aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800


 
El miedo a morir. Endemias, epidemias y pandemias en México: análisis de larga duración
08-abril-2014
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 931037 Ir a los comentarios

 
 
Por América Molina (CIESAS), Lourdes Márquez (ENAH) y Claudia Patricia Pardo Hernández (Instituto Mora)*

El miedo a morir es común en los seres humanos; enfrentar un peligro visible pone en alerta a las personas; pero, cuando ese peligro no se ve, se convive con él, se respira o se lleva a la boca sin darse cuenta, la enfermedad se apodera del cuerpo. Los síntomas aparecen de pronto: fiebre, dolor, postración son algunas de las muchas señales que indican que un extraño ser microscópico ha invadido el cuerpo; la enfermedad se apropia del organismo y el temor comienza a sentirse si no se sabe cómo combatirla. Existen enfermedades propias de ciertos espacios, es decir, endémicas que cuando salen de su nicho y se diseminan rápidamente se convierten en epidemias. Las epidemias pueden causar grandes estragos en periodos muy cortos y en diferentes países o, incluso, continentes; en otras palabras, se convirtieron en pandemias.

Queremos iniciar esta obra titulada El miedo a morir. Epidemias, endemias y pandemias en México con algunas reflexiones acerca del origen y evolución de las enfermedades y cómo se producen, así como del impacto físico, social o emocional que provocan en los seres humanos cuando éstas adquieren un carácter epidémico. El objetivo radica en conocer y entender los procesos infecciosos desde un enfoque biosociocultural, en un análisis de larga duración, desde el siglo XVI hasta nuestros días, de las diferentes enfermedades infecciosas (tifo, cólera, influenza, sífilis, viruela, paludismo y tuberculosis) que adquirieron un nivel de endemia, epidemia o pandemia en el territorio nacional.

El éxito reproductivo y la sobrevivencia de algunos entes vivos en su historia natural evolutiva (virus, bacterias, micro organismos en general) se traducen en la derrota y la muerte de otros; en el caso de los hombres, ser víctimas de una enfermedad que puede disminuir su capacidad y, en el peor de los casos, ocasionar la muerte. De ahí que las epidemias sean un sinónimo del "miedo a morir".

Todos los organismos están en continua interacción ya que comparten el espacio en la tierra. Las estrategias de reproducción y dispersión de los microorganismos, pequeños virus, bacterias y parásitos, entre otros, en ocasiones requieren de ocupar los sitios de diferentes seres vivos (huésped o reservorio) donde se lleva a cabo el proceso de crecimiento, desarrollo y reproducción. Las estrategias de dispersión que garantizan la expansión de virus y bacterias varían de uno a otro, dependiendo de los requisitos específicos de reproducción en determinadas circunstancias y condiciones.

Las migraciones, los viajes en busca de nuevos territorios para comercio, conquista y colonización fueron los responsables de las terribles epidemias que afectaron a los indígenas americanos desde el siglo XVI, quienes padecieron esos microorganismos para los cuales no tenían un aparato inmunológico que les permitiera luchar con ese enemigo minúsculo, pero mortal. Los estragos provocados por la viruela, el sarampión, la rubeola, entre otras enfermedades, han sido reportados ampliamente. Sabemos que causaron un descenso significativo de la población nativa y que la siguieron afectando a lo largo de los siglos hasta la llegada de las vacunas y de las medidas sanitarias y de salubridad, entre otras.


El tifo, de presencia recurrente en nuestro país, podemos considerarlo como una endemia durante el virreinato y hasta el siglo XX; no obstante, podemos identificar sus brotes epidémicos en ciertos años, cuando atacaban y recorrían ciudades y poblados completos. Algunas epidemias de tifo y su mayor virulencia se pueden asociar con el hambre y la guerra. La relación de esta enfermedad con el ecosistema, con las condiciones de vida y salud, en especial, las sanitarias, los hábitos y costumbres y, sobre todo, con las circunstancias provocadas por los enfrentamientos armados son las responsables del gran número de víctimas que se registraban década tras década, de ciudad en ciudad, en poblados grandes y pequeños.


Consideramos que cada cultura percibe la enfermedad de manera diferente, cómo se disemina, qué la causa, cómo se debe controlar. En esta obra encontramos precisamente todas esas similitudes y diferencias en cuanto al impacto de las epidemias, las concepciones sobre su etiología, las medidas de las autoridades, los contextos históricos, políticos, bélicos y económicos que intervienen para entender los espectros globales, generales y los particulares, específicos de cada una. Buscar los por qué de los estragos diferenciales en un mismo país, en una misma ciudad, entre los diversos grupos socioeconómicos, étnicos, hombres, mujeres, niños tiene el objetivo de explicar o tratar de interpretar los resultados ante las enfermedades infecciosas. El éxito en su control requiere un conocimiento de las diferencias.

Varias epidemias se han identificado como producto de la llegada al territorio actual mexicano de nuevas entidades productoras de enfermedad en los organismos nuevos, "vírgenes" en el siglo XVI, en especial en los indígenas.

El grupo fuerte de enfermedades infecciosas (entre ellas, la viruela, el sarampión, el tifo, la malaria y otras plagas) está reconocido como nuevo en América, de acuerdo a los datos históricos de etiología y epidemiología. La viruela fue la primera que ocasionó la más grande devastación en las islas del Caribe, La Española y Puerto Rico, y de ahí llegó a la Nueva España. Para 1524 se había expandido hacia el sur, a Perú y a otras regiones. El sarampión arribó al Caribe en 1529 y dos años después se registraron los primeros casos de enfermos en nuestro país. Por su parte, la influenza y el tifo se diseminaron de aquí al Perú entre los años 1545 y 1547. El tifo, con sus acompañantes, las ratas infestadas de piojos, al parecer, migraron cómodamente como polizontes en los barcos españoles para instalarse en nuevos ecosistemas y lograr el gran éxito reproductivo durante siglos. Las décadas de 1570 y 1580 fueron especialmente catastróficas en Nueva España, ya que el tifo y la influenza se apoderaron del territorio, causando una mortalidad tan alta que provocó un descenso abrupto de población.

La historia de las epidemias es una de la co-evolución de los seres vivos, incluido el hombre. Algunas veces, triunfa el microorganismo o pequeño ser vivo cuando todavía no sé conoce su origen o etiología, mientras en otras ocasiones el animal más poderoso del mundo, el hombre, vence al adversario gracias a los medicamentos y vacunas que permiten garantizar su sobrevivencia, reproducción y diseminación en el planeta. En este largo trayecto, en el que destaca el siglo de la Ilustración, el avance de la microbiología, las campañas higienistas y de salud pública, algunos artículos incluidos en esta obra muestran rupturas y continuidades entre el pasado y el presente. Y en todo este transitar el miedo a morir es una pasión humana de larga duración.

Nota
Este es un fragmento de la introducción a América Molina del Villar, Lourdes Márquez Morfín y Claudia Patricia Pardo Hernández (editoras), El miedo a morir. Endemias, epidemias y pandemias en México: análisis de larga duración, México: CIESAS/Instituto Mora/BUAP/Conacyt, 2013. 558 pp.

* La Dra. América Molina del Villar es investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS); la Dra. Lourdes Márquez Morfín es profesora investigadora titular C en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), y la Dra. Claudia Patricia Pardo Hernández es investigadora en el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, ubicado en la Ciudad de México.

***

Para más información de las actividades que desarrolla el Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt, consulte las páginas México CyT y Gaceta CyT; asimismo, le invitamos a escuchar el programa "Radio 110 grados, El cuadrante científico", transmitido cada lunes a las 14 horas (tiempo del centro).

El blog Con-Ciencia está en facebook y en twitter. ¡Síganos!

***

Nota del editor
El Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora ha publicado también en el blog "Con-Ciencia" los siguientes artículos:

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 
 
Acerca del autor
 
Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt

Este es un blog del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt que tiene el objetivo de dar información relevante de ciencias sociales, ciencias naturales y tecnología; el conocimiento científico y tecnológico creado busca contribuir a la solución de problemas de prioridad nacional que incremente la competividad del país e impulsar el bienestar de la sociedad mexicana. Se publica cada martes.

El Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt es un conjunto de 27 instituciones distribuidas en todo el país, varias de las cuales tienen más de 30 años de historia, convirtiéndose en generadoras de conocimiento altamente especializado y competitivo a nivel nacional e internacional y es un referente para la toma de decisiones en materia de políticas públicas.

Editor del blog: Miguel Acosta Valverde.

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Biocarnada para pesquerías de crustáceos marinos y de agua dulce
 
Avances recientes en el tratamiento de la tuberculosis
 
Un café fríamente calculado
 
Supervisan aeropuertos nacionales con tecnología de Cidesi
 
El feminismo desde la mirada de las generaciones jóvenes
 
Déficit de gobernanza en municipios mexicanos
 
¿Es posible imaginar un Veracruz sin café?
 
El derecho a la ciudad
 
Biofotónica y Nano-biofotónica
 
Fibras ópticas
 

Calendario de búsqueda