar claro un concepto de economía verde. Las economías desarrolladas tienen una idea diferente del camino que debe seguirse para alcanzar una economía verde que la que tienen los países en desarrollo. Así, se incluyó un concepto ambiguo y sin mecanismos -ni recursos- para su puesta en práctica.

Un llamado a la acción

Fue una cumbre sin liderazgo. Brasil tomó la batuta tres días antes de que la Cumbre iniciara formalmente sólo para ofrecer un documento desabrido al que se eliminaron casi todas las aristas. En palabras del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, el resultado podía resumirse así: "Voy a ser franco: nuestros esfuerzos no han estado a la altura de la medida del desafío"

Si queremos encontrar logros concretos, no los encontraremos en las salas de negociación sino en los de eventos paralelos a la Cumbre organizados por la sociedad civil donde se firmaron cientos de compromisos con objetivos claros y se sellaron alianzas multisectoriales, regionales e intergeneracionales.

Encontramos planes como el de Energía Sustentable para Todos, que compromete miles de millones de dólares destinados a financiar formas de energía sustentable; o el anuncio de Australia sobre la creación del Parque Marino más grande del mundo o el impulso del Global Partnership for Oceans de un acuerdo para duplicar las áreas marinas protegidas y la recuperación de las poblaciones mundiales de peces.

“Mucha gente, y en especial los medios de comunicación se enfocan demasiado en el texto final de la declaración -me dijo Julia Marton, Directora de la UICN- pero el verdadero éxito en Río fue la acumulación de muchos compromisos no negociados globalmente”.

Para Jeffrey Sachs, economista y director del Instituto de la Tierra en la Universidad de Columbia, las grandes corporaciones son las responsables de la dramática situación que vivimos actualmente pues han convertido a los ciudadanos en adictos al consumismo. Sólo algunas compañías, dice Sachs, han tomado en serio hacer frente a los desafíos de sustentabilidad de nuestro tiempo pero otras “sólo han pintado de verde su logotipo”.

Para este economista, el legado, la contribución histórica de Río+20 son los Objetivos de Desarrollo Sustentable “una llamada a la acción, una llamada a la imaginación y al cambio”. Rio+20 desde esta visión no sería un fracaso. Sachs recordó que los Objetivos de Desarrollo del Milenio no fueron tampoco un tratado y sin embargo “han cambiado la dirección de docenas de países en el mundo y han salvado decenas o cientos de millones de vidas”. Su impulso fue gracias a la sociedad civil y concluyó “aprendimos una lección: no podemos confiar en los políticos y diplomáticos para lograr que se haga el trabajo”.

En septiembre, durante la siguiente Asamblea General de las Naciones Unidas, se retomará la discusión sobre los temas y acuerdos alcanzados en Río. Ese será el momento en que puedan lograrse verdaderos avances con fechas, plazos y acciones más claras. Al tiempo.

Sígueme en Twitter: @solange_

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 

Por supuesto, la gente es la que hará los cambios no los gobiernos, ya lo vemos en la primavera árabe, en México mismo con las elecciones pasadas y en el medio ambiente no es la excepción, la cancelación de Cabo Pulmo fue gracias a lalucha de la gente organizada, tenemos aun mucho que aprender de como organizarnos y presionar para cambiar lo que hay que cambiar.


 Enviado por Erendira Castillo - 05-julio-2012 a las 08:35 Enviar mail al autor

 

No creo que Sachs sea la mejor referencia para decirnos lo que deberíamos hacer, es un economista capitalista aunque de pronto parezca que no, defiende el sistema y es lo que se tendría que cambiar.


 Enviado por Carlos - 05-julio-2012 a las 08:30 Enviar mail al autor

 

Hola Solange, esta cumbre solo generó desinterés y punto, creo que en Mexico fuiste la unica que publicó lo que allá pasaba, acá estabamos tan entretenidos con el circo electoral que ni nos enteramos, ademas de nuestra tipica posicion de mexicanos a los que les vale madres lo que pase en el mundo, pensamos que somos grandiosos y no necesitamos saber lo que pasa afuera. Como dices, el tiempo dirá si nos equivocamos o si tendremos avances, lo malo es que tiempo ya no queda mucho y tal vez ya no haya marcha atras despues de todo. Sigamos disfrutando de los trapecistas del IFE y los candidatos payasos!


 Enviado por Alejandro A. - 05-julio-2012 a las 09:29 Enviar mail al autor

 

Y por cierto, la cancelación de Cabo Pulmo solo fue una treta electoral, no dejen de estar pendientes pues les aseguro que darán un albazo con nuevos permisos antes de uqe termine la administración de Calderón


 Enviado por Paola Correa - 05-julio-2012 a las 11:37 Enviar mail al autor

 

ay que aprender a construir juntos porque lo que es verdad es que sin la colaboracion de las empresas, de la gente y de los gobiernos ninguna politica, ningun acuerdo por bueno que hubiera sido va a funcionar, los recursos naturales los usamos todos y los desperdiciamos todos asi que debemos ser todos parte de la solucion, no existe solucion perfecta y no es verdad que la sociedad pueda sola


 Enviado por Paola Correa - 05-julio-2012 a las 11:35 Enviar mail al autor

 

Yo también creo que esto es tarea de todos y cada uno de nosotros, no nos olvidemos que también las grandes empresas están formadas por ciudadanos, gente que si realmente se compromete deberá ayudar a lograr el cambio de rumbo que se necesita. También esta gente es la que deberá presionar a sus gobiernos e instituciones para lograr esto, quizá Cabo Pulmo sea una muestra de esto. Es cosa de salirnos un poco de la rutina cómoda y fácil y hacer un poco más por ayudar a reducir emisiones y evitar el consumismo irracional. Esperemos que efectivamente algo mejor suceda en las reuniones de seguimiento, estaremos pendientes al tiempo que hacemos nuestra parte.


 Enviado por Francisco Freyre - 05-julio-2012 a las 12:52 Enviar mail al autor

 
 
Acerca del autor
 
Solange Márquez Espinoza

De mundo a mundo se ocupa de temas y política internacional. Pretende mostrar la otra cara de la moneda y proporcionar una visión distinta. Hablaremos de política internacional, de medio ambiente, de conflictos y de la globalización, de Barack Obama; de Irán, de India y de Rusia; de Putin y de Soros; de Naciones Unidas; de armas nucleares y del Protocolo de Kyoto.

Todo ello desde la perspectiva de una viajera apasionada, caminante del mundo... una ciudadana global muy curiosa.

Me gusta conocer distintas culturas y estilos de vida. Mi curiosidad me ha llevado a lugares que jamás pensé explorar. Países y ciudades prósperos y otros sumidos en una terrible pobreza; algunos con recursos naturales extraordinarios y otros en los que los paisajes sucios y destruidos lastiman la vista.

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Rio + 20: la oportunidad perdida
 
Considera México que faltó ambición en Río + 20
 
Aportes de México en Rio+20
 

Calendario de búsqueda