aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800


 
Ayotzinapa y la toma de radiodifusoras
03-noviembre-2014
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 762523 Ir a los comentarios

Estudiantes de 80 escuelas de México, que conforman la Asamblea Interuniversitaria, llevarán a cabo el próximo 5 de noviembre la Tercera Jornada de Acción Nacional e Internacional para exigir la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Esta jornada contempla un paro y movilizaciones nacionales, entre las cuales podría incluirse, nuevamente, la exigencia de abrir espacios de radio y televisión universitarios y comerciales, como ha ocurrido en las últimas semanas. Se prevé, pues, la toma de más radiodifusoras.

El sábado 2 de noviembre, estudiantes de la UAM -según informa el periódico Reforma- tomaron las estaciones ABC Radio y Radio Capital, en Chilpancingo, Guerrero. El miércoles 29 de octubre, estudiantes no identificados tomaron las instalaciones de Radio UNAM y de UAM Radio para difundir un mensaje, en el que denunciaron que las agresiones contra los normalistas evidencian una política sostenida desde el Estado para arrebatar los derechos sociales y los recursos naturales en el país. Ese mismo día, también intentaron transmitir un mensajes en Canal 11, pero no tuvieron éxito.

Días antes, el 24 de octubre, los estudiantes tomaron TV UNAM, para grabar un mensajes que durante la noche fue transmitido por este canal. Paralelamente, también ese mismo día, en Chilpancingo, normalistas tomaron radiodifusoras comerciales, ubicadas en el centro de la ciudad.

Al parecer, estos actos no han sido denunciados ante las autoridades. La toma de radiodifusoras, es importante aclararlo, es un delito federal que puede ser castigado con prisión, pero con una fianza, los culpables pueden obtener su libertad. Agustín Pineda, de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), precisa que en caso de que alguna persona fuera detenida por la toma de radiodifusoras, puede solicitar un amparo para no ser encarcelada, pagando una garantía. Todo lo anterior si no hubiese otros delitos denunciados.

Damos por hecho que ninguna autoridad universitaria pretendería el castigo de los jóvenes que han participado en estos actos. Y qué bueno que así sea, porque de lo contrario el ya de por si tenso ambiente político se agravaría mucho más. Por lo mismo, debe reconocerse la apertura de los medios universitarios. El rector de la UNAM, José Narro, dijo a propósito de la toma de Radio UNAM que los micrófonos de la estación estarían abiertos para los integrantes de la Asamblea Interuniversitaria y evitar así cualquier situación de violencia. En la práctica, directivos de radios comerciales han actuado de una manera similar.

Una pregunta, que parece obvia, pero que no lo es tanto: ¿por qué los estudiantes toman estaciones para dar a conocer su posición? Supongo que es porque hay una enorme necesidad de hacer llegar su mensaje al mayor número de personas posibles, justo a los desconectados de internet. También nos dan el mensaje que las redes sociales, tan utilizadas por los jóvenes, resultarían en consecuencia insuficientes.

Ahora bien ¿Radio UNAM, UAM Radio o ABC son la mejor opción para llegar a un auditorio muy amplio? Sin subestimar los alcances de estas emisoras, es evidente que no. No obstante, la toma simbólica de las estaciones tuvo una cobertura periodística en decenas de medios de comunicación, como un eco, y fue entonces que el objetivo de hacer llegar su mensaje a más personas se alcanzó. Se trató, pues, de una estrategia político-comunicacional efectiva.

Los estudiantes que participan en estas movilizaciones no deberían estar tomando radiodifusoras para amplificar su voz. Más bien, los medios de comunicación en general y en particular los públicos, como los universitarios, son los que están obligados no sólo de informar con amplitud y apego a los hechos lo que ocurre en Guerrero, sino abrir espacios frecuentes, con cierta periodicidad, a estos estudiantes, a los profesores, a las familias lastimadas por esta escalada de violencia que se ha vivido en el país en las últimas semanas. Para eso están los medios públicos, para recuperar también las demandas, las exigencias de la ciudadanía, de viva voz.

La toma de radiodifusoras es una muestra de que la democratización de los medios electrónicos sigue siendo una deuda importante en México y de que el Estado, vía el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), debe incentivar el surgimiento de más medios públicos y sobre todo de más medios comunitarios, y ampliar así los derechos fundamentales de libertad de expresión y derecho a la información.

AZCARRAGA, CON BUENA ESTRELLA EN EL PODER

La revista Expansión (23 de octubre 2014) llevó a cabo una encuesta entre sus lectores para conocer su opinión sobre los beneficiarios de las reformas estructurales. A la pregunta "¿a qué empresarios crees que les va mejor con el gobierno de Enrique Peña Nieto, a quienes igual y a quienes, de plano, peor?", los encuestados ubicaron como el más favorecido a Emilio Azcárraga Jean, de Grupo Televisa, en el primer sitio con 88% de las menciones, mientras a Joaquín Vargas Guajardo, en el último lugar con 23%. Ricardo Salinas Pliego, de Grupo Salinas, y Olegario Vázquez Raña, de Grupo Imagen, son mencionados en un 46%, como entre los empresarios a los que les irá mejor.

De manera similar un 60% de los lectores considera que la reforma de telecomunicaciones fue dirigida para favorecer a algunos empresarios. Cuando se les preguntó a quiénes, un 73% respondió que a Emilio Azcárraga; muy por debajo, con 13% a Ricardo Salinas, un 11% a Carlos Slim y un 3% a Francisco Gil Díaz, de Telefónica.

Otra pregunta interesante fue: "¿Luego de los últimos rumores de adquisiciones ¿quién crees que será el competidor más fuerte de Slim en telefonía móvil?" Los lectores mencionaron en un 60% a Francisco Gil Díaz, con un 26% a Emilio Azcárraga y con un 14% a Ricardo Salinas.

Finalmente los encuestados coincidieron, en un 84%, que Carlos Slim sí podrá ofrecer televisión, como consecuencia de la reforma.

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 
 
Acerca del autor
 
Gabriel Sosa Plata

La radio, la televisión, internet y las telecomunicaciones en general tienen un papel fundamental en nuestra sociedad, pero poco reflexionamos sobre su quehacer cotidiano, sus contenidos, sus servicios o sus avances tecnológicos. También muy pocas veces, nos damos a la tarea de analizar su impacto en la democracia, en las relaciones interpersonales, en la cultura o en la economía.

A los medios de comunicación y a las telecomunicaciones se les puede ver desde diferentes miradas. Por eso es que en este blog tu visión del tema enriquecerá el análisis y nos permitirá conocerlos más, a la luz de los intensos cambios tecnológicos y una digitalización que día con día se impone en los hogares, en los automóviles, en las oficinas y en los dispositivos móviles que nos acompañan cotidianamente.

Soy Gabriel Sosa Plata, estudié la licenciatura y la maestría en Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Desde hace años me dedico al periodismo y a la investigación académica sobre los medios de comunicación y las telecomunicaciones. Actualmente soy profesor de tiempo completo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Xochimilco, comentarista de Radio Educación, socio de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC) y, como se aprecia, un apasionado de los medios y el periodismo.

Conversemos también en twitter.com/telecomymedios

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Ley para la niñez y medios
 
Larrea, Azcárraga y cinco preguntas
 
El Ifetel se entrega al gobierno federal y su ley
 
La entrevista al presidente y los medios públicos
 
¿Cuánto se pagó por las frecuencias de radio FM en México?
 
Otro cambio a política de TV digital, ¿nos afecta?
 
Una ley para la convergencia entre Azcárraga y Slim
 
¿Ley Televisa 2?
 
Nuevas cadenas de TV: otro compás de espera
 

Calendario de búsqueda