aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
Febrero, mes de los humedales
31-enero-2012
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 26424 Ir a los comentarios

 
 
Por Nadia Rivera G., Rosa María González M. y Judith Vázquez B. (Inecol)*

Al hablar de “humedales”, nos referimos a zonas con una estrecha relación con el agua, las cuales presentan suelos húmedos e inundables que determinan un ecosistema con un tipo de vegetación –las hidrófitas- y fauna propias. Estas características hacen muy diversos a los humedales y permiten conformar paisajes únicos y bellos, los cuales están distribuidos a lo largo de todo el país tierra adentro y en áreas costeras (éstos últimos en mayor proporción).

El término humedal fue empleado originalmente por la agencia norteamericana US Fish and Wildlife Service, a raíz de una propuesta para inventariar los ambientes donde se ubican poblaciones de aves acuáticas, y se aplicó inicialmente a mediados de la década de 1950-1960.

En 1971, se llevó a cabo la Convención sobre los Humedales en Ramsar, Irán. Este convenio define a los humedales como todas las extensiones de marismas, pantanos y turberas o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros.

La Convención generó una organización que cuenta con la participación de 141 países (México es miembro), y su objetivo es conservar y usar racionalmente los humedales, que son considerados zonas muy importantes a causa de las funciones ecológicas que desempeñan, así como por su rica flora y fauna; constituyen, asimismo, un recurso de gran valor económico, cultural, científico y recreativo para la vida humana.

Hay otras definiciones de humedales como la siguiente: son aquellas áreas que están inundadas o saturadas por agua superficial o subterránea con una frecuencia y duración suficiente para soportar, bajo situaciones normales, una prevaleciente vegetación típicamente adaptada a sobrevivir en condiciones de suelos inundados.

La importancia de los humedales radica en los beneficios que proporcionan al ser humano y al planeta que pueden ser recursos, funciones o atributos, lo que significa: proveer productos animales y vegetales; producir energía como el carbón y leña; suministrar agua; regular el flujo de las corrientes de agua y las inundaciones, protegiendo contra la erosión provocada por el mar; retener los sedimentos, nutrimentos y substancias tóxicas, además, de tener importancia paisajística y estética.

A lo largo de la historia muchas culturas han buscado fuentes de agua para establecerse en estos ecosistemas para obtener su alimento y debido a su alta productividad, los humedales han sido uno de los ecosistemas más utilizados por el ser humano. En México, por ejemplo, los olmecas surgieron en tierras de humedales, los mayas cultivaron sobre ellos y los aztecas perfeccionaron las chinampas. Actualmente, muchas poblaciones viven y dependen directamente de los humedales y, en cierta medida, todos vivimos protegidos gracias a los servicios que nos prestan.

El Inegi calculó que los humedales potenciales de México ocupan 260,010.64 km2 (0.18% del territorio nacional). El estado de Veracruz cuenta con más de 745 km de litoral donde se distribuyen extensas zonas inundables que albergan numerosos tipos de humedales; Veracruz es un estado biodiverso en estos ecosistemas y cuenta con nueve sitios Ramsar: Sistema Arrecifal Veracruzano, Manglares y Humedales de la Laguna de Sontecomapan, Sistema Lagunar Alvarado, La Mancha y el Llano, Laguna La Popotera, Sistema de Lagunas Interdunarias de Veracruz, Laguna de Tamiahua, Manglares y Humedales de Tuxpan, y Cascadas de Texolo.

A pesar de ello, por su condición de zonas pantanosas, en muchas ocasiones los humedales son poco conocidos y apreciados, por lo que frecuentemente se les drena y deseca; se busca transformarlos en otra cosa, pensando que en su estado natural no tienen ningún uso y no prestan servicio alguno, sino que, más bien, se consideran fuente de enfermedades y malos olores.

En México se ha ejercido una fuerte presión sobre diversos ecosistemas, al grado que muchos de ellos se encuentran amenazados; uno de los que se han visto más afectados son los humedales, de los cuales 62% han desaparecido.

En la actualidad varios humedales están deteriorados y muchos de ellos se encuentran a punto de desaparecer, debido a la acelerada explotación de sus recursos, así como por contaminación, azolve, tala, su transformación para actividades agropecuarias, y el desarrollo de industrias asociadas al petróleo.

Es importante mencionar que muchos de los problemas arriba mencionados se deben al poco impacto de los estudios científicos y su disponibilidad en términos prácticos, así como a la falta del conocimiento de su capacidad productiva y de los servicios ambientales que proveen a los seres vivos. Asimismo, influye la falta de vinculación entre el gobierno, las comunidades rurales y la sociedad en general en programas viables para el desarrollo de alternativas de aprovechamiento sustentable que se traduzcan en un manejo adecuado y en la conservación de los recursos.

El uso sustentable de los humedales brinda beneficios significativos a las economías regionales y a las comunidades locales, teniendo un valor clave en las estrategias de reducción de la pobreza.

Quienes resultan más afectados por la pérdida de los servicios de los humedales son, en particular, las comunidades rurales que dependen de forma directa de estos ecosistemas para obtener sus medios de vida. Debe existir una co-responsabilidad entre las comunidades rurales, el gobierno, el sector científico y la sociedad en las decisiones y soluciones que se toman en torno a ellos, teniendo en cuenta las necesidades, cosmovisión y la diversidad cultural de nuestro país.

Para darle un mejor uso a los humedales y aprovechar de manera equilibrada los recursos es necesario conocer y reconocer la complejidad de estos ecosistemas, como el flujo de agua, de dónde proviene, las características del suelo y el tipo de vegetación, no sólo de los humedales, sino de toda la cuenca para, finalmente, hacer un uso adecuado de los servicios que prestan. Lo anterior, conjuntamente con programas de incentivos económicos hacia cambios más sustentables de uso de recursos, ayudará a frenar el daño y pérdida de estos ecosistemas. De esta manera, podremos dar inicio al cuidado, conservación y restauración de los que han sido dañados.

Para mayor información sobre los servicios ambientales que ofrecen los humedales, así como proyectos de conservación, manejo y aprovechamiento sustentable, que actualmente se están desarrollando para beneficio de este ecosistema y de las comunidades rurales, puede acceder a las siguientes ligas:
Convención de Ramsar
Costa sustentable: Sustentabilidad de la zona costera mexicana La Mancha y El Llano, Veracruz

* Nadia Rivera Guzmán, Rosa María González Marín y Judith Vázquez Benavides son integrantes de la Red de Ecología Funcional del Instituto de Ecología (Inecol).

***

Para más información de las actividades que desarrolla el Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt, consulte las páginas México CyT y Gaceta CyT México.

El blog Con-Ciencia está en twitter. ¡Síganos!

Nota del editor
El Instituto de Ecología (Inecol) ha publicado también en el blog Con-Ciencia los siguientes artículos:

  • Villegas Patraca, Rafael y Sergio Cabrera Cruz (Inecol) "Radares, ángeles y pájaros". 3 de enero de 2012
  • Salmones Blásquez, Dulce Ma. y la Pérez Merlo, Rosalía (Inecol) "El cultivo de hongos en México". 6 de diciembre de 2011.
  • Moreno-Casasola Barceló, Patricia y Gerardo Sánchez-Vigil (Inecol) "El tamaño de los árboles". 16 de agosto de 2011.
  • Contreras Hernández, Armando y María Luisa Osorio Rosales (Inecol). “La conservación de la cultura y la naturaleza”. 29 de marzo de 2011.
  • Lara-Domínguez, Ana Laura, Jorge López-Portillo, Eduardo Sáinz Hernández y Víctor Manuel Vásquez Reyes (Inecol). “Los números de Karl”. 2 de noviembre de 2010.
  • Martínez Vázquez, María Luisa (Inecol). “Joyas de arena”. 1 de julio de 2010.
  • Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
    INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
    Imagen: * Nombre: * e-mail:

    * Campos obligatorios para llenar

    Acepto las políticas de privacidad
     


     
     
    Acerca del autor
     
    Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt

    Este es un blog del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt que tiene el objetivo de dar información relevante de ciencias sociales, ciencias naturales y tecnología; el conocimiento científico y tecnológico creado busca contribuir a la solución de problemas de prioridad nacional que incremente la competividad del país e impulsar el bienestar de la sociedad mexicana. Se publica cada martes.

    El Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt es un conjunto de 27 instituciones distribuidas en todo el país, varias de las cuales tienen más de 30 años de historia, convirtiéndose en generadoras de conocimiento altamente especializado y competitivo a nivel nacional e internacional y es un referente para la toma de decisiones en materia de políticas públicas.

    Editor del blog: Miguel Acosta Valverde.

     
    Escribele  haz click!
     

    Entradas anteriores
     
    Algo sobre los terremotos
     
    Ser cuadrado no siempre es tan malo
     

    Calendario de búsqueda