aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
Revolución energética
27-febrero-2012
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 36482 Ir a los comentarios

 

Hace un mes, en Economía Informal, comentaba con usted la revolución que está significando el gas de lutitas, o shale gas, en Estados Unidos. En esta semana, Martin Wolf, el jefe de economía en el Financial Times, escribe sobre el mismo tema, de forma que ahora es posible que empecemos a hacer caso. Más aún porque, según Wolf, México sería el cuarto país en reservas de este tipo de gas (entre 32 países estudiados, no incluyendo a Rusia ni a buena parte del Medio Oriente). De acuerdo con Wolf, las reservas de este tipo de gas en México serían de cerca de 700 billones de pies cúbicos, que equivalen a 30 años de consumo de Estados Unidos, o a un siglo del nuestro.

 

México consume cerca de 7 billones de pies cúbicos al año, pero sólo produce poco menos de 6, de forma que ahora tenemos un déficit, que ya lleva una década con nosotros. Para ilustrar esto, tomé una imagen de la presentación del comisionado de la CNH Javier Estrada, que puede encontrar completa aquí. Note usted que desde 2000 traemos este déficit en gas natural, que va creciendo con el tiempo.

 

  

 

 

En Estados Unidos la producción de gas había estado cayendo, pero a partir de 2006 por fin la tecnología para producir gas de lutitas tuvo éxito, y la tendencia cambia, como puede usted ver en la figura 2.

 

 

Y el cambio no es trivial. De producir cerca de 1.7 billones de pies cúbicos mensuales, para 2011 ya estaban llegando a 2.1 billones. La transformación es tan importante que Barack Obama, en su mensaje acerca del Estado de la Unión (el informe presidencial de allá), anunció que Estados Unidos va a orientar su política energética hacia el gas natural. En buena medida, porque las fuentes alternas no han tenido mucho éxito, y el carbón, que Estados Unidos usa mucho para producir electricidad, contamina demasiado. El gas natural contamina menos que el petróleo, y mucho menos que el carbón.

 

Aclaro de una vez que hay quejas ambientales acerca de este tipo de gas. Una, porque la tecnología que se utiliza, el fracking requiere uso de químicos y agua a presión a varios kilómetros en el subsuelo. Hay riesgos que no se han podido evaluar adecuadamente, incluyendo las dificultades de procesar y almacenar el agua utilizada. Pero hay también una segunda queja, que sostiene que la huella ambiental de este gas es superior a la del petróleo, cuando se incluyen las emisiones por su producción, y no sólo por su consumo.

 

En cualquier caso, la producción de gas de lutitas ha crecido mucho. En la figura 3 puede usted ver este comportamiento hasta 2009, que es el último año para el que hay datos.

 

 

 

 

Note usted la aportación creciente de este tipo de gas a partir de 2008, que es lo que explica el gran crecimiento que veíamos en la figura 2. Un factor adicional a favor de este tipo de gas es que hay grandes mantos en todo el mundo, lo que puede transformar por completo el mercado internacional de energía. Específicamente en Estados Unidos, las cuencas aparecen en la figura 4, producida por la Agencia de Información de Energía de ese país.

 

 

Y ahí podemos ver cómo las cuencas del sur de Texas llegan a nuestro país, y es de ahí de dónde vienen las estimaciones que comentábamos hace unos momentos.

 

Con el gas de lutitas va a pasar lo mismo que con el petróleo en aguas profundas. No tenemos la tecnología, y el camino para poder explotarlos es buscar asociaciones con empresas que sí la tengan. Pero para ello es necesario que transformemos a Pemex en una empresa de verdad, cosa que no hemos hecho.

 

Estados Unidos le ha dado la vuelta a su tendencia energética. En 2005 alcanzó su mayor déficit energético, que ha venido reduciendo desde entonces, en parte por el gas de lutitas y en parte por el petróleo de esquisto (ambos se llaman shale). La estimación es que para 2030 Norteamérica completa tendrá un superávit energético, debido al gran incremento en producción de petróleo en Canadá y de gas en Estados Unidos. Nosotros probablemente seamos ya deficitarios para entonces en todos los energéticos. Claro, a menos que decidamos hacer las cosas de otra manera, pero eso está todavía por verse.

 

 

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 
 
Acerca del autor
 
Macario Schettino

Este espacio existe para aprender y discutir sobre economía. Ciencia de la que todo el mundo opina, pero no siempre entiende.

Entender cómo funcionan los mercados, las finanzas y los consumidores resulta muy importante para la vida diaria. Por eso vale la pena conocer lo que los economistas han aprendido, aplicarlo a nuestra realidad y discutirlo.

Decidimos llamarlo "Economía 2.0" para hacer referencia al concepto Web 2.0, es decir, a "la intercreatividad, la participación colectiva". Aunque buena parte del conocimiento lo obtendremos de quienes se han dedicado a estudiar esta ciencia, otra parte, la que tiene que ver con nuestra realidad, la construiremos juntos en este espacio.

Del blogero:

Macario Schettino es ingeniero químico, maestro en economía, doctor en administración y casi doctor en historia. Ha dado clases por más de veinte años, y escribe Economía Informal desde 1993. Ha publicado 15 libros, ocho de ellos de texto, acerca de México, economía, y ciencias sociales en general.

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Más sobre empleo y formalidad
 
Informalidad
 
Ms del bloguero
En las columnas de EL UNIVERSAL
Su sitio personal

Calendario de búsqueda