aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800


 
Dirty Diaries
18-diciembre-2014
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 25718 Ir a los comentarios

 
 

Dirty Diaries es una serie de doce cortos de pornografía feminista producida en Suecia. Llegué a esta serie porque es imposible investigar sobre este tipo de porno –tan escaso– sin tropezarse con ella.

Me ha impactado muchísimo. Sin duda, se distingue de todo lo que por lo general veo. El tipo de personas que participan en los videos, la forma en la que son grabados (desde el tipo de cámara, iluminación, encuadres), los actos que se incluyen (la forma en la que se posicionan entre sí, se tocan, se besan, se miran) definitivamente no son como los del porno mainstream. Lo que me pareció intrigante de algunos de los videos, en esta ocasión (y a diferencia, por ejemplo, de Five Hot Stories For Her, que supongo algún día será un clásico del “porno feminista”), es que el porno parece mezclarse con el arte (posmoderno, underground, experimental) más que con el erotismo (por usar las categorías más típicas de la discusión). Es una nueva forma de expresar sexualidad, una que se sabe política –y es parte de lo que quiere comunicar. Y a la vez, no deja de ser porno, deseo, orgasmos.

Fueron dos los videos que más me encantaron. El primero de ellos es Skins. Me pareció absolutamente fascinante por lo diferente que es: un hombre y una mujer cubiertos completamente por una malla color beige. No parecen humanos. Pero todo el juego con la malla –cómo la van descubriendo, rompiendo, poco a poco– es lo que me pareció hermoso. Se van compenetrando. Deshacen lo que los separa. Con el acto erótico, se revelan entre sí. Se vuelven humanos. A la vez, la malla obliga a pensar en el tacto, lo cual me parece extrañísimo en un video porno: aunque los cuerpos no son más que piel, es una idea que rara vez se evoca en videos mainstream. Se ven penes, vulvas, tetas, anos, pero no cuerpos, no pieles, no personas. No se sienten. Este video es lo opuesto: todo se trata del roce de las pieles, las caricias, el peso de un cuerpo completo encima de otro. En este sentido, no sólo se trata de exponer sexo, sino de que el vidente lo pueda saborear, oler, tocar también. Que se involucre en más de una forma con las imágenes. Por último, la manera en la que la pareja se coge: me pareció hermosa. Cachonda. Íntima. Kinky. El pelo en el pecho de él y la mano de ella recorriéndolo. Cómo se lo come. Cómo él le rasga la malla entre las piernas. Cómo se la engulle. No deja de ser absolutamente explícito –y qué tomas las del blow job que le da a ella–, pero es algo más. Es porno, pero no es porno. Es sexo, pero no es sexo. Es cursi, pero no es cursi. Y eso es lo que me gusta.

El segundo video que me encantó fue el de Brown Cock. Me pareció cachondísimo. Un solo encuadre: la vulva de una mujer. Lo más impersonal del mundo. Y, a la vez, lo que me pareció fascinante de este video es que crea dos personajes. Lo más mecánico, lo convierte en algo humano. Entre la voz de quien recibe el placer –gimiendo, balbuceando–, la voz de su amante y sus manos (todo está en las manos), de algo absolutamente estereotípico del porno resulta algo nuevo. Y la humedad. ¡Lo mojada que está! Cómo se derrama... Existe toda una preocupación (académica) en torno al orgasmo femenino y a su invisibilidad en el mundo de la pornografía (todo depende de la venida de Él, nunca de ella). Este video es impactante porque no deja lugar a dudas que es posible ver el placer de una mujer (palparlo, incluso). Y que para ello no se necesitan acrobacias románticas, sino que basta con estimularla como se debe –con un dedo, con un dildo, con un puño– para que se estremezca de placer. 

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 
 
Acerca del autor
 
Estefanía Vela Barba

Estudió derecho en la licenciatura y en la maestría. Ahora se dedica a la docencia y a la investigación sobre la relación entre el derecho y la sexualidad –y todos los puntos en los que se tocan–.

@samnbk http://about.me/samnbk

Entradas anteriores
 
Lectura recomendada: el feminismo carcelario
 
El Ministro Valls
 
Columna invitada: ¿Feminazi?*
 
Los monstruos feministas
 
Ojos que (no) ven
 
Hombre piropeando hombres
 
Aclaraciones adicionales
 
10 horas caminando por Nueva York
 
Inclusiones y exclusiones
 
La ley del "sí es sí"
 

Calendario de búsqueda