aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
Malaria: una enfermedad que no da tregua
17-abril-2012
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 26698 Ir a los comentarios

 
 
Figura 1. Áreas de riesgo de malaria en el mundo. Mapa tomado de http://www.traveldoctor.co.uk/malaria.htm
Por Darwin Eduardo Elizondo Quiroga (Ciatej)*

A unos días de la celebración del Día Mundial del Paludismo, instituido por la Asamblea Mundial de la Salud en mayo del 2007, y a pesar de que el número de países con esta enfermedad ha ido disminuyendo, aún falta mucho por hacer para lograr que en las regiones de escasos recursos, el número de personas infectadas con esta enfermedad vaya a la baja.

Malaria, Ague, paludismo, fiebre de los pantanos, fiebre intermitente, Wechselfieber, Kaltesfieber, o como se conocía antiguamente en Italia “Mala Aria” (mal aire), ocupa el primer lugar en la lista de enfermedades transmitidas por vectores a nivel mundial. A pesar de no estar considerada como una enfermedad descuidada de las zonas tropicales (Neglected Tropical Diseases), es interesante ver cómo a la fecha causa alrededor de 250 millones de casos y toma la vida de más de un millón de personas anualmente, además, que casi 3.3 miles de millones de personas se encuentran en riesgo de contraerla. De acuerdo al Informe Mundial sobre el Paludismo 2011, la malaria está presente en 99 países tropicales y subtropicales; así mismo, se calcula que en 2010 se produjeron alrededor de 216 millones de casos, de los que, aproximadamente, 81% (174 millones) se registraron en la región africana.

Existe evidencia arqueológica de existencia de la malaria en humanos desde el inicio del período neolítico en el sureste asiático y en el este del Mediterráneo, pero también se sabe que esta última región no fue seriamente afectada en tiempos clásicos, sino que, aparentemente, el hombre, al modificar su entorno, hizo que se transformara en un problema sanitario durante los últimos tiempos del Imperio romano. En épocas más recientes, la malaria ha sido un problema de los trópicos en Asia y África, pero ha habido países, incluyendo los Estados Unidos de América, en donde se han producido serias epidemias.

La enfermedad se produce al infectarse el humano con un parásito del género Plasmodium; las especies P. falciparum, y P. vivax son los agentes causales de la mayoría de las infecciones, siendo el primero de ellos el que produce la mayoría de las muertes. La especie P. falciparum se puede encontrar en el África Sub sahariana y el sudeste Asiático, así como el este del Pacífico y regiones del Amazonas. La especie P. Vivax se encuentra de manera común en el Asia y el este Mediterráneo, así como de manera endémica en la mayoría de los países del continente Americano (Figura 1).

El modo de infección es por medio de la picadura de mosquitos del género Anopheles sp. que hayan sido previamente infectados con los plasmodios. Al momento de alimentarse del humano, estos mosquitos inyectan saliva la cual lleva los parásitos, logrando así introducirlos al sistema circulatorio. Posteriormente, llegan al hígado, donde se transformarán para poder infectar a los eritrocitos, los cuales serán de nueva cuenta ingeridos por otro mosquito que se alimente del humano enfermo.

La transmisión está dada por una serie de variables que influyen tanto a los mosquitos como al parásito. La temperatura, por ejemplo, afecta al desarrollo de los plasmodios dentro de los mosquitos, y ésta, en combinación con la humedad, incide directamente con la longevidad del mosquito, logrando que viva lo suficiente para multiplicar a los parásitos y, al mismo tiempo, infectar a los humanos.

En la década de los años sesenta, mediante el uso del insecticida DDT, se logró una disminución importante en las poblaciones de mosquitos, eliminándose casi por completo la enfermedad en muchos países alrededor del mundo. Pero, debido a un uso indiscriminado de ese insecticida en la agricultura, aunado a que, sólo en áreas donde los sistemas de salud mantenían un trabajo bien organizado se lograba un control adecuado, se produjeron reinfestaciones y, por ende, el resurgimiento de la enfermedad. En la actualidad, lo más eficaz consiste en aplicaciones de insecticidas de manera intradomiciliar, así como el uso de pabellones mosquiteros en las camas para evitar las picaduras.

A pesar que existen investigaciones en la búsqueda de vacunas en contra de la malaria, tal no se ha podido desarrollar, dejando a los medicamentos que se utilizan para combatirla (cloroquina y mefloquina) como los únicos métodos profilácticos, los cuales son recomendados en personas que viajarán a áreas con circulación de esta enfermedad.

Tal como cualquier otra enfermedad transmitida por vectores, la misma es compleja en su ciclo y, por tanto, lo más recomendable es evitar las picaduras de mosquitos. Sin embargo, nuevos enfoques en cuanto a control del parásito están siendo estudiados actualmente; de lo más innovador es la paratransgénesis, la cual involucra la manipulación genética de organismos simbiontes de los mosquitos, para lograr introducir genes efectores que modifiquen su habilidad de infectarse, distribuirse e, incluso, sobrevivir. Tal vez en un futuro no muy lejano, estos nuevos descubrimientos logren ayudarnos en la disminución del número de casos, no sólo en esta enfermedad, sino en otras enfermedades transmitidas por vectores.

* El Dr. Darwin Eduardo Elizondo Quiroga es investigador titular A de la Unidad de Biotecnología Médica y Farmacéutica del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej), ubicado en Guadalajara, Jal.

***

Para más información de las actividades que desarrolla el Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt, consulte las páginas México CyT y Gaceta CyT México.

El blog Con-Ciencia está en twitter. ¡Síganos!

Nota del editor
El Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) ha publicado también en el blog "Con-Ciencia" los siguientes artículos:

  • Pedroza-Roldán, César y Mario Alberto Flores Valdez (Ciatej). "Día mundial de la tuberculosis: Historia, logros y retos a 130 años del anuncio por Robert Koch del agente causal de la enfermedad". 27 de marzo de 2012.
  • Ana Laura Márquez Aguirre (Ciatej). "El significado de un invento: La mezcla perfecta entre azar y necesidad". 27 de diciembre de 2011.
  • Mario Alberto Flores Valdez (Ciatej), "Investigación, innovación e inventiva en México: Oportunidades en Biotecnología". 8 de noviembre de 2011.
  • Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
    INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
    Imagen: * Nombre: * e-mail:

    * Campos obligatorios para llenar

    Acepto las políticas de privacidad
     


     
     
    Acerca del autor
     
    Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt

    Este es un blog del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt que tiene el objetivo de dar información relevante de ciencias sociales, ciencias naturales y tecnología; el conocimiento científico y tecnológico creado busca contribuir a la solución de problemas de prioridad nacional que incremente la competividad del país e impulsar el bienestar de la sociedad mexicana. Se publica cada martes.

    El Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt es un conjunto de 27 instituciones distribuidas en todo el país, varias de las cuales tienen más de 30 años de historia, convirtiéndose en generadoras de conocimiento altamente especializado y competitivo a nivel nacional e internacional y es un referente para la toma de decisiones en materia de políticas públicas.

    Editor del blog: Miguel Acosta Valverde.

     
    Escribele  haz click!
     

    Entradas anteriores
     
    El Universo visto con otros ojos
     
    La hora del cielo
     

    Calendario de búsqueda