aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



 
El segundo nacimiento de Alan
18-agosto-2007
Ir a la portada del BlogComentarios: 77 Lecturas: 49879 Ir a los comentarios

 
 
Doy fe que hay instantes –segundos apenas— que le cambian a una la vida por completo. Un antes y un después marcado por algo. Para mi fueron cinco palabras que pronunció un pediatra el 13 de agosto de 2006.

Era el amanecer del día más feliz de mi vida. Acababa de tener un bebé y dormí bien, después de tratar de conciliar el sueño, por lo emocionada. Desayunaba, recuerdo, huevos con jamón, en esa charola sobre la cama de hospital, en mi pijama.

Era temprano. Como las 9 de la mañana, o algo así, cuando el doctor Manuel Bordes y Karen entraron al cuarto con cara seria y se sentaron en el sillón que un día antes había estado -y seguiría hoy- pletórico de visitas, de familia entusiasmada por el nacimiento de Alan.

No reparé en sus caras graves. ¿Por qué? No sé, quizá no aceptaba pensar que algo podría estar “mal” pese a que desde un día antes tenía señales para pensarlo así. Como cuando Karen me dijo que no me preocupara por el pequeñísimo parche –aún así mayúsculo- en el diminuto brazo de Alan. Le habían sacado sangre para un estudio, me dijo. E hizo una pausa, ahora lo sé, como para ver si preguntaba algo. ¡Vaya!, hasta me preguntó si tenía alguna duda. No la tuve, no la quise tener.

O como en su tardanza en venir a la habitación y sus prolongados tiempos en el famoso “microondas” y el misterio de porqué perdía temperatura.

Pero ahora ahí estaban y querían hablar conmigo. Y esos segundos, esas cinco palabras, nunca las olvidaré: -Alan tiene síndrome de Down- me dijo Bordes -así lo llaman con cariño todos los padre de sus pacientes-, sin vericuetos, sin preparación previa.

Y a mi me cayó un balde de agua fría que recorrió toda mi columna. Me quedé anestesiada, sin sentir, sin entender, en una suerte de limbo. No sabía qué sentir, qué pensar, qué hacer. Nada. Como si uno fuera parte de una película y la pusieran en pausa. Una pausa con frío, eso así.

Mi mamá lloró. Yo le reclamé que llorara, fue lo primero que me salió. -Y tú, ¿porqué lloras?- le dije, molesta.

No sabía yo que ella había intuido la condición genética de Alan desde que nació, desde que vio aquellos ojos rasgados en los que yo no puse mayor atención. Que esos ojos la habían penetrado tan fuerte que habían provocado, de verlos, una cascada de pensamientos y recuerdos de su toda su vida -y de la mía, de la nuestra- en cuanto los vio. Que desde ese momento pidió a Dios que le diera muchos años para estar cerca de Alan para verlo, para ayudarlo a crecer.

No lo sabía. Yo no sabía nada. Estaba anestesiada.

De lo que sigue recuerdo poco. Pero sí recuerdo la maravillosa actitud de Bordes al preguntarme que si yo sabía qué era eso, el síndrome de Down y me imagino -que no recuerdo- mi negativa con la cabeza y -eso sí- mis primeras palabras:

-Que tendrá un retraso mental.

-No- dijo Bordes. O no tiene que ser así.

Y comenzó a contar de sus pacientes –unos cuantos, algunos ya adolescentes, con SD. Uno era monaguillo, recuerdo bien. Otro tenía un talento excepcional para hacer rompecabezas. Algo así. Todos estudiaban, o estudiaron, eso sí.

No saben cuán importante -y excepcional, ahora sé- escuchar de parte de su pediatra palabras así, con esperanza y ejemplos positivos. Sobre todo en ese momento tan difícil, determinante.

Pero luego el SD era lo de menos:

-Pero lo que nos preocupa más, ahora, es su corazón- dijo.

Y explicó que algo se escuchaba mal y que llevarían a Alan, tan pequeño, tan minúsculo y frágil –51 cm, 2 kg. 950gr- a realizarse una radiografía y después un ecosonograma (como un ultrasonido del corazón) para ver si no había que hacer algo ya, pronto.

Su corazón, pues, podría estar mal. Después supe, que la mitad de las personas que nacen con SD tienen severos defectos cardiacos. Ameritan operaciones, a veces, a las pocas semanas de nacidos. A veces postergadas a meses, hasta que se fortalecen y ganan peso.

También dijo que, bueno, quizá Alan tendría que quedarse mucho más tiempo en el hospital. Para que lo observaran y, por fin develo el misterio del microondas: no tomaba suficiente oxígeno, se ponía morado, por eso las enfermeras se preocupaban y se lo llevaban.

Quizá, en algún tiempo -aventuró- cuando por fin lo llevara a casa, tendría que usar oxigeno. Yo podría ser dada de alta ya pero él… Alan quién sabe.

Yo, anestesiada, como borracha, no recuerdo que dije. Sólo recuerdo lo que pensé: podría morir, tenía que prepararme. Y dado que no sabía que era eso del SD y todos parecían tan asustados y me sonaba como que yo sabia que era algo grave…igual era mejor.

Ahora que lo recuerdo me doy pena a mí misma. Me doy, también, vergüenza. Más cuando solo basta minimizar el texto que escribo, ahora, para ver la imagen de Alan, bello, dormido, con una paz que contagia, con esas pestañas de domingo que ya quisiera cualquiera como protector de pantalla en mi computadora. En todas ellas, que tengo tres.

Me da vergüenza, de recordarlo, ahora, sonriente y riéndose a carcajadas en su columpio. O comiendo huevo por primera vez en su vida como hoy en la noche, haciendo: “mmm”. O jugando con los periódicos, encantado (le gusta la computadora pero llora con las máquinas de escribir de mi colección) que ya leí al suelo (rancia costumbre) y él jugando a mis pies con ellos mientras leo el blog, escribo la columna, checo mis correos electrónicos.

Pero eso sentí, la mera verdad: que igual era mejor que se muriera, para todos. Para él –jaja, pensamiento tramposo, de auto-protección para evitar ser lastimada— para mi, para mi/su familia.

Pero al igual sentí algo: la certeza de que no podía escapar de la realidad. Que esto era como cuando las veces que me revolcó una ola –o varias— cuando niña. Cuando yo, bien confiada me lanzaba al mar-vida sin medir fuerzas y acababa, después de muchas marometas involuntarias, tragando agua y arena, sofocada, en la playa… pero viva.

Tenía que decirlo, pues, no serviría de nada guardármelo como un secreto. Además, tenía que escucharme a mí misma decirlo, para saber que no era una pesadilla, que era una realidad: Alan tiene síndrome de Down.

Recuerdo que tras la visita de los doctores hubo silencio. Mucho silencio. Mi madre lloraba. Yo ya no tenía hambre y aparté el desayuno que hasta hace unos momentos comía con gusto.

Mi siguiente recuerdo es la llegada de mi papá y Bertha. Ellos estaban con ojos como estrellas cuando yo se las rompí, necesitaba decirlo, escucharlo, escuchármelo: -Alan tiene síndrome de Down— dije, sin saber a ciencia cierta que quería decir eso, que representaba, sin ni siquiera saber que se provocaba por un cromosoma de más en sus células. Sin saber qué nos esperaba en el futuro porque, aunque sé ahora que es algo común, jamás pasó por mi mente que no estuviera conmigo, que no lo quisiera… sólo que sí, aunque no lo aceptara en ese momento, me daba mucho, muchísimo, miedo.

Quizá es por eso que en el primer momento de enunciarlo no me atreví a verle la cara a mi papá. O porque Bertha siempre me ha caído bien y me da mucha confianza. Pero recuerdo ver la instantánea reacción en su mirada, algo que ahora sé que es común cuando alguien, sin saberlo le das la noticia de que tienes un hijo diferente: es una mirada de sorpresa, por milisegundos; de tristeza, también; de piedad, por ti. Como una pequeña cortina que cae y a la que, ahora me he acostumbrado… Algunos, después de esta trasformación te miran con cariño, como Bertha. Otros, con pena. Es una ligera diferencia, pero bien importante.

Fueron muchas las visitas del domingo, también. Pero no las recuerdo del todo. Y a todas les dije, queriéndome escuchar a mí misma decir para ver si al enunciarlo se exorcizaba, o si se alejaba… o vayan ustedes a saber: -Alan tiene síndrome de Down— le dije a Mayté, amiga entrañable desde la prepa y la primera persona en saber que estaba embarazada; a Luis, su esposo, en un solo aliento. Un solo aliento para decirlo, ya, y seguir y quitarle importancia.

-Pero lo que ahora preocupa más es su corazón: le van a sacar una radiografía, primero y luego un ecosonograma para ver si…. Etcétera, etcétera.

Y así todo el día. Lo que si recuerdo es cuando me llamaban a amamantarlo, o intentarlo…

Fue una decisión mía. Si para algo me había preparado era para la lactancia, por mi excelente curso psicoprofiláctico. Estaba convencida: la leche materna era lo mejor y quería hacerlo.. Tenía pensado cómo haría el banco de leche para cuando tuviera que salir a trabajar, etc. etc.

Por ahora sonaba el teléfono. Que fuera. Yo caminaba pasando el cunero y viendo a los bebitos en sus mini cunas. Luego un timbre y una puerta. Unos cubículos, separados por cortinas donde había un cómodo sillón azul, un tupper chiquito con el número del cuarto con algodones húmedos. Una llegaba ahí y se sentaba a esperar que una enfermera, trajera, como taco, a su bebé.

Alan siempre estaba adormilado… o bien dormido, pues. No tenía mucho interés en succionar y yo lloraba. Lloraba, quizá porque era el único momento que me daba para hacerlo, con él frente a mí, mientras le hablaba, lo trataba de despertar. Hacía los malabares de toda madre primeriza que jamás ha dado pecho.

Pero eso sí, con gusto digo que nunca las enfermeras me miraron con pena.

Recuerdo especialmente a una de ellas, quizá jefa, que al verme apartó la cortina con fuerza y, luego de estar un rato con nosotros, instruyó a las demás que me llamaran antes de que le dieran de comer, cuando estuviera bien despierto. Y que me aleccionó en la posición de los brazos, y de las manos y la cercanía del bebé al pezón… Y que dijo:

-Mira qué chupetes da— con verdadera emoción. Y sí, pese a que Alan era lánguido todo él y sus manitas estaban abiertas cuando las de todo bebé están apretadísimas, me dio mucho ánimo… y yo regresé a mi cuarto animada, diciéndole a mi hermana que esa noche se quedo a dormir, todo estaría bien, sin realmente sentirlo, con ganas de convencerme a mí misma. Y dormí… al menos mientras, pocas horas después, me volvieron a llamar. Y así hasta que amaneció.

Era lunes ya. Y no sabía que pasaría ese día. En la mañana me llamaron del registro interno para pedirme los datos de mi bebe, dirección y demás.

Cuando di mis apellidos y los de él, los mismos, la señora del otro lado del teléfono me regañó: no, no eran así, eran al revés, en todo caso.

No, la regañé a mi vez: soy madre soltera.

El se apellida como yo. Igualito.

Mi papá llegó temprano el lunes para ayudar en lo que fuera con cara de desvelado. Mi hermana, entonces, aprovechó para salir a tomar algo, fumarse un cigarro, a darse chance de llorar, qué se yo. Y entonces pasó algo inusitado que siempre recordaré con mucho cariño: de la nada, de estar dando vueltas por el cuarto, mi papá se acercó a mi, me abrazó.

-Muchachita linda.. No te mereces esto— dijo, sollozando. ¡Sollozando!

Me sentí abrumada por la emoción. A todo esto, comparto que no recuerdo ver a mi padre llorando alguna vez en la vida. Me quería derretir, dejarme caer. Decir que sí, que no era justo esto, que no se valía, que ayyy,,, que dolor ... pero en lugar de llorar, que vaya que tenía ganas, todo me abrumó y permanecí, casi impávida a su abrazo, a sus lágrimas, mientras murmuré algo que no recuerdo.

El momento pasó y los dos fingimos que no había sucedido, supongo. Somos buenos para eso, los dos.

Pero es algo que nunca, nunca, nunca jamás (soy reiterativa y qué) olvidaré. También por el agradecimiento y amor recíproco que sentí hacia mi padre en ese momento.

Y luego fue la vorágine: Karen se apareció. Todo, milagro, estaba bien con el corazón de Alan… al menos ahorita. Sólo un soplo. Nada grave, aunque tendrían que hacer otros estudios. Y además, de sopetón, sus niveles de oxigenación estaban bien. No sólo me iba yo a casa. Nos íbamos los dos, sin oxígeno, ni nada… ¡nada!

Y todos corrimos, no se porqué. Quizá solo de la emoción o para no estar tan quietos y darnos chance de sentir demasiado. Había que cancelar la cuenta del hospital. Había que preguntar qué iba a comer si no tomaba bien pecho, con que lo íbamos a bañar (algo que quien sabe porque era mi pregunta reiterada desde antes de que naciera, algo muy chistoso… o psicológico), dar instrucciones de que le pusieran el mameluco amarillo que mi mamá insistió que se pusiera porque era de buena suerte y demás… Alan se iba a casa donde todo estaba listo desde hace meses para recibirlo, como todo bebé… ¿o no?

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 

Estimada Katia: Cuando nació mi hijo y me informaron que tenía SD sentíe que la tierra se abría a mi alrededor, también soy madre soltera, experimente esa sensación que me molestaba oir decir"tenía los sentimientos encontrados", desde que me informarón llore como dos días, le tenía miedo no sabia que me esperaba, mi familia me apoyo para salir adelante, el se quedo en los cuneros, pues no podia succionar, tenia tantos pensamientos, entre ellos que mejor dios lo recogiera, pero al verlo en su cunita tan indefenso, sentí un gran amor por él. Y pense no hay de otra más que sacarlo adelante, parecía alma en pena en el Hospital, hasta que se me acerco un día una Pediatra y me dijo "quiero ayudarla" yo le dije usted sabe de esto y me dijo, podemos sacarlo adelante si Usted pone su empeño en esto, busqueme en esta dirección y comenzaremos con sus ejercicios para estimularlos como que fue un Angel que me envío díos, actualmente mi hijo va a cumplir 3 años, esta muy bien, algunas personas se sorprenden de todo lo que ha logrado hasta el día de hoy, es muy amoroso y me da la impresión de que a las personas con las que convive nos da mucho amor. Cada día me sorprende más, y todos sus logros los valoro y los celebro mucho. Lo más importante es que los estimules mucho, todos los días, son muy observadores y me da la impresión que aprenden observando. Saludos y Feliz Navidad


 Enviado por Silvia Ruvalcaba Trejo - 21-diciembre-2007 a las 13:43 Enviar mail al autor

 

Hola Katia, soy Papá especial... como tú, yo también tengo alguién especial en casa y la verdad son los ángeles en la tierra. El día de hoy supe que venías a dar una conferencia sobre discapacitados, pero no relacioné tu trabajo en el programa de TV con éste tema, ya que lo veía como Político todo; también hoy me enteré de tu hijo con SD y me dí a la tarea de buscar tu columna en el universal y enterarme de tu historia. Te felicito por dar este espacio a las personas que necesitamos compartir nuestra FELICIDAD y lo digo así después de pasar por todo lo que ya conoces, porque después de todo eso, disfrutas muchísimo a tus hijos. Mi hijo tiene casi 8 años, nació "normal" pero ahora nada del Lalito que teníamos, ahora es un niño que se la ha disgnosticado Epilepsia y por la reacción de un medicamento (le dió el Sindrome Neuroléptico Mortal) ahora es un niño que aparte de la epilesia, se le ha desarrollado Autismo, distrófia cerebral y todo esto por no haber obtenido un diagnóstico a tiempo para poder tratarlo. Mi hijo tiene TRASTORNOS DEL SUEÑO. Todo ésto desde los 8 meses de nacido lo hemos vivido. Bueno, como verás, contar lo que se ha vivido durante casi 8 años es mucho, pero lo comparto en un pequeño resumen con el único propósito de decir que Dios no se equivoca en mandarnos estos ángeles a la tierra, porque para mí como padre me ha cambiado el sentido de la vida, con y sin discapacidad, creo que como país nos falta mucho desarrollar éste tema en particular. Sebastian es mi segundo hijo, que ha venido a complementar esta familia especial, porque somos muy afortunados. GRACIAS Katia por éste espacio. Eduardo Hdz.


 Enviado por Eduardo Hernández - 13-diciembre-2007 a las 17:45 Enviar mail al autor

 

Hola, Katia: Leo tu columna con la irregularidad que la vida actual nos impone (¡uy, qué coartada de justificante desindividualización!); cuando lo hago, tu ironía se llena de ludismo y desfachatez. Ironía, festividad, crítica mordaz pero no hiriente, información que genera reflexión...; todo, con la entrega y la pasión por servir a quienes optamos por leer tus temas lo mismo de política que de salud y sociales, hasta, creo, modas (¿inútiles, banales..?), chismes y no sé qué más (¿no te digo que soy irregular para leerte?). En realidad, caramba, yo iba (voy) a otra cosa. Y voy... Pues ya son dos ángeles en tu casa. En tu familia no sabían bien a bien que tenían uno, porque faltaba el otro que con su sola presencia lo diría. Qué te puedo decir. Mejor dicho: ¿qué nos puedes decir que no hayas dicho empatando tu mente con el corazón? Sí, no hay nada qué decir, porque ya todo está dicho. Feliz tú que ya sabes por qué estás Aquí. Feliz tú. Nunca cierres la posibilidad de tener otro hijo o hija, ¡o una docena! (Sugerencia gratis). Los ángeles como tu Alan no son egoístas; no es su naturaleza. ¿Celositos?, mmm..., bueno, ¡claro!, son humanos como cualquiera, y con ese 'plus' divino y angelical que se cargan, los muy pillines pueden darse ese lujo celestial. Dios te bendice, Katia. Te leo y descubro un alma vigorosa pletórica de las tres virtudes teologales. Por los buenos tiempos, ¡felicidades, angelitos D' Artigues! Morelia, Michoacán, México.


 Enviado por Martín G.Sánchez - 13-diciembre-2007 a las 00:02 Enviar mail al autor

 

que tal querida katia tal vez esto que te comente sea un poco duro pero creeme es de buena fe creo que tener un hijo es una bendicion pero tambien creo que es una responsabilidad muy grande que no todos estamos capacitados para tenerla hay que poner los pies en la tierra y saber lo dificil que es. Algunas personas me cuento entre ellas no queremos ver las fallas que como padres tenemos en mi caso lo confieso soy padre soltero y muchas veces lo sobreprotego y me doy cuenta demasiado tarde que lo estoy perjudicando un hijo no es un angelito es un ser humano y como tal hay que tratarlo espero no ser grosero pero no quisiera que cometieras errores que yo he cometido mi hijo tiene diez años y a veces creo que es demasiado tarde para remediar algunas fallas que he tenido pero en fin como dicen no se estudia para padre pero por lo mientras que daño les hacemos te mando un saludo y que dios te bendiga


 Enviado por gerardo - 05-diciembre-2007 a las 20:42 Enviar mail al autor

 

Querida amiga: Estudiamos juntas en la Anahuac y si, fuimos buenas amigas, la última vez que te vi fué cuando trabajamos en radio, pero yo ya me íba, me enteré de que eres Mamá por la revísta de Fernanda a quien también conozco pero que ya no veo,Alan está guapísimo!!! me encantaría conocerlo en persona, yo te quiero platicar que tengo un sobrino con SD, se llama Beto, tiene 18 años y es maravilloso, lo adoro y me siento orgullosa de el, acaba de terminar la prepa en el Colegio Vista Hermosa y en su graduación le aplaudieron mucho, es tierno, enojón, noble, le encanta Mc donalds, todos los camiones de Tonka y armar cosas, además colecciona relojes y mi marido es su tío consentido, quiero decirte que tener a Beto en la familia es una bendición para todos, especialmente para mi y mis dos hijos lo adoran, ahora en lo que entra a la Ibero está trabajando con su papá, pero bueno hablar de Beto puede tomarme días y quería compartirlo contigo. Ojalá me recuerdes ya que yo lo hago con mucho cariño. Dale a Alan un gran beso de mi parte y recibe otro para ti con un gran abrazo. Tu amiga Rocío Martínez


 Enviado por Rocío Martínez Albarrán - 05-diciembre-2007 a las 10:30 Enviar mail al autor

 

Katia: Te conocí en el Congreso de Comunidad Down vida adulta, recuerdo que cuando te ví, estabas con Raquel, te dije que te conocía y tu me aseguraste que no, en ese momento Raquel me dijo que probablemente te habría visto en T.V. y supe quien eras. Verdaderamente te confieso que pense estabas en el congreso por tu carrera de periodista, pero hace poco leí en una revista de Alan y ya supe el motivo de tu visita al congreso. Como te comenté en ese entonces, yo soy mamá de MARIA que también tiene SD y supe que venía con SD desde el embarazo. Cuando nació María mucha gente me apoyó y les estoy eternamente agradecidos, sin embargo quiero compartir algo que ha cambiado en mí. alguien me dió un escrito en donde, a grandes razgos dice: que los niños especiales Dios son enviados a personas especiales. Una amiga muy querida me preguntó que si yo me sentía especial; en ese momento yo contesté que no, pero hoy en día creo que esto es cierto, no todos pueden tener la dicha de vivir una experiencia tan maravillosa como en tener un hijo especial en casa, que nos enseña tanto todos los días y nos brinda tanta alegría. Recibe un afectuoso saludos Ana Elena Iñiguez


 Enviado por Ana Elena Iñiguez - 29-noviembre-2007 a las 10:14 Enviar mail al autor

 

Querida Katia: Siempre es un enorme gusto leerte por tu especial estilo picaresco, pero en esta ocasión me siento verdaderamente conmovido por esa historia de hospital que nos has compartido. No me queda más que agradecerte por seguirnos deleitando con tus textos. Pero sobre todo, gracias por compartirnos ese amor por Alan, por incluirlo en este espacio de cibernautas que te seguimos y que estoy seguro muchos ahora formamos una especie de 'padrinos mágicos' de ese pequeñito que, sin duda, mucho ha de tener en complicidad contigo cuando nos escribes tus columnas. Reciban los dos un abrazo y un beso muy tronado.


 Enviado por Mauricio Troncoso - 29-noviembre-2007 a las 01:33 Enviar mail al autor

 

La vida está llena de misterios, de sorpresas que no entendemos, unas nos hacen sufrir otras nos acarician el alma, no se por qué abrí hoy, precisamente hoy este blog, me has conmovido como me hacía falta para sentir el alma, para sentir el amor de un padre ya partido y extrañado, y para tratar de resolver algo en mi vida. Siento una profunda empatía contigo, madre valiente, sensible. Se que hoy sabes que Alan es una bendición en tu vida, pienso que en sus ojitos protegidos por esas pestañas que los enmarcan encontrarás como nunca antes el significado del amor. Gracias por compartir esta experiencia


 Enviado por Carolina - 25-noviembre-2007 a las 14:58 Enviar mail al autor

 

Hola Katia De verdad me hiciste recordar el nacimiento de mi hijo, tambien hace un año, con lo que escribiste sobre tu nene Alan. Son hermosos los bebes, mi hijo desperto un sentimiento en mi que no conocia. Saludos


 Enviado por Vero - 23-noviembre-2007 a las 11:14 

 

Estoy super conmovida por la narración de Katia en el día en que nació su bebé Alan, soy una mujer nacida en México y que vive en Argentina desde hace algunos años, me parece que su voluntad de ser un madre como cualquier otra, ella muestra un honesto y humilde Ser, que más que austado parece preparado en alma y espíritu, esta es mi forma de decirle que aprecio de corazón que se abriera a contar algo tan intimo y maravillosa experiencia de vida, gracias Katia y felicidades por tener la fortaleza, amor y humildad que Dios te dió. Que Dios los Bendiga a ti y a tu hermoso bebé Alan. Miriam Méndez Moran


 Enviado por Miriam Méndez Moran - 22-noviembre-2007 a las 14:48 Enviar mail al autor

 

Katia: No sé si estoy contestando en la página indicada, tengo mis ojos nublados por las lágrimas, acabo de leer tú texto del segundo nacimiento de Alan y estoy con el corazón en la garganta y a la vez con muchas lágrimas rodando por mi cara. Me conmovió tu texto, me entere la semana pasada por una revista de Alan; uno en su cabeza piensa que esos problemas no le pasan a la gente exitosa, pero mira como es la mano de Dios, es ahi con las personas exitosas e inteligentes donde asigna estos retos. Soy la hermana de una niña especial, Karina el motor de mi vida, tiene lesión cerebral por falta de oxigeno al nacer, su retraso es severo, pero es muy lista,ha logrado viajar sola en el avión, algo dificil de lograr en este pais, luche como leona,decian que seguramente era agresiva y pondria en riesgo a los pasajeros o bien que si le daba un ataque en el vuelo, a lo que contesté que mi hermana tenia muchas horas de vuelo y viajes por muchos lados y paises y que la no la expondriamos a ningun peligro, pero bueno mi hermana logró abordar sola, recoger su maleta y salir como cualquier pasajero. La vida no te prepara para esas cosas, mis padres son grandes de edad y de corazón y en los últimos meses me he cuestionado como demonios me voy a organizar el dia que ellos falten y Karina se venga a vivir conmigo, me llegan 1000 preguntas y no tengo respuesta. Soy una treinteañera igual que tú, soltera y vivo en Tijuana, mi familia vive en Mazatlán, y es algo dificil encontrarte a mitad de la noche buscando respuestas a cosas que bendito Dios aún no se presentan.Por ese motivo te has ganado mi doble admiración, tú cara se ve radiante, te conoci por un programa de tv, y el brillo de tus ojos el dia de hoy deja ver tú alma, algo que no tenias hace algunos años, tu cara cambió, la maternidad ha dejado su paso en tu cuerpo, pero el brillo que proyectas viene del fondo de tú corazón.Recibe de mi parte un fuerte abrazo y toda la admiración, respecto y bendiciones que necesites.


 Enviado por Rosy Peraza - 22-noviembre-2007 a las 12:56 Enviar mail al autor

 

Mi estimada Katia: Dios ha sido bondadoso y misericordioso contigo porque se fijó en tí para darte a tu cuidado a un Angel suyo llamado Alan, Dios te conoce y sabe que vas a cuidar de El tal y como el lo cuida, con ese amor tan grande que sólo Dios concede a pocos seres y entre ellos estás tú, agradece su infinita misericordia y enséñale a Alan quién es su verdadero Padre, DIOS, acércate tú también a El, y verás que cambiará tu vida por completo y entenderás su voluntad, felicidades por ser una mujer entera con fortaleza y valor para seguir adelante, Dios te bendiga y te guarde.


 Enviado por Lilia Ramírez Acosta - 20-noviembre-2007 a las 09:38 Enviar mail al autor

 

Hola Katia: Deja te cuento que di con tu blog como por accidente, un día al estar navegando por las páginas de El Universal en lo que alguien atendía el teléfono y ahora me encuentro buscándolo día con día y leyendo con mucho placer todo lo que tienes que decir y los comentarios de los blogueros asiduos.

No suelo participar en blogs, soy más bien de leer y asimilar, pero en esta ocasión no puedo dejar de mencionar la enorme admiración que siento por tí como mujer, como profesional y como madre. Mis respetos, señora!!

Felicidades por la forma en la que ves la vida, por la honestidad con la que compartes con el mundo tus mas profundos sentimientos y por la gran madre que me regocijo en leer... puedo leer entre las líneas a una gran mujer que sabe encontrar el positivismo en todo y que no siente miedo de decir que siente miedo.

Gracias... eres una inspiración.


 Enviado por Malena La Tocaya - 19-noviembre-2007 a las 16:09 Enviar mail al autor

 

HOLA KATIA, YO, SIMPLEMENTE TE DIGO, QUE ME ENCANTA LEER TUS ARTÌCULOS Y CON ESTE, HÌJOLEEEEEEEEEEEEEE, ME HAS HECHO LLORAR. FELICIDADES POR TENER UN ÀNGEL EN TU CASA. UN ABRAZO Y UN BESO PARA TI, Y PARA ALAN. SALUDOS ELIZABETH


 Enviado por ELIZABETH - 15-noviembre-2007 a las 12:55 Enviar mail al autor

 

Hola Katia! Supe de tu labor periodística por mi papá, que trabaja en Milenio y por su secretaria, Misael. Siempre me has parecido una periodista seria y a la vez juguetona, cosa que se agradece ante el acartonamiento de los medios. Pero te escribo porque tus dos blogs sobre el nacimiento de Alan me han puesto a reflexionar y a prepararme para recibir a mi bebé, el cual arrivará en enero del 2008. Admiro la sinceridad con la cual te negaste en un principio a creer en el diagnóstico y admiro tambien el valor y coraje con el que has sacado adelante a tu hijo. Deseo que ambos estén siempre en perfecta armonia y sobre todo, siempre llenos de amor.


 Enviado por Dana Juárez - 09-noviembre-2007 a las 14:06 Enviar mail al autor

 

conoci de tu pagina por recomendacion de mi hermano, y acabo de leer los nacimientos de alan, es sorprendente como las madres sacan fuerzas no se de donde para salir adelante, bueno mas bien si se de donde, del gran amor que tienen por sus hijos, y mas de estas personitas, especiales que primero causan miedo como tu lo dices en tus relatos, pero ya pasando el tiempo llenan de amor a la familia, yo tengo un hermanito de 12 años con sindrome de down, y creo que ha sido el eje que nos mantiene en contacto( aunque no precisamente unidos), yo lo veo como si fuera mi hijo porque cuando el nacio yo ya tenia 22 años, es una personita tan amorosa y bastante sociable, siempre esta sonriendo, incluso un dia le pregunte a mi mama, si paco era tan feliz, porque siempre tiene la sonrisa en su cara. Y creo que si porque el es un angel que DIOS nos mando. porque? solo el lo sabe ellos tienen una mision en su vida. Admiro tu valor como persona y mas como madre.


 Enviado por veronica - 07-noviembre-2007 a las 16:51 Enviar mail al autor

 

Hola Katia! Aun me siento un poco sensible, pero tratare de ser coherente al escribir. Desde tu reciente participación en el foro empresarial de Nogales, Sonora, evento en el que tuve oportunidad de conocerte personalmente, quedé atónita. Es increíble y reconfortante conocer a personas como tu, porque nos dan aliento y nos recuerdan que el éxito no está peleado con la humildad. He estado revisando tu columna con frecuencia y aunque disfruto mucho tus comentarios, no me había sentido motivada a emitir opinión acerca de algún hecho concreto. Hoy me sucedió, y no bloggeo con la intención de ser publicada, si no para hacerte llegar a ti un mensaje. En un rato de ocio después de leer tu columna de hoy, me adentré en la página y me leí “al hilo”, casi sin parpadear, el nacimiento y el segundo nacimiento de Alán. Es maravilloso que compartas con tus lectores la experiencia de vida que fue y sigue siendo su llegada. Tienes una habilidad narrativa que se goza y una gran capacidad para trasmitir a tus lectores lo que sentiste al escribir. Se me puso la piel de gallina y se me llenaron los ojos de lágrimas aunque las contuve por aquella tontería de que, nos da pena que nos vean llorar. Definitivamente, Dios te mandó a Alan porque confía en que tienes todas las fuerzas para hacer de el una persona de bien y sobre todo darle mucho amor. Me identifico contigo por el rol de mujer, joven, profesionista, por el de madre aún no, pero segura estoy que a través de historias como la tuya que nos compartes, aprenderé para cuando me llegue el momento. Recibe un gran saludo de tus amigos de la frontera, muchas felicidades por todos tus logros y que tengas siempre mucha fuerza para seguir adelante en la vida, nunca pierdas esa chispa que te caracteriza.


 Enviado por Dany - 01-noviembre-2007 a las 15:02 Enviar mail al autor

 

KATYA: Tengo un nudo en la garganta, te admiro y siempre te he admirado, desde que escribías en etc, y más en Milenio y luego en el canal 13, en el programa de entre lo público y lo privado, pero ahora me quito el sombrero ante la mujer y joven madre tan valiente que eres, que dios o los budas o quien una crea, te proteja, te cuide, que te salveguarde ese valor y ese amor a la vida que es tu Alan.


 Enviado por Elizabeth Mendoza - 29-octubre-2007 a las 12:37 Enviar mail al autor

 

Hola Katia: He leido tu blog no se cuantas veces y siempre siempre me toca el corazòn.... y no es porque sienta lastima por el pequeño Alan , sino porque me veo reflejada como orgullosa madre soltera..... bueno...me case y me separe cuando mi bb tenia 1 añito y medio....ahora tiene 6 y de su papà no sabemos mas k cuando el kiera serà papà..... pero bueno esa es otra historia...quiero reiterarte mi admiraciòn y respeto porque no es facil estar solas (por mucha familia k tengamos al lado) aqui la buena la mala la regañona spiderman superman power ranger somos tu y yo....y le agradecemos a todos sus consejos pero las que sufrimos con sus enfermedades y reimos con sus sonrisas somos nosotras.Esas sonrisas k son lo unico k necesitamos para salir y comernos el mundo a mordidas...Gracias por compartirnos todo ....eres increiblemente ADMIRABLE.....todas las mujeres lo somos por el simple hecho de serlo.


 Enviado por VMDG - 29-octubre-2007 a las 10:07 Enviar mail al autor

 

Katia: Hace rato ya estaba enterada del nacimiento de Alan, sin embargo, hasta ahorita he podido leer tu testimonio. El termino madre soltera deberìa dejar de existir, hay miles de mujeres casadas y con pareja y están "solteras" lo que yo entiendo como "solitas", tu estuviste enfrentando ese, los momentos anteriores (tu embarazo) y el presente llena de amor, acompañada por tus padres, amigos, tu familia pues. Algo muy similiar me sucedio a mi. En determinado momento de mi vida decidi embarazarme, concebí un bebe en el momento justo de mi vida, viví ese momento llena y rodeada de amor con la total aprobación de mi padre, complice y protector, el no me compraba una rebanada de pastel de chocolate sino el pastel completo. Mis preocupaciones comenzaron tiempo después, ya muchos me lo decían, tu hijo no se comporta como un niño normal, tu hijo es diferente, vaya que sí lo es, energía desbordante, todo el tiempo habla, no puede permanecer sentado, agresivo, etc. Hasta que entro al kinder lo diagnosticaron con TDAH. Duro 3 años en la escuela, he acudido con los médicos del Pedregal hasta el Juan N. Navarro, con las mismas recomendaciones, RITALIN, hasta el último de sus días, cosa que me negue a darle, desde los 4 años hasta la fecha que tiene 10 ha cambiado 3 veces de escuela y están por hecharlo de la 4ta. Creo que Dios nos conoce tan bien, que sabe justo en donde colocar a estos ángeles llenos de Luz, David Antonio, mi hijo aprendio hablar antes que otros, lee textos completos y los aprende de memoria, más no puede recordar las instrucciones que le doy por la mañana, es un ser tan generoso e ingenuo en su afan de aceptación que otros cabrones se aprovechan de él, tiene la letra más fea del mundo y la ortografía perfecta. Solo Dios sabe que a nuestro lado estaran mejor que en ningún otro lugar. Batallo diario, contra todos hasta conmigo misma. Eres una mujer grandiosa y al decírtelo me lo digo a mi misma y a todas las madres del mundo.


 Enviado por Nena - 26-octubre-2007 a las 10:24 Enviar mail al autor

 

Querida Katia, poco hace que leo tu columna y me encanta tu punto de vista. He leido tus hechos con Alan, digo esto porque: todo es un hecho, la cosa es preguntarselo cuando emerge algo no planeado, y decide uno si lo convierte en problema, y actua en consecuencia. Muchas veces me pregunte ¿de qué privilegios gozán estas madres y familias que tienen estos angélitos en casa? ¿que tienen? que las escogen como madre para crecer contigo, será la presencia de ánimo, valentía, espiritu experimentado, con muchas vidas o que? No importan las primeras reacciones, lo que sí es que calidad de vida les dan.. algunas aceptaron otras no, pero sea por su crecimiento emocional? y si no pasan la prueba? Ellos, sí que son almas mas desarrolladas, dispuestas a experimentar en estas condiciones, que no me queda duda.. Tu que me dices? Por mi parte que admiración para tí y todas las que aceptan la buenaventura. Cordialmente Carlota


 Enviado por Carlota Matus - 25-octubre-2007 a las 14:01 Enviar mail al autor

 

Katia: No tienes idea de todo lo que me generó tu escrito. Resulta común, que cuando uno ve a alguien en la tele o lee sus escritos, jamás se pone a pensar en los retos a los que se ha enfrentado esta persona en la vida. Es muy fácil decir que no pasa nada cuando alguien tiene un niño con SD, pero creo que muy pocas personas tienen los tamaños para enfrentarse a la vida con la entereza que lo haces tú, tanto al decidir ser madre soltera, como en la rapidez con la que has aprendido a mandar a volar los prejuicios y los miedos para valorar y aprender a vivir un un pequeño tan especial como Alán. Yo me puse en tu lugar por un momento, pues soy madre de un pequeño de 6 meses y, la verdad, no sé cómo hubiera tomado la noticia, pero por eso te digo que no debes sentirte mal por haber sentido esos temores al recibir la noticia, puesto que el embarazo y posparto son periodos de mucha sensibilidad. Ambos son muy afortunados. Aunque no te conozco, te mando mi respeto y un abrazo enorme


 Enviado por jazmin - 22-octubre-2007 a las 13:00 Enviar mail al autor

 

Estimada Doña: Leo sus artículos desde hace tiempo, lo había dejado de hacer por x motivos. Especialmente los de Alan me han hecho el día, de verdad. No tengo hijos (no puedo tenerlos) pero igual se que Dios sabe a quienes darle la oportunidad de ser mamás y también qué niño o niña debe darles. Y Alan llegó a la vida de usted por que ambos se necesitaban uno a la otra ¿verdad? Un abrazo cariñoso y muchas felicidades por la bendición de Alan.


 Enviado por Magos - 22-octubre-2007 a las 01:14 Enviar mail al autor

 

Querida Katia: Te conozco desde que estabas en el programa ¨Entre lo públicoy lo privado¨ con Andrés Roemmer, y me encantaba! Te he visto en otros como ¨Shalala¨, pero sobre todo te leo siempre en el periódico ¨La Crónica¨ aquí en Mexicali. Supe por tu columna cuando nació tu hijito Alan, y me dio mucho gusto. Hace muchos años conocí de cerca a un niño con SD, hijo de una amiga, y lo que más llamó mi atención fue su enorme capacidad de dar amor, no importando que fuera la primera vez que me veía. Se que cuentas con el amoroso apoyo de tu familia, y eso es lo mejor que pueden tener Alan y Tú. ¡Sigue adelante! Que nunca es más oscuro que antes de amanecer. Y que Alan siga cumpliendo muchos años más.


 Enviado por Laura Bojórquez - 03-octubre-2007 a las 03:42 Enviar mail al autor

 

Hola ! Felicidades por tu Bebe y por la forma en que estas y le estas abriendo paso por la vida.. Solo Dios sabe de lo que somos capaces como papas por nuestra criaturita. De verdad felicidades y un abrazo a la distancia


 Enviado por Felipe - 01-octubre-2007 a las 18:29 Enviar mail al autor

 

Querida Katia, no tienes porque avorgonzarte de lo que sentiste, de lo que pensaste, es normal cuando nos enfrentamos a situaciones así, cuesta trabajo de momento entenderlas, nos entra el pánico, nos quedamos como dices tu anesteciadas, tratándonos de dar valor, pero con miles de dudas y de preguntas. Después viene la aceptación y sobre todo tomar cartas en el asunto de como vamos afrontar las cosas y manos a la obra, en ese paso estás tu y lo estás haciendo muy bien, por lo demás los sentimientos iniciales es entendible, malo que no hubieras pasado de ahi. Saludos Norma


 Enviado por norma - 25-septiembre-2007 a las 12:01 Enviar mail al autor

 

Me agrada la personalidad y la forma de expresarse de Katia De Artigues , me hace sentir orgulloso de compartir con ella la fortuna de formar parte de este pais , aunque ciertos politicos crean que nos tragamos sus fechorias , hai esta Katia y otros mas , para , con ese humor fino que la caracteriza , demostrarles que tarde que temprano todo se expone , y que lo unico que les pedimos es que desempeñen su trabajo buscando el bienestar de la mayoria , como anecdota 2 amigos estuvieron 6 años viviendo en Caracas Venezuela , y platican la admiracion que sienten por los mexicanos algunos habitantes de ese pais , al grado que en una ocasion teniendo como fondo a Vicente Fdez. no al Fox, alguien les dijo si volviera anacer le gustaria nacer mexicano , gracias Katia por tu entrega y buen humor .


 Enviado por Cesar Alba - 22-septiembre-2007 a las 11:51 Enviar mail al autor

 

¡Uttts, ese ALAN, sí que es un tipo afortunado! Él sí podrá decir que tiene MUCHA MADREy, además, MUCHA ABUELA, Abuelo, Tías, Tíos, Primos, etc. ¡Vaya suerte de varón! Nacer en el centro de una burbuja llena de un amor ilimitado. No cualquiera tiene tanta suerte. Y la Katia... pus, lo único que me queda claro es que es... ¡MUCHA VIEJA! para cualquier hombre. Por cierto, Katia, me encantaría conocer a tu Mamá. ¡Qué Mujer! La foto más Padre, en mi muy personal opinión, es ésa en la que estás enseñando a Alan a gatear. Es todo un poema de amor y determinación. No lo vayas a echar a perder ni permitas que otros lo hagan. Traténlo como lo que es, un niño sano y normal con mejores capacidades que nosotros. Demasiado amor, como todos los excesos, hace daño. Saludos de un, tu lector, que ahora te admira más por la firmeza de tus convicciones y tu fortaleza en la esperanza de un futuro mejor para los dos.


 Enviado por Marco Tulio - 21-septiembre-2007 a las 16:18 Enviar mail al autor

 

Hola Katia:o soy Bertha y he seguido tus programas, de T.V. mas que tus articulos priodisticos. Pero desde que supe que llego Alan, he visto tus programas, leido tus articulos y ahora que con ese amor, nos permites conocer tambien a Alan, no queda mas que admirarte, cono seguramnte abra muchas mujeres en este pais. Felicidades...!


 Enviado por Bertha Gutierrez Samano - 20-septiembre-2007 a las 19:46 Enviar mail al autor

 

Hola Katia: Antes que nada quisiera aclarar que escribo sin leer el resto de las comentarios para no predisponer mi propia aportacion. Entiendo que este comentario llega completamente fuera de tiempo, pero soy un firme creyente de que nunca es tarde para aplaudir el valor, para celebrar la capacidad de amar y para hacer patente mi admiracion a la persona que reune todos estas virtudes: tu. Creo que hasta hace pocos dias tu discurso, tu vivencia, me habrian parecido irrelevantes, lejanos. Por que somos tan afectos a creer que si las cosas no nos pasan a nosotros entonces no tienen ninguna importancia? En fin, hace apenas unas semanas la chava con la que he estado saliendo, y por quien por cierto tengo un interes inusualmente especial, recibio una noticia impactante: su hermanita recien nacida tiene SD. Ella estaba deshecha, al igual que el resto de su familia. Fui la primer persona que vio tras salir de la habitacion de su madre en el hospital, se refugio en mis brazos, senti su dolor que se convirtio al instante en un dolor propio, aun cuando no sabia bien a bien que estaba pasando, solo atine a decirle que todo iba a estar bien, aunque personalmente no estaba muy convencido al respecto. En ese momento, aun ahora, no he encontrado la manera de ayudarla a superar la situacion. Creo que lo unico que puedo hacer es permanecer a su lado y ofrecerle mi apoyo incondicional. Te agradezco nuevamente el compartir tu experiencia, el estar dispuesta a compartirte y a compartir a Alan con todos los que te leemos (o que por lo menos empezaremos a hacerlo a partir de hoy). Se que la siguiente sera una peticion fuera de todo contexto, pero te agradeceria aun mas si pudieras compartir algunas palabras con la chava que esta pasando por todo esto, lo mismo que tu has pasado, con la esperanza de que ella encuentra fortaleza en tu fortaleza, esperanza en tu esperanza, fe en tu fe y que descubra el amor que solo personas como tu, y como ella, son capaces de dar.


 Enviado por Jose Luis - 17-septiembre-2007 a las 23:12 Enviar mail al autor

 

Aaaaayyyyy Katia! me hiciste recordar cuando nacieron mis querubines, que ahora tienen 21 y 19, pero son cosas que no se olvidan, ni los detalles, ni nada. Muchas, pero muchas felicidades a Alan y a tí (aunque un poco tarde ¿verdad?, pero con mucho cariño). Besotes y abrazos a los dos


 Enviado por Adriana - 17-septiembre-2007 a las 18:50 Enviar mail al autor

 

Hola Katia Desde que empece a leer tus letras empece a llorar, gente como tu son inmensamente valientes y contrario a lo que te dijo tu papa, si te mereces esto, si mereces a Alan, y Alan te merece a ti, eres increiblemente buena como escritora, tu estilo es espectacular, naciste con ese don, y aparte tienes un amor a la vida y a tu hermosisimo hijo que me da escalofrio, habemos gente mas cobarde que no nos atreveriamos tal vez a hacer lo que tu, aceptar la vida como es y a nuestros seres queridos. Te queda muchisima vida por delante y felicidad a ti y a alan y algun dia tal vez algun amor?, que Dios te bendiga y sigas siendo un ejemplo de persona, humano, madre, amiga y escritora. Eres una super chingona!!!!! Saludos desde Queretaro y muchos abrazos para ti y tu hijo, gracias por compartir tu historia, ojala nos enseñe a los que a veces pensamos tontamente en pequeñeces. Net


 Enviado por Netzae Lopez - 17-septiembre-2007 a las 16:49 Enviar mail al autor

 

Hola Katia No te conozco, solo conozco tu trabajo en TV. Desde que te ví por primera vez hace algún tiempo supe que estaba frente a las cámaras de TV una mujer preparada, inteligente y valiosa. Ahora, gracias a éstos relatos, conocí además a la MUJER (si, así con mayúsculas, es un Ttitulo), madre valiente y entregada que eres. Muchas gracias por compartirlo con aquellos que te seguimos. Ánimo, adelante y mis felicitaciones!


 Enviado por Alejandro - 17-septiembre-2007 a las 01:55 Enviar mail al autor

 

Hola Katia y Alan:Te conocí la primera vez escribiendo en un periódico, te he visto poco en televisión y ahora descubro tu blog. Lo mejor de esta vida para el pequeño Alan y para ti… tengo una sobrina de ahora ya 23 años y ni siquiera los médicos pudieron decirnos qué tipo de discapacidad tiene, hoy en día, si se lo dijeron a mi hermana; yo no lo sé… lo único que sé, es que conmigo aprendió a caminar y le he proporcionado momentos de verdadera diversión y risas hasta las lágrimas: ¡¡Cintia Jimena¡¡ La terrible “Cocucha” (no sabe pronunciar cucaracha) para toda nuestra familia, es una niña (así la seguimos viendo) con un interminable raudal de cariño para nosotros y déjame decirte que también de un carácter terrible cuando se enoja o quiere algo que le ha gustado . A la fecha ella no sabe hablar puesto que pocas palabras se le entienden, no sabe los colores, números, escribir su nombre, ni hacer bolitas ni palitos y muchas cosas más. Lo único que quisiera hacer es ir a la playa con su traje de baño. A diferencia de nuestra Cocucha, tu Alan tendrá más oportunidades de aprendizaje y podrá hablar contigo, algo q Cintia Jimena no podrá hacer, solo seguir prodigándonos besos de telenovela. ¡Amo a mi sobrina La Cocucha!!!!! Rod 10:37, shillón, shillón, shillón, shin gón, shin gón, shin gón, un abrazo apretadito.


 Enviado por lvmsc - 14-septiembre-2007 a las 16:38 Enviar mail al autor

 

Hola katia un saludo desde Tamaulipas. por cuetiones de trabajo tu sabes el tiempo nos ha traido cauitivos no habia visto las fotos de Alan esta guapetongo y Bravo por que su mama le echa los kilos alee. veo que nos estas poniendo un gran ejemplo . pero cuidado todo hace parecer que sera un invierno frio y humedo lo demas tu ya lo sabes un abrazote y besitos para Alan Tu meteorologa de Cabecera desde Tamaulipas


 Enviado por L Salinas E - 14-septiembre-2007 a las 14:37 Enviar mail al autor

 

No mames Katia, estoy chillando como calabacita.
Gracias por compartirnos tu experiencia, gracias por abrirte así para contar lo que representó la llegada de esa criaturita llamada Alan. Seguro que gracias a tu amor y ejemplo de dedicación, ese bebé va a ser todo un príncipe, además de un angelito que ya lo es.
Uta no se que decirte, más que gracias por ser como eres, una gran madre y una gran mujer. Felicidades Katia, Dios te bendiga y ojalá todos tuviéramos tu entereza y tu inteligencia.
Gracias y besos para tu bebé.


 Enviado por margarita - 13-septiembre-2007 a las 19:23 Enviar mail al autor

 

felicidades haz sido la elegida para recibir todo el amor que muchos no reciben y la grandeza de ser madre de un chico especial realmente especial, todo absolutamente todo lo que el vea tu lo veras, todo lo que el sea tu lo seras y asi la vida seguira siempre juntos llenos de felicidad.


 Enviado por martha ortiz - 13-septiembre-2007 a las 15:33 Enviar mail al autor

 

Hola Katia..... Sabes nunca habia escuchado nada de ti, hasta que te vi en Shalala y me pareces una persona genial y es por esto que decidi buscar algo sobre ti... y tengo que decir que me robaste el corazón.. Yo tengo una niña de una año y 7 meses y en algun momento pensaron que mi hija tendria algun sindrome y aunque despues de varios estudios lo descartaron fue un experiencias que nunca olvidare, al leerte no pude evitar derramar algunas lagrimillas tienes una manera genial de escribir y me doy cuenta que lo que tu cara refleja en la televisión es sincero, Felicidades por tu Alan y que Dios los vendiga siempre... gracias por compartir con nosotros esta gran leccion de vida.


 Enviado por Marisol J.O. - 13-septiembre-2007 a las 13:26 Enviar mail al autor

 

Hola Katia, me encontre con la grata sorpresa de que tienes este blog, solo quiero que sepas que para mi eres una mujer valiente y afortunada por tener contigo al pequeño Alan, que para nosotros es un ser distinto, pero la mision que tiene en este planeta es mas grande de lo que tu puedes imaginar, en verdad eres MUY AFORTUNADA, cuidalo mucho y guialo sin temor, te va a dar muchas satisfacciones y sobre todo te dara mucho amor y mucha paz. Gracias por ser como eres.


 Enviado por Xavier Echeagaray - 13-septiembre-2007 a las 02:17 Enviar mail al autor

 

Katía, admiro tu valor y estoy segura que Dios te va a dar la sabiduría para que guíes a Alan en la misión que tiene, ayudándolo con tu amor a desarrollar todas sus potencialidades. Felicidades!


 Enviado por Magdalena de González - 12-septiembre-2007 a las 12:20 Enviar mail al autor

 

Hola Katia: Gracias por contarnos tus temores, tus logros y tus triunfos, es un verdadero placer leerte y esa manera que tienes de contarnos las cosas como si estuvieramos en una platica, es muy padre sentirnos en confianza, muchas felicidades por ser madre y por esa fuerza que nuestras madres tienen, de ser luchonas y echar todos los kilos para sacar a sus hijos adelante.


 Enviado por Gabriela Martinez - 11-septiembre-2007 a las 12:44 Enviar mail al autor

 

Hola Katia, pues primaremente quiero que sepas que soy seguidora tuya, me encanta tu estilo, no lo pierdas, porque finalmente siento que personas sensatas y analiticas como tu, es lo que le hace mucha falta a este país. Pero bueno, realmente te escribo porque quiero que sepas que el día de ayer que leí el relato del nacimiento de Alan, no puede evitar que me salieran algunas lagrimillas, realmente me encanto tu relato y estoy segura que el día que Alan lea todo esto, se sentirá muy orgulloso de ti y de que Diosito lo haya mandado contigo.Gracias por compartir tu experiencia con todos nosotros. Cuida mucho a este angelito y esperemos que pronto aprenda a gatear, sino es que ya aprendio. Saludos!!!


 Enviado por Nallely Van Pratt - 05-septiembre-2007 a las 09:49 Enviar mail al autor

 

Katia, que bella madre eres! Siempre me han gustado y seguido de cerca todos tus programas. A mi me encanta la politica y el desarrollo que tu haces de ella, pues es genial. Pero lo de Alan, no tiene nombre, me dejas sorprendida con ese lenguaje tan fluido, que solo una madre como tu, te inspira tu hijo. Dios solo manda a esos angelitos, a personas como tu. Dios te bendiga, tu hijo tiene una gran familia, excepcional!


 Enviado por Rosa Elena German Gardner/Tucson, AZ - 04-septiembre-2007 a las 21:20 Enviar mail al autor

 

Allan te escogió desde el cielo. Sabía que quería llegar a un lugar donde su madre fuera para él ..."todo" Te quiero. Lizby. La hermana de Fayo . ¿Adivinas ?


 Enviado por Lizby - 04-septiembre-2007 a las 13:51 Enviar mail al autor

 

Hola Katia: Felíz No Cumpleaños, Alan!!!! Les mando un beso enorme a todos: a Alan principalmente, a tí, a Mayra, a Gloria, a Rafael, a Bertha y a Alan nuevamente por ser el príncipe de este hermoso cuento. Espero pronto conozcas a tus primitos, ah!! y te manda saludos tu abuelo postizo. Los queremos un ch...


 Enviado por Jelile Brizuela - 03-septiembre-2007 a las 20:46 Enviar mail al autor

 

Katia, me he identificado mucho contigo, mi vivencia con mi segundo BB es similar a la tuya, mi esposo y yo nos llevamos la sorpresa en el momento de que nació Santiago que tenía labio y paladar hendido, es una mal formación que no se sabe bien por que sucede, las primeras horas en el hospital fueron muy similares a las que tu viviste, visitas de familia y amigos con miradas de angustía, resignación, tristeza, enojo, sorpresa, etc. Santiago también presentó problemas respiratorios y tuvo un soplo inofensivo a diferencia de tu caso mi BB se quedo 7 días en el hospital recuerdo que el salir del hospital sin él fue muy difícil, también pense por un momento que para él era mejor irse de este mundo por que segun yo no quería que sufriera, sin embargo ahora como bien dices tu son pensamientos que también dan pena de uno y son una defensa, ahora que te he leído también pase por un segundo nacimiento, también deje al BB que esperaba y acepte con mucho amor el BB que nos llegó. Después de 4 meses de investigar este padecimiento Santi fue operado por el dr. Fernando Molina (excelente cirujano), con esta primera intervención su cara cambió radicalmente, estamos trabajando para la segunda que se llevará a cabo en enero o febrero, parece que le harán dos más en el transcurso de su vida. Todavía no sé el PORQUE nos toco un BB así a mi esposo, su hermano y a mi, pero estoy entendiendo el PARA QUE, Santi ha tocado a mucha gente para bien y a mi como mujer y madre me ha cambiado en mi forma de sentir y vivir la vida, las verdaderas cosas por las que hay que estar aquí y preocuparse las había echado de lado, que gran vivencia y experiencia de vida nos ha tocado vivir. Te felicito mucho por ser quien eres y por ser elegida para ser mamá de ALAN, si la vida nos lo permite espero conocerte algun día.


 Enviado por Martha G. Arechavaleta - 01-septiembre-2007 a las 09:47 Enviar mail al autor

 

Dicen que nunca es tarde...hoy descubro este bello relato de amor y no me queda más que reconocer tu valentía. Hace 21 años que tuve mi primera hija, y debo de reconocer que yo sí estuve, en ocasiones temerosa de que mi bebé tuviera especialmente este síndrome. Es más, le pedí en varias ocasiones al Doctor Amezcua que me mandara hacer un estudio de líquido amniótico, pero nada, no quiso. Me decía que no tenía porqué temer, ya que no contaba con ningún antecedente genético, estaba en muy buena edad para ser madre, era una mujer sana, en fin. Aunque me aclaró, que esto no me dejaba fuera de la posibilidad, pero que era tan remota que no debía alarmarme. ´Sin embargo, yo insistía, la última vez que se lo pedí me preguntó: "Bueno, y si te mando hacer el estudio y resulta positivo ¿qué harías?" No le contesté, pero dentro de mí me dije, casi sin dudarlo, seguramente no tenerlo. Lo mismo me sucedió con la segunda hija. Con el tiempo me avergüenzo de esos pensamientos egoístas que atravesaron por mi cabeza. Mis hijas nacieron sin ningún contratiempo, pero el hijo de mi amiga Carmen sí presentó este síndrome. Ella, como tú, como otras madres que he tenido la suerte de conocer gracias a mi amiga que viven esta misma circunstancia me han dado una gran lección de vida. Besos a ti y a ese hermoso bebé.


 Enviado por Rosa María Andrade - 30-agosto-2007 a las 17:34 Enviar mail al autor

 

Hola! Es la primera vez que te leo, he visto que sales en la TV pero nunca me tomé el tiempo de ponerte atención, hoy no sé porque empecé a leerte y no sabes cuantas cosas pensé... tengo 34 años y nunca he tenido hijos, uno de mis temores es ese precisamente, ya no soy tan joven y me aterra la posibilidad de que un hijo mío naciera con una discapacidad, soy una profesionalista con muy buena posición, independiente económicamente y como es usual he dejado eso de la maternidad "para más adelante" sin embargo tu relato me ha llenado de emoción y de esperanza, quizá a mi tambien me pudiera poner Dios una prueba así pero despues de saber de Alan sería un regalo tambien, como dice tu mami "aunque tuviera 3 ojos..." Te felicito a ti y a Alan, son una hermosa familia y con tanto amor algo muy bueno debe de resultar ¿no crees? gracias por compartirlo y mucha suerte para ambos. Besitos


 Enviado por Ceci - 29-agosto-2007 a las 23:58 Enviar mail al autor

 

Hola Katia, Hoy leí tu artículo sobre el nacimiento de tu bello hijo Alan y no sabes como me sentí identificada contigo, yo tengo una bebita de 6 meses que nació con labio y paladar hendido, se que no es igual a lo de SD, pero pase exactamente por los mismo sentimientos encotrados el día que me enteré que mi hija, esperada casi por 5 años, tenía ese defecto. Hoy que ya la tengo conmigo ya no me importa, ya pasó por su primera operación de cierre de labio y viene la segunda que es la del cierre de paladar. Hoy que la veo tan grande con esa belleza infinita que tienen los bebés, entendí que los niños especiales nos escogen a padres especiales. Te felicito por tu fortaleza, amor y grandeza.


 Enviado por Tony - 29-agosto-2007 a las 13:46 Enviar mail al autor

 

Hola Katia, antes que nada te quiero felicitar porque me gustan tus blogs y el programa que tienes en la TV lo malo esq sale muy noche. Pasando a otras cosas, que bonita reseña sobre el nacimiento de tu bebe, yo estoy a punto de ser mamá y creo que es una de las cosas mas bonitas de la vida, el nacimiento de un ser y en tu caso de un ángel, que te va a enseñar muchas cosas mas de las que te puede llegar a enseñar cualquier bebé. Que Dios los cuide mucho te mando un afectuoso abrazo.


 Enviado por Oli - 27-agosto-2007 a las 14:05 Enviar mail al autor

 

Katia,

Ya había escrito de tú anterior comentario, es maravilloso todo lo que nos relatas, ya que nos haces sentir parte de tú familia, y verdaderamente los amo.

Que DIOS te siga colmando de bendiciones, y luego nos platicas de cuando te diga por primera vez "mamita chulita", se te van a caer los calzones.


 Enviado por Fan #1 - 24-agosto-2007 a las 09:12 Enviar mail al autor

 

Hola Katia, voy descubriendo tu columna y tus relatos realmente me gustaron en especial porque yo también me estoy estrenando como mamá, mi beba tiene 5 meses y aunque han sido los más complicados también han sido los más felices. Creo que has de estar de acuerdo que incluso con su discapacidad Alan es lo más perfecto y nunca lo cambiarías, por lo menos, es lo que yo pienso sobre mi hija en especial cuando la veo dormir con toda la tranquilidad o cuando me regala una de sus sonrisas al despertar. Saludos y besos a Alan


 Enviado por martha - 22-agosto-2007 a las 11:59 

 

Hola, felicidades por el aplomo al reconocer los sentimientos, pensamientos, y reacciones al saber que tú bebé tiene trisomía 21, mi esposa y yo recibimos otro Ángel el 20 de enero de 2007 con las mismas características y supongo que ahora entiendo lo que debío vivir mi esposa, al conocer la verdad especto a nuestro bebé. Gracias por compartir tus experiencias de vida con toda la sociedad de la cual forma parte la comunidad Down.


 Enviado por Rubén Rodea Domenzain - 22-agosto-2007 a las 10:36 Enviar mail al autor

 

Otra vez lloré... Katia ..... todo mi respeto y mi cariño, aun sin conocerte (es un decir, siempre leo tu blogg, aunque no participo por que de politica no se nada, pero me gusta estar informada) me inspiras confianza. Simplemente lo repito.... ser madre es un regalo de Dios. Otra vez mi admiración a tu mamá y un reconocimiento a tu papá (precisamente en esa parte lloré y lloré), por que me recuerda al mío, que desde que estaba esperando a mi hijo, ha sido abuelo y "abuela" de mi hijo. De verdad, sin que suene a cursilería, que suerte tiene Alan de haber nacido rodeado de tu familia. Ah .. otra cosa, tambien tu hermana me recuerda a la mía que me ha apoyado en esta aventura de ser mamá, sola, simplemente no podría, así que también una felicitación para ella. Saludos. Mago.


 Enviado por Mago - 21-agosto-2007 a las 13:52 

 

Estimada Katia, la concepción es de por si el gran milagro de la vida, el ser madre coloca a cualquier mujer en el umbral del exito y la realización personal; no obstante tú has decidido compartir estos "Dos Nacimientos" en una forma tal que motivas a la relfexión sobre la vida misma y nos haces valorar sobre la enorme oportunidad que tenemos día con día de abrir los ojos y dar gracias a Dios por la alegría de estar vivo; hoy a un año y días de ese acontecimiento y manifestación maravillosa que Dios te ha dado, la bella oportunidad de conocer a uno de sus Ángeles llamado "Alan" los elogios que yo te diga y felicitaciones, salen sobrando; valgan estas líneas para reconocer el talento, la alegría, bondad y felicidad puras que has compartido con cada uno de tus lectores, con estos hechos tan íntimos y personales, pero a la vez tan maravillosos y motivantes; para Alan, mi aprecio eterno por enseñarme lo bello que es vivir y dar gracias por ello; para la "Abí" de Alan mi respeto y admiración absolutas y mis votos porque Dios le siga concediendo estar cerca de Ángeles; para ti mi agradecimiento y reconocimiento permanentes, aparte de que te admiro por tu talento profesional, desde tu columna, Entre lo Público la Privado y hoy con la buena anfitriona que eres en el Sha La La, te enviamos mi esposa Lety y un Servidor muchos abrazos, besos y te reiteramos la invitación para que un día que andes por tierras Potosínas, podamos al menos saludarte y compartir contigo lo bello que la vida te ha dado.


 Enviado por Alberto del Castillo - 21-agosto-2007 a las 10:35 Enviar mail al autor

 

Katia: Desde hace muchos años leo tu columna. Me gusta. Pero participar en el blog me da flojera porque cualquier tema que tocas deriva en el Peje o en Calderón. Ufff. Sin embargo, leer ahora lo que escribes de Alan es verdaderamente reconfortante. Ahora si vale la pena participar para decirte que Alan es un regalo. Un super regalo. El regalo más increíble que pudiste haber recibido en tu vida. Cualquier niño lo es, no importa nada de lo demás. Alan tiene suerte de tenerte como madre pero tu la tienes de que él sea tu hijo. El está aprendiendo de ti, pero no tanto como tu de él, estoy segura. Y te dará muchas satisfacciones y felicidad. En cambio, pienso en la en la tristeza y desilusión de las madres de personas dizque "normales" pero que son enfermos o inadaptados sociales como el "mochaorejas". Eso si es de dar pena y vergueza. Lo verdaderamente importante en un ser humano es lo que tiene dentro y Alan tiene un torrente de amor y ternura para todos. Lo felicito por cumplir su primer año y a ti por tu primer año como mamá. Y tambien a la Abue de Alan, que es una mujer increíble (de tal madre tal hija). Te agradezco mucho por compartir con nosotros esta parte tan importante de tu vida. Un abrazo y un beso para Alan y para ti.


 Enviado por Esther - 20-agosto-2007 a las 20:58 Enviar mail al autor

 

HOLA ALAN Y KATIA! DESPUES DE TODO LO QUE HE LEIDO ME QUEDAN SOLO UNAS CUANTAS COSAS POR DECIRTE , TE ADMIRO, TE RESPETO Y TE QUIERO (BUENO ESO A LOS DOS, TU Y ALAN) ERES UNA MADRAZA QUE LE PONE EL EJEMPLO A VIARIAS PERSONAS QUE NI SIQUIERA MERECEN LLAMARSE MADRES, SOLO ME RESTA FELICITARTE Y DESEARLES TODO LO MEJOR DE LA VIDA , CUIDATE MUCHO Y CUIDA A ESE ANGELITO QUE DIOS TE ENVIO .


 Enviado por VERONICA SANCHEZ - 20-agosto-2007 a las 14:04 Enviar mail al autor

 

KATIA HOLA; ESTABA LEYENDO EL BLOG SOBRE EL PRESIDIARIO DEL EMPLEO, NO ES OTRA COSA QUE MAS DE LO MISMO, VEO EN EL CONGRESO QUE LA OPOSICIÓN NO LE DA PERMISO DE IR CON LOS PATRONES DEL NORTE QUE NO ENTIENDEN QUE LA GLOBALIZACIÓN SOLO HA DEJADO MAS POBRES Y UN GRUPO SELECTO DE PRIVILEGIADOS, EL CALENTAMIENTO GLOBAL POR CULPA DE ESTOS SUJETOS, AVARICIOSOS Y CORRUPTOS (IGUAL QUE EN STAR WARS)TENEMOS UN DELICIOSO HURACÁN EN LAS COSTAS DE YUCATÁN POR CULPA DEL USO INDISCRIMINADO DE ENERGÉTICOS, CREO QUE VOY A LLORAR, PORQUE TAMPOCO SE POR DONDE EMPEZAR HA HABLAR LO QUE SIENTO POR “ALAN “, PERO EL ESTAR CONSCIENTE, EL SER NORMALITO, NO LAS TIENE UNO PARA GANAR, PUES SE ES SOMETIDO A TODO TIPO DE VEJACIONES, DISCRIMINACIÓN, NO HAY EMPLEO Y EL QUE HAY NO TIENE LAS SUFICIENTES PRESTACIONES LABORALES O ESTÁN EN VÍAS DE EXTINCIÓN LO MEJOR ES QUE “ALAN” NO SE DE CUENTA DE ESTO Y VIVA UNA VIDA PLENA CON UNA MADRE EJEMPLAR COMO TU KATIA. LE MANDO UN ABRAZO A ALAN. SALUDOS CORDIALES


 Enviado por MANUEL S.A. - 20-agosto-2007 a las 14:00 Enviar mail al autor

 

Y otra vez llore!

Lloro de la emocion de todo lo vivido, de la oportunidad de poder estar a lado de Alan y de ti, SON LO MAXIMO... Es maravilloso el poder estar a lado suyo y verlos como un equipo lleno de fortaleza y amor.

A un año me lleno de felicidad de tenerlos a ambos en mi vida y que sean parte de mi corazon, mi mente y mi alma.

Los adoro


 Enviado por Mayra D´Artigues - 20-agosto-2007 a las 12:18 Enviar mail al autor

 

Hola Katia:

vaya "2do nacimiento" de Alan, con todo lo que escribes nos motivas a los demás a valorar lo que tenemos, y a valorar lo que tienen los otros. Me encanta que seas tan sincera.

Mis embarazos los tuve en el seguro social, con el control de médico general, tuve 2 consultas con ginecologos ya en las 30 semanas, porque todo iba bien, en el segundo embarazo, una enfermera de EMI, del área de control materno infantil, quería que yo tocara la piernita del bebe en mi panza, que la sintiera con los dedos, yo no quise y le dije que no me gustaba estar tocando por partes, solo sentir que se movia y ya, no sabes como me regañó, ¿qué clase de madre no quiere tocar a su hijo?, me dijo que no debería ser madre y más. Uno se siente fatal, porque a veces uno no cumple las expectativas de los otros.

Mis hijos tienen 11 y 6, y no soporto ver sangre, con cada uno he tenido pequeños accidentes y en cuanto llego al doctor desaparezco la mirada de las cortadas. Todas tenemos actitudes que nos dan pena. Saludos y besos a Alan. MUA MUA MUA


 Enviado por Claudia Guerrero - 20-agosto-2007 a las 10:35 Enviar mail al autor

 

Hay mucha desinformación alrededor de las discapacidades. Yo tengo una prima con Síndrome de Down, cuando le pregunté a mi padre si lo tenía, me gritó asustado que me callara. Desgraciadamente ella tiene otras discapacidades, ya tiene 4 años y no camina ni habla. Tu narración es hermosa. Felicidades a Alan por la madre que tiene. Y a ti por todo lo que eres.


 Enviado por Karina Almaraz - 18-agosto-2007 a las 13:43 Enviar mail al autor

 

Hola Katia, pues esperaba con gran ansia está segunda entrega, sólo te lo resumo como un hombre muy chillon frente a la PC en la oficina, yo me considero especial y con dos grandes padres, que al saber que yo era diferente a sus demás hijos me han cobijado y respaldado como nunca, me han demostrado toda (y creo falta) capacidad de dar amor, han sucedido muchas cosas ya a mis casi 29 años y siguen conmigo viendome crecer y ayudarme a conseguir lo que más quiero, que es vivir, soy seropositivo, gay, pero creeme ninguna de estas dos situaciones me han hecho perder la esperanza y sobre todo mi capacidad de dar y recibir amor, de vivir cada momento como si fuera el último, de arriesgarme por mis sueños y lo mejor entender que mis padres son el mejor regalo que Dios me pudo haber hecho, siendo ellos practicamente analfabetas entenderme, apoyarme y luchar y sobre todo por aceptar ese regalo que tienen, amo a mis padres y por ellos sigo vivo. Saludos y ya paro por que echaré a perder el teclado con tantas lagrimas. Rod


 Enviado por Rod - 18-agosto-2007 a las 10:37 Enviar mail al autor

 

LAS DOS NARRACIONESQUE HAS HECHO SON CONMOVEDORAS, QUE QUEDE CLARO NO POR SENTIR PENA, SINO POR LA FUERZA DE VOLUNTAD TUYA PERO MAS LA DE ALAN QUE DESDE EL PRIMER DIA HA DEMOSTRADO QUE PELEARA POR SU LUGAR EN ESTE MUNDO Y QUE ADEMAS ¡¡¡ TIENE MUCHA MADRE !!! SLAUDOS Y NUEVAMENTE FELICIDADES.


 Enviado por ENRIQUE Z. - 17-agosto-2007 a las 17:15 Enviar mail al autor

 

Yo soy testigo que es asi. Por otro lado le llamo cualidad porque ya te dije anteriormente (Alan es todavía muy pequeñito) pero esperate a que ya te pueda abrazar y te diga cuanto te quiere.... WOW! son niños tan dulces que no te explicas de donde sale tanto amor, mi sobrino es un tipazo, hemos aprendido a convivir con el como cualquier otro miembro de la familia, la unica diferencia que tiene él a mis otros sobrinos es que cuando anda de travieso y le llamas la atencion, es un adorable, no lo sobreprotegemos y cuando le da flojera hacer algo que ya sabe hacer, nadie le resuelve el problema y luego se muere de la risa y se pone a repartir amor, es un encanto, un amor, aparte se ha desarrollado maravillosamente y el que él me quiera, a mi me hace sentir privilegiada, eso ya sin contar que su mamá parece pavoreal cuando ve lo encantador que es su enano.... Felicidades Ka!, haber tomado la situación inmediatamente en tus manos y haberla manejado tan bien ya de entrada habla de lo maravilloso que va a crecer Alan, y solo te quiero recordar que este regalo solo se lo dan a quien lo puede manejar, Alan es un enano especial, pero tu tambien eres una madre muy especial!, ya lo verás con el tiempo. Es por eso que te digo que cada añito que cumpla Alan es tu aniversario y ahora con más razón, tu aniversario de haberte convertido en una maravillosa madre certera! Lo manejaste interiormente perfectamente, way to go girl! Besos a tu ma, a ti y a Alan


 Enviado por Beatriz Gonzalez - 17-agosto-2007 a las 16:30 Enviar mail al autor

 

Hola Ka!, es muy bonito todo lo que cuentas, y es verdad, es como un seguno nacimiento, una mera "casualidad" lo que les pasó a Alan y a ti, a mi me pasó algo muy parecido aunque no igual, mi hijo igual nació en el Hospital Español, pero me quedé en la hab 1206 (yo tambien quería jardín pero en ése tiempo había sillas para salir a fumar!) , él nació por cesarea porque cuando encajó yo sentí claramente que aparte se dió la vuelta, (como quien dice se enrolló con el cordón umbilical, pero él nació en la mañana, de eso ya hace 12 años, y no contaban con todas las maravillas que hay ahora en el mismo hospital (mi hermana tuvo a mi sobrina hace 1 año 2 meses en el mismo hospital), y me imagino que tu como ella no supieron lo que eran los entuertos por la cosa que les dejan en donde las bloquearon, y ¡que bueno!, ¡de la que se salvaron! , pero ¿sabes que en la tarde no me llevaron a mi enano porque no regulaba su temperatura?, y me quise morir porque nos pasa cada cosa por la cabeza que ..... bueno ya ni hablar, no me puedo nisiquiera imaginar tu primera reacción, aunque despues fuíste la madre más genial de todas las geniales. Yo ya alguna vez te conté que igual por "casualidad" tengo un sobrino con ése síndrome que creeme no es incapacitante siempre y cuando con el tiempo te vayas dando cuenta de la vocación que tenga y asi lo vas encausando, y salen adelante, antes era otra cosa, hoy dia Alan y todos los demás enanos que nazcan con esa cualidad la verdad es que solo con llevarlos a sus escuelas, a sus cursos, y terapias salen adelante sin ningun problema. (continúa)


 Enviado por Beatriz Gonzalez - 17-agosto-2007 a las 16:29 Enviar mail al autor

 

Hola Katia. Ayer en una refrescada al blog, me apareció tu nuevo post y no pude parar de leerlo hasta terminar y quedé muda. Te admiro por tu capacidad de aprendizaje, porque del tiempo que relatas al día de hoy, ya eres experta en el tema del SD

De seguro estuvo muy besuqueado Alan el día de su cumple. Que así sea siempre y gracias por compartir tus vivencias con nosotros. Todos aprendemos de ellas. Saludos


 Enviado por Malena - 17-agosto-2007 a las 16:04 Enviar mail al autor

 

Hola! Soy la orgullosísima madre de Katia y la más feliz abuela del mundo: la Abi de Alan.

Los relatos del primer -y ahora segundo- nacimiento de Alan me han conmovido a las lágrimas, haciendo que retornen vívidamente todas esas horas, llenas de alegría, sorpresa y miedo que todos vivimos esos dos días.

Lo que deseo compartir con ustedes hoy es algo que Katia omitió, tal vez no lo recuerde ella, que para mi fue el "Amén" de una gran oración de vida, y el "Sí a la vida, a pesar de todo": en el primer momento -después de la noticia recibida por el pediatra- que le trajeron al bebé, con la expresión más dulce y bella que le he visto en su rostro, le dijo a Alan: "Pues aunque tuvieras tres ojos, te vamos a amar muchísimo"...

Mi amor y reconocimiento a la gran madre de Alan, mi hija Katia


 Enviado por Gloria Beauregard y Negrete - 17-agosto-2007 a las 15:24 Enviar mail al autor

 

hola me encanta la manera como escribes, eres una gran periodista... muchas felicidades por el cumpleaños de Alan, es un bebe hermoso....oye no has pensado en escribir un libro sobre estas expericiencia???....seria de gran ayuda para muchas mamá que pasan por situaciones iguales.


 Enviado por kevin - 17-agosto-2007 a las 14:02 Enviar mail al autor

 

Katia, ha decir verdad no había leido much tus columnas y con el nacimiento de Alan y el segundo nacimiento de Alan, me has vuelto loca, pasé de unos sentimientos a otros. (todos divinos y enriquecedores) Como tu soy madre soltera de un lindo niño de 10 años, casi 11 yo tengo 28 es una responsabilidad enoorrrmeeee pero te llenará de satisfacciones. Un besote a tí y miles a Alan.


 Enviado por Tatiana - 17-agosto-2007 a las 13:54 Enviar mail al autor

 

Hola Katia! Como todos, esperaba ansiosa este relato desde hace una semana. Sabía que con tu don excepcional para compartirnos todas las emociones por las que pasaste, sería muy conmovedor... pero me quedé corta. Estoy en la oficina, trabajando y por tanto, había que guardar la compostura; de lo contrario, habría llorado al menos un par de ocasiones. ¡Mil felicidades a Alan por elegirte como madre! Harán una gran mancuerna juntos y sé, pasaran a la historia, dejando este mundo mucho mejor de como lo recibieron. Te quiero y te mando mi más sincera admiración.


 Enviado por Teresa Magaña - 17-agosto-2007 a las 12:59 Enviar mail al autor

 

Que bárbara que manera de escribir!! siempre logras conmoverme... Que historia la de Alan y tu cuando se conocieron, pero a la luz de los días, creo que así tenía que ser, Alan llegó para cambiar la vida tuya y de los que te rodean, y hacerlos personas mejores, que suerte que tengas a tus padres a tu lado y que te apoyen, abrazalos lo más que puedas, Alan es un Angel que no pudo encontrar mejor lugar que tu hogar para vivir aqui en la tierra.. Gracias por hacernos parte de tu vida, como periodista y conductora eres genial, pero realmente como persona eres excepcional.. Dios les bendiga siempre


 Enviado por Maribe - 17-agosto-2007 a las 11:49 Enviar mail al autor

 

Hola.. Espere toda la semana para leer de ti, el 2º nacimiento de Alan... Se que no fue como lo imagine.... pero si comparto lo que sentiste. Nadie nunca te prepara ni te advierte que puede pasar.... Solamente los buenos deseos de que nazca bien una criaturita y que tu estes para ver tu obra maestra... Lo mejor es que se te quiere.. los quieren mejor dicho. Dicen que las cosas suceden por algo a quien menos hubieramos querido.... Pero ha pasado y tu estas haciendo lo que a muchos nos falta; difundir, investigar y enseñar que se tiene que echar todas las ganas porquien amamos, para hacerlos una mejor persona... Saludos Katia.. y de verdad nunca pierdas el humor y eso le hayas heredado al pequeño Alan


 Enviado por Silvia Pech - 17-agosto-2007 a las 10:04 Enviar mail al autor

 

Empecé a leer el blog hace aprox 7 meses cuando en este empleo me dieron acceso a internte, con el paso del tiempo espero los viernes para ver qué nuevo tema hay, he aprendido mucho, pero este y el anterior relato del nacimiento del pequeño Alan me tienen conmocionada hecha un mar de lágrimas de emoción y cosas bonitas, qué bárbara felicidades Katia eres admirable ese angelito no podía estar en mejores manos está precioso¡¡¡


 Enviado por Lorena Carrasco - 17-agosto-2007 a las 09:48 Enviar mail al autor

 

Katia:
Te mando un beso ENOOOOOORMEEE ! y otro a Alan. Es impresionante tu capacidad para narrar ese día. Me hiciste pasar por todas las emociones posibles.
Te felicito por ser la super madre y super mujer que eres !


 Enviado por Johanna - 17-agosto-2007 a las 08:03 

 

Muy hermoso Katia. Y muy sincero también, a pesar de que muchos (yo, por ejemplo) no tengamos la referencia inmediata de convertirnos en madres o padres de un niño diferente (¿y quién no lo es?). Supongo que todo lo que se siente en esos momentos, hasta ese pensamiento que no por tramposo es menos real y hasta reprochable de que ojalá haya muerto, es la reacción lógica de ese aquelarre de sentimientos y emociones. Sin embargo, enhorabuena. Por todo lo que viene.


 Enviado por Lilián - 17-agosto-2007 a las 00:53 Enviar mail al autor

 

Katia: No sè porque pero me dieron muchas ganas de escribir. Casi no lo hago sino es para criticar a algunos personajes entre ellos polìticos y uno que otro archirrecontrasuperricachòn nùmero 1 en acumular billete. Sin embargo cuando vì que a tu narraciòn del Segundo Nacimiento de Alan lo habìan leìdo 27 personas pero que nadie habìa hecho comentarios, cuando menos hasta ahorita; sentì la necesidad de decirte, como madre que soy de un joven de 16 años y que es lo que màs quiero en la vida, que èsto que tu describes en ambas narraciones es lo que es ser madre. Lo que tu sentiste desde el primer nacimiento hasta lo que narras como el segundo y todo lo que te falta por vivir con Alan y para Alan es ser madre. Es la espera, la ilusiòn, la emociòn en pocas palabras es el amor màs real que existe en este mundo pero tambièn aveces todo esto acompañado de sorpresas que juntos van sorteando y superando. A tì te tocò justo al nacer Alan, pero aveces es mucho despuès no se sabe cuando; pero como madre a una siempre termina llenàndosele el corazòn de amor y de solidaridad para con los hijos. No quiero que lo que te comentè anteriormente y en seguida parezca una descripciòn idealizada de la madre pero al tener a tu bebè ya te puedo dar la bienvenida al club de las mujeres que este acontecimiento les ha engrandecido la vida. Estoy segura que siempre seràs una estupenda madre para Alan como lo has sido desde el principio y no te preocupes por algùn pensamiento inicial, las mamàs tambièn somos humanos, o no? Con Cariño, Mamà de Beto


 Enviado por Mamà de Beto - 17-agosto-2007 a las 00:40 Enviar mail al autor

 

Wow!! Desde ayer descubri estas notas, las cuales he seguido, pero me refiero a nivel personal. Siempre he creido que los bebes especiales son para madres excepcionales, y tu eres muestra de entereza, ver a tu bebe me conmovio hasta las lagrimas, no por la pena a la que haces referencia. Llore por la impotencia de ver como la gente no esta preparada para este tipo de situaciones, porque somos tan egoistas que creemos que un niño "inteligente" es aquel cuya genetica fue generosa con el. Yo solo quiero manifestar mi profunda admiracion y respeto a ti, y creeme que aunque no he tenido la dicha de tener un hijo, tu Alan me ha robado el corazon. Gracias por las notas.


 Enviado por Laura I Chavez - 16-agosto-2007 a las 22:00 Enviar mail al autor