aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
Rio + 20: la oportunidad perdida
28-junio-2012
Ir a la portada del BlogComentarios: 7 Lecturas: 36969 Ir a los comentarios

Desde hace más de 20 años el rumbo de la humanidad necesita enderezarse. Para cambiar el ritmo de destrucción del planeta necesitamos cambiar la forma en que estamos haciendo las cosas y en que concebimos el desarrollo. El consumismo, el motor del modelo económico predominante en el mundo no puede, no debería, continuar... y sin embargo continuará.

La Conferencia de Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable culminó el pasado viernes 23 de junio sin bombo ni platillo. No se lanzaron fuegos pirotécnicos y no era para más, la decepción en el día final de la cumbre podía sentirse en el ambiente y la tristeza era evidente.

No porque al iniciar esta cumbre la expectativa fuera alta, pero había temas en las que al menos “algo” podía haberse logrado y de eso nada, nada se logró. A diferencia de su antecedente, la Cumbre de la Tierra en 1992, Río + 20 será recordada en la historia como la conferencia del gran fracaso del multilateralismo en materia de medio ambiente y pone en entredicho el papel de la Organización de Naciones Unidas como el espacio de negociación de todos los países en igualdad de circunstancias, por excelencia.

Hace 20 años, Río de Janeiro se convirtió en la capital del medio ambiente del planeta, más de 4000 periodistas, 30,000 participantes y más de 110 jefes de Estado y Primeros Ministros. Para los estándares de Naciones Unidas fue una conferencia de enormes dimensiones y extraordinariamente productiva.

El ambiente entonces, a decir de aquellos que pudieron estar ahí, era increíblemente exitante, de esperanza y de búsqueda de cambio. En aquel entonces no se sabía bien a bien que se podía esperar y al final la hoy conocida como cumbre de la Tierra terminó con dos tratados muy importantes (cambio climático y biodiversidad) y un plan de acción llamado Agenda 21. Fue un gran éxito en una de las reuniones de líderes mundiales más grandes que se habían tenido hasta entonces en la historia.

En Río+20 las cosas fueron diferentes. La voluntad de unos pocos, cinco países contra 140 se impuso y logró descarrilar el acuerdo para proteger la biodiversidad y recursos genéticos en aguas internacionales.

Encabezados primero por Estados Unidos y luego de la mano, por extraño que parezca, con Venezuela, Rusia, Canadá e Islandia, en la madrugada del lunes 18 de junio, la discusión sobre el párrafo 163, referente a la protección de los océanos se cerró dando por concluida la posibilidad incluso de elevar el nivel de discusión a los Jefes de Estado y de Gobierno que empezarían a llegar dos días después.

A las 2:30 de la madrugada, habiendo sacado de la sala de discusión al único representante que aún quedaba de la sociedad civil (el especialista de Greenpeace en océanos) la presión de los países mencionados, sumada a la prisa de la presidencia brasileña por culminar el documento con un “consenso” acabó con la única posibilidad que se tenía de terminar con un texto si no bueno, al menos con algo de rescatarse.

No fue así. Y el documento final ha sido calificado por propios y extraños, miembros de organizaciones civiles, integrantes de las distintas delegaciones de países y la prensa como decepcionante y carente de ambiciones.

El propio Secretario General de Naciones Unidas hizo sabe su frustración por haberse obtenido un documento “que no estaba a la altura de lo que se necesita”, por su parte el Secretario Especial para Río + 20 Sha Zu Kang señaló en la última rueda de prensa que al final el documento “no hizo feliz a nadie” y que la labor de Naciones Unidas en ese aspecto era hacer a todos los países “igualmente infelices”.

Y si, porque además del tema de la protección de los océanos, en el tintero quedaron otras propuestas no menos importantes como la reducción/eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles, la transformación del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en una Agencia completa con facultades y presupuesto, una definición clara de la economía verde (un concepto en el que al final no acabaron de ponerse de acuerdo), transferencia de tecnología y un largo, larguísimo etcétera. Al final, como les mencionaba la semana pasada “se hizo lo que se pudo” y que se sienta orgulloso el que pueda.

Alguien en la sala de prensa mencionaba el último día que quizá, si hacemos a un lado toda la retórica diplomática y la palabrería política encontremos que hay algunas cosas que si puedan calificarse como logros.

20 años después seguimos discutiendo el futuro y seguimos queriendo trazar el “Estado del Arte” de la civilización humana. No hemos querido darnos cuenta de que, en materia de deterioro ambiental, el futuro ya nos alcanzó. En Río+40 seguramente estaremos discutiendo la reconstrucción del mundo.

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 

Solange, es una lástima lo que vimos en Rio, las esperanzas se perdieron y ahora estamos mas seguros que nunca de que los lideres del mundo no se preocupan por el futuro sino por el $$ que puedan tener hoy. Por suerte tambien podemos decir que la participacion social en l acumbre fue un exito, en los \"side events\" se discutieron temas tanto o mas importantes y se lograron alianzas y acuerdos magnificos, ahi es donde estara el futuro de la humanidad, no en la politica y la diplomacia.


 Enviado por Erendira Castillo - 28-junio-2012 a las 08:43 Enviar mail al autor

 

Definitivamente muy tristes las conclusiones de un evento que debería ser “el evento” más importante en las agendas de los mandatarios y líderes del mundo. Lo corto de nuestras visiones tendrán un costo y todos vamos a tener que pagarlo de una u otra manera. Ojalá no tengamos que esperar otros tantos años y un día de estos, entiendan todas las afectaciones que la falta de acuerdos y acciones tendrán para la economía y la “civilización”


 Enviado por Francisco Freyre - 28-junio-2012 a las 08:38 Enviar mail al autor

 

Solange, es una lástima lo que vimos en Rio, las esperanzas se perdieron y ahora estamos mas seguros que nunca de que los lideres del mundo no se preocupan por el futuro sino por el $$ que puedan tener hoy. Por suerte tambien podemos decir que la participacion social en l acumbre fue un exito, en los \"side events\" se discutieron temas tanto o mas importantes y se lograron alianzas y acuerdos magnificos, ahi es donde estara el futuro de la humanidad, no en la politica y la diplomacia.


 Enviado por Erendira Castillo - 28-junio-2012 a las 08:43 Enviar mail al autor

 

Podríamos utilizar el título de la famosa novela de Gabriel García Márquez \"Crónica de una muerte anunciada\" para describir los resultados de Rio+20. En realidad no hay sorpresas, las expectativas eran mayores a los posibles resultados. Nada más tomemos en consideración dos simples datos: Veinte años separan la primera Cumbre de Río y en ese lapso ha aumentado un 50% las emanaciones contaminantes hacia la atmósfera, y la población del mundo subió de 5,480 millones (datos de la ONU) a más de 7 mil millones. Ante esas realidades todo lo que digamos, prediquemos y propongamos se queda en el tintero. ¿Por esto vamos a claudicar? ¿Darnos ya por vencidos? No, porque sería aceptar que el hombre realmente no tiene inteligencia ni capacidad de razonamiento. La lucha debe seguir aunque el panorama sea cada vez más negro para la presente, y aún peor, futuras generaciones. Un saludo cordial. Rubén Arvizu- Director para América Latina de la organización de Jean-Michel Cousteau, Ocean Futures Society.


 Enviado por Ruben Arvizu - 28-junio-2012 a las 10:20 Enviar mail al autor

 

Que triste :( pero creo que los SDGs serán un asidero para elfuturo


 Enviado por Tania R. - 28-junio-2012 a las 13:45 Enviar mail al autor

 

Nada de ambición, parece que estamos destinados a morir por nuestra propia mano y al final de seguro nos extinguiremos. Como dice Rubén Arvizu no podemos claudicar, pero si para 2030 creo calculan que seremos más de 9,000 millones de seres humanos ¿qué recursos pueden alcanzar? el futuro si está bastante negro, pero en México que importa si estamos por ejercer nuestro derecho al voto!


 Enviado por Carlos - 28-junio-2012 a las 13:21 Enviar mail al autor

 

Si es triste, ver que no se avanza, y por elcontrario, se retrocede, y muy a pesar que se conoce el daño que ocasionamos todos los seres humanos, y más los más disque civilizados. Les invito a ver www:Yahushah.net/granjaecologica.html y El fin de la humanidad en facebook por un servidor jaime diaz rodriguez


 Enviado por jaime - 04-julio-2012 a las 10:30 Enviar mail al autor

 
 
Acerca del autor
 
Solange Márquez Espinoza

De mundo a mundo se ocupa de temas y política internacional. Pretende mostrar la otra cara de la moneda y proporcionar una visión distinta. Hablaremos de política internacional, de medio ambiente, de conflictos y de la globalización, de Barack Obama; de Irán, de India y de Rusia; de Putin y de Soros; de Naciones Unidas; de armas nucleares y del Protocolo de Kyoto.

Todo ello desde la perspectiva de una viajera apasionada, caminante del mundo... una ciudadana global muy curiosa.

Me gusta conocer distintas culturas y estilos de vida. Mi curiosidad me ha llevado a lugares que jamás pensé explorar. Países y ciudades prósperos y otros sumidos en una terrible pobreza; algunos con recursos naturales extraordinarios y otros en los que los paisajes sucios y destruidos lastiman la vista.

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Considera México que faltó ambición en Río + 20
 
Aportes de México en Rio+20
 
Río + 20, entre lo deseable y lo real
 
La hora de la verdad se acerca para Rio + 20
 
Lavado verde de conciencia no Economía Verde: Greenpeace
 
El arduo camino a Rio
 

Calendario de búsqueda