aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
El cielo desde los hombros de gigantes
25-octubre-2011
Ir a la portada del BlogComentarios: 2 Lecturas: 26205 Ir a los comentarios

 
 
Reproducción de la página 34 del Códice Madrid, en el Museo de América (más información, al final del texto)
Por Itziar Aretxaga (INAOE)*

Más de 60% de los habitantes de este país observamos el cielo en versión restringida. Los que vivimos en grandes zonas metropolitanas, envueltos por iluminación artificial, sólo podemos otear los objetos más prominentes: la luna, algunos planetas o estrellas tan brillantes como las del cinturón de Orión. ¿Quién no ha mirado el cielo en una noche despejada, alejado de las grandes ciudades, y se ha asombrado con el espectáculo que ofrecen las luces de miles de millones de lejanos soles? Ésta es una visión del cielo nocturno semejante a la que tuvieron nuestros antepasados.

La Astronomía es una de las ciencias más antiguas. En México se practica desde la época mesoamericana, cuando la medición del tiempo constituía la motivación principal para su estudio, probablemente, ligada a la necesidad de señalar las estaciones para el cultivo. Los astrónomos mesoamericanos observaron y predijeron con gran precisión fases lunares, eclipses, la posición de planetas y el advenimiento de equinoccios y solsticios. El célebre calendario azteca es, de hecho, más preciso que el calendario gregoriano que utilizamos en la actualidad. Prueba de la importancia de esta ciencia son los restos arqueológicos de observatorios astronómicos en los centros ceremoniales de Chichen Itzá o Monte Albán, entre otros.

La astronomía moderna ha rebasado los objetivos de catalogación y predicción de las posiciones de los astros. Hoy, más bien, los astrónomos profesionales nos ocupamos en descubrir sus mecanismos de funcionamiento, los procesos que llevaron a su nacimiento y desarrollo, y a los del Cosmos mismo. Ésta es una ciencia con fuertes vínculos con áreas afines del conocimiento, como son la física, las matemáticas, la química, biología y geología, hasta el punto que hoy en día hablamos de astrofísica, a la que nos asociamos la mayoría de los astrónomos contemporáneos, pero también de la astroquímica, astrobiología o las ciencias planetarias; todas estas disciplinas se practican en México en la actualidad, con técnicas tanto teóricas como observacionales, cubriendo todo el espectro electromagnético, desde las ondas radio hasta los rayos gamma.

No somos muchos. No superamos la cota de 220 profesionales en todo el país: uno por cada 510,000 habitantes, a compararse con la proporción de astrónomos en países como Estados Unidos (1 por cada 50,000) o España (1 por cada 80,000). Si bien, Ciudad de México cuenta con un importante porcentaje del total de investigadores en la disciplina (37%), la astronomía está relativamente descentralizada, presente en, al menos, 17 estados de la República. Los astrónomos trabajamos principalmente en universidades y centros públicos de investigación. Entre ellos, destacan dos centros de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto de Astronomía (con sedes en el Distrito Federal y en Baja California), y el Centro de Radioastronomía y Astrofísica en Michoacán, así como el INAOE en Puebla, integrante del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt, Cada uno de estos centros cuenta con una planta que oscila entre 20 y 50 astrónomos investigadores. Además, en la última década, las universidades de Guanajuato, Guadalajara y Sonora han consolidado grupos de astronomía algo más pequeños.

Como casi todo el mundo académico nacional, la encarnación moderna de esta ciencia partió del Distrito Federal. Fue en el año 1878 que el primer observatorio profesional dotado de telescopios se inauguró en el país: el Observatorio Astronómico Nacional. Su primer emplazamiento fue el Castillo de Chapultepec, para pasar más tarde a Tacubaya y, posteriormente, a Puebla y Baja California. Sin embargo, el comienzo de la astronomía moderna en el país data de 1942, cuando se inauguró el Observatorio Astrofísico Nacional de Tonantzintla, en las afueras de la ciudad de Puebla. En su tiempo albergó una de las cámaras Schmidt más grandes del mundo, lo que llevó a grandes descubrimientos; el próximo febrero cumple 70 años. Ya no se utiliza para investigación, por la contaminación lumínica de Puebla, pero puede ser visitado por el público. A partir del observatorio, se creó el INAOE en 1971, el primer centro de investigación establecido fuera de la Ciudad de México. En noviembre cumplimos 40 años y, para celebrarlo, planeamos días de puertas abiertas, en los que el público pueda visitarnos y conocer los proyectos que realizamos.

Seguramente ya conocen el Gran Telescopio Milimétrico (GTM), proyecto mexicano-estadounidense encabezado por el INAOE, que en junio de este año tuvo su primera demostración científica con la recepción de ondas de 3mm provenientes de galaxias distantes. El telescopio de 50m de diámetro, que se divisa sobre el Tliltépetl desde la autopista Veracruz-Puebla a su paso por Esperanza, es el proyecto científico más ambicioso que este país ha acometido en su historia. Quienes se acerquen al INAOE en noviembre podrán conocer sus resultados, como los ya publicados en más de 20 artículos de revistas especializadas de astrofísica. Además del GTM, podrán conocer los planes para la instalación de un observatorio astronómico de altas energías en el mismo Tliltépetl, High Altitude Water Cherenkov (HAWC), o la participación mexicana en el Gran Telescopio Canarias de 10.4m, telescopios gigantes que permitirán a generaciones venideras seguir progresando y alcanzar las cotas de desarrollo científico y educativo que el país merece. Como se dice en la tierra que me vio nacer: izan zirelako gara, garelako izango dira (porque fueron somos, porque somos serán). Que así sea.

Referencias

  • Aretxaga I., 2008, en 'Science in Mexico 2008: Present State and Perspectives', J.P. Laclette (Ed.), Academia Mexicana de Ciencias: “El estado de la astronomía en México” (traducción).
  • Gran Telescopio Milimétrico.

  • Pie de foto: Reproducción de la página 34 del Códice Madrid, en el Museo de América (España). El personaje central se cree representa un observador maya del cielo. Se encuentra en un entorno oscuro, rodeado de ojos, a los que observa. En varias culturas mesoamericanas la noción de estrellas se asocia a los ojos. Algunos de los jeroglifos sobre el observador se refieren al Sol (“flor” de cuatro pétalos) y probablemente a la dirección norte del cielo (cabeza de mono con cresta de franjas blancas y negras). Toda la escena se coloca sobre una banda celeste (rectángulos con glifos del cielo, oscuridad, y los puntos cardinales). Arriba del personaje sembrador aparecen varias cifras en el sistema posicional de punto y barra. [Interpretación por cortesía del Dr. Jesús Galindo Trejo, del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM (IIE-UNAM).

    * La Dra. Itziar Aretxaga es investigadora titular B y coordinadora de Astrofísica del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), así como coordinadora de Astronomía de la Academia Mexicana de Ciencias.

    ***

    Para más información de las actividades que desarrolla el Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt, consulte las páginas México CyT y Gaceta CyT México.

    El blog Con-Ciencia está en twitter. ¡Síganos!

    Nota del editor
    El Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) ha publicado también en el blog Con-Ciencia los siguientes artículos:

  • Guichard Romero, José (INAOE) "La enseñanza de la ciencia y tecnología del espacio en México". 11 de octubre de 2011.
  • López López, Aurelio (INAOE) "TICs para mantener vivas nuestras lenguas indígenas". 9 de agosto de 2011.
  • Gutiérrez Domínguez., Edmundo A. (INAOE), "El desarrollo científico de la electrónica y su impacto en la sociedad”. 19 de julio de 2011.
  • Rodríguez Guillén, Mónica (INAOE). "La química de las estrellas". 19 de abril de 2011.
  • Corona, Alonso, D. V. B. Murthy, José L. Olvera y Humberto Lobato, (INAOE). "Sensor de materiales ultra compacto con tecnología metamaterial". 10 de junio de 2010.
  • Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
    INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
    Imagen: * Nombre: * e-mail:

    * Campos obligatorios para llenar

    Acepto las políticas de privacidad
     


     

    Gracias por la puntualización. El calendario al que me refería es el civil, en efecto, que entiendo se conoce popularmente como calendario azteca o mexica, a pesar de que su origen se cree es muy anterior al florecimiento de esta civilización. Para la apreciación de que es de mayor precisión que el gregoriano se refiere al libro de A. F. Aveni, 2005, “Observadores del cielo en el México antiguo”, editado por el Fondo de Cultura Económica.


     Enviado por Itziar Aretxaga - 26-octubre-2011 a las 19:26 Enviar mail al autor

     

    CREO QUE CUANDO LA DRA. ITZIAR DICE \"El célebre calendario azteca es, de hecho, más preciso que el calendario gregoriano que utilizamos en la actualidad\" SE REFIERE AL CALENDARIO MAYA (HAAB, EL AÑO CIVIL) MAS QUE AL AZTECA...


     Enviado por SEJ AKATL - 25-octubre-2011 a las 19:02 Enviar mail al autor

     
     
    Acerca del autor
     
    Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt

    Este es un blog del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt que tiene el objetivo de dar información relevante de ciencias sociales, ciencias naturales y tecnología; el conocimiento científico y tecnológico creado busca contribuir a la solución de problemas de prioridad nacional que incremente la competividad del país e impulsar el bienestar de la sociedad mexicana. Se publica cada martes.

    El Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt es un conjunto de 27 instituciones distribuidas en todo el país, varias de las cuales tienen más de 30 años de historia, convirtiéndose en generadoras de conocimiento altamente especializado y competitivo a nivel nacional e internacional y es un referente para la toma de decisiones en materia de políticas públicas.

    Editor del blog: Miguel Acosta Valverde.

     
    Escribele  haz click!
     

    Entradas anteriores
     
    ¿Existen los desastres naturales?
     
    La enseñanza de la ciencia y tecnología del espacio en México
     

    Calendario de búsqueda