aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800


 
Confundir
09-diciembre-2013
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 848811 Ir a los comentarios

Quería comentar con usted los resultados de PISA 2012, porque hace un año le decía, aquí mismo, que la prueba ENLACE apuntaba a una mejora significativa en matemáticas, que PISA tendría que corroborar. Pero no fue así. Aunque el resultado en PISA y ENLACE es muy parecido en lo relativo a alumnos con conocimientos insuficientes (poco más de la mitad), no lo es en los niveles altos. Pero eso va a tener que esperar, porque cerrando la semana pasada, la CEPAL publicó un informe acerca de la situación social (o más bien, de pobreza) de América Latina.

 

La cobertura de esta noticia se centró en que sólo en México aumentó la pobreza, y todos repitieron la misma información, como puede usted ver en El Universal, El Economista o CNN (gracias a @jcpueblita por los links). En todos ellos, se presenta información acerca del nivel de pobreza de varios países de América Latina. En El Universal, se anexa el cuadro I del documento (que más adelante le presento); en El Economista, casi al inicio de la nota aparece: “En Venezuela la tasa cayó 5.6 puntos porcentuales, de 29.5 a 23.9%, mientras en Ecuador pasó de 35.3 a 32.2, en Brasil de 20.9 a 18.6, en Perú de 27.8 a 25.8, en Argentina de 5.7 a 4.3 y en Colombia de 34.2 a 32.9% de los habitantes.” Idéntico al tercer párrafo en la nota de CNN.

 

Fue precisamente ese párrafo el que me llamó la atención, porque en México, dice CEPAL, la pobreza pasó de 36.3 a 37.1% entre 2011 y 2012, mientras que en Perú habría bajado de 27.8 a 25.8%. Pero esto es imposible, porque Perú y México tienen prácticamente la misma distribución (prácticamente mismo coeficiente de Gini, misma proporción al 10% más rico y al 10% más pobre, etc.), pero Perú tiene un ingreso promedio equivalente a dos terceras partes del que tenemos en México. Por tanto, obligadamente es mayor la pobreza en Perú. A menos que se midan cosas distintas, claro.

 

El cuadro en cuestión es éste:


Como puede observar en la nota de pie, nos informan que los datos de Colombia y Perú son proporcionados por sus organismos de estadística. Lo que no dice, ni en el cuadro ni en el texto que lo comenta, es que las definiciones de pobreza en esos dos países, y en Brasil, no coinciden con la medición utilizada para los demás países. La información puede verse directamente en la página de CEPAL, en donde usted podía encontrar el viernes cuatro enlaces: al documento informativo y a “versiones preliminares” de los capítulos I, III y IV. El cuadro que le muestro, así como el texto que sirvió de base al boletín y a las notas de prensa comentadas, proviene del documento informativo. Y ahí no hay nada más.

 

Si usted va a leer la “versión preliminar” del capítulo I, podrá encontrar la advertencia de que Brasil, Colombia y Perú tienen otra metodología, y además podrá ver la forma en que CEPAL estimó la pobreza en los demás países. Pero eso sólo ocurrirá si usted busca, y además lo tendrá que hacer en una “versión preliminar”.

 

No hay duda de que los continentes con mayor desigualdad y pobreza somos nosotros y África, aunque ellos cuenten con naciones independientes desde hace poco más de medio siglo y nosotros tengamos cuatro veces más tiempo en esa condición. Tampoco me parece extraño que en México haya subido la pobreza en 2012, por la forma en que se mide. Pero lo que no es correcto es utilizar dos mediciones diferentes, y hacerlas pasar como si fuesen lo mismo.

 

En la figura 1 le presento los datos de los ocho países más grandes de América Latina, correspondientes a la población que vive con menos de 2 dólares diarios, que sigue siendo una referencia de pobreza internacional (que tiene muchos defectos, pero es sólo para poder comparar). Los datos vienen del Banco Mundial.


Como puede usted ver, hay dos grupos de países. En el círculo azul, abajo a la derecha, estamos México, Argentina, Uruguay y Chile, en donde la población que vive con menos de dos dólares diarios está entre 1 y 5%. En el otro grupo, arriba del círculo, están los otros cuatro países: Brasil, Colombia, Perú y Venezuela, en donde la proporción de personas con menos de dos dólares diarios está entre 10 y 20%. Por otra parte, es evidente la reducción de esta proporción en el tiempo, pero con trayectorias y ritmos diferentes. En esta medición, la pobreza en México se reduce en los últimos años.

 

Pero es una medición inadecuada, por varias razones. Por eso los países han desarrollado metodologías más adecuadas para medir la pobreza. En la figura 2 puede usted ver dos formas de medir pobreza, en México y en Perú. La primera medición es la mostrada en la figura 1, y la segunda es la línea de pobreza, que cada país define diferente.


México está de color verde. Oscuro en la línea de 2 dólares, claro en la línea de pobreza. Perú está de rojo. Note que si medimos proporción de población con menos de dos dólares, la pobreza en Perú es tres veces mayor: de 4 a 12% de la población. En cambio, si medimos con la línea de pobreza, Perú tiene 27% (lo que está en el cuadro de CEPAL), y México tiene 51%. Y observe además cómo con la medición de línea de pobreza de México, la pobreza crece, mientras que si medimos proporción con menos de 2 dólares diarios, la pobreza baja. La razón: medimos cosas diferentes. Profundamente diferentes.

 

El tema de la pobreza en América Latina es un tema muy sensible, porque nuestros gobiernos, durante todo el siglo XX, han afirmado que es su principal preocupación. No es independiente este tema del flagelo político latinoamericano, el populismo. Por lo mismo, debería ser un tema que las agencias internacionales trataran con cuidado. CEPAL no ha hecho eso en esta ocasión. Siempre podrán argumentar que en su documento técnico todo es claro, pero es una excusa falaz. El documento de divulgación, así como su boletín de prensa, confunden a la opinión pública.

 

CEPAL tiene una triste historia, que no mejora en nada con este tipo de errores. Y luego nos preguntamos por qué el resto del mundo se ríe de América Latina, especialmente de cómo entendemos y manejamos nuestras economías. Lástima.

 

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 
 
Acerca del autor
 
Macario Schettino

Este espacio existe para aprender y discutir sobre economía. Ciencia de la que todo el mundo opina, pero no siempre entiende.

Entender cómo funcionan los mercados, las finanzas y los consumidores resulta muy importante para la vida diaria. Por eso vale la pena conocer lo que los economistas han aprendido, aplicarlo a nuestra realidad y discutirlo.

Decidimos llamarlo "Economía 2.0" para hacer referencia al concepto Web 2.0, es decir, a "la intercreatividad, la participación colectiva". Aunque buena parte del conocimiento lo obtendremos de quienes se han dedicado a estudiar esta ciencia, otra parte, la que tiene que ver con nuestra realidad, la construiremos juntos en este espacio.

Del blogero:

Macario Schettino es ingeniero químico, maestro en economía, doctor en administración y casi doctor en historia. Ha dado clases por más de veinte años, y escribe Economía Informal desde 1993. Ha publicado 15 libros, ocho de ellos de texto, acerca de México, economía, y ciencias sociales en general.

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Dejar de comer
 
Trabajar menos
 
Menos empleos
 
Diferente ritmo
 
Problema fiscal, en Estados Unidos
 
¿Qué hacemos?
 
Pagamos menos que los demás
 
Quién paga más
 
Más gasto
 
Mentiras de los maestros
 
Ms del bloguero
En las columnas de EL UNIVERSAL
Su sitio personal

Calendario de búsqueda