aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800


 
La facticidad de internet
03-octubre-2013
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 25429 Ir a los comentarios

por Enrique Tamés

Depende del filósofo en turno, si es Tomás de Aquino, Descartes o Heidegger. Sin querer entrar en peripecias intelectuales, por lo fáctico se entiende lo que se sostiene en la experiencia, en el hecho, casi en la evidencia. De allí que se suele encasillar a la existencia física, mundana y empírica como lo real: lo que cruje, como dice un buen amigo. Por otro lado y en otros registros se encuentra lo virtual, como una burbuja transparente, etérea, ingrávida, con poco corpus y muchos significados, igual de volátiles.

Hasta aquí la dilucidación cuasi cartesiana. ¿Qué pasa en un mundo cuando aquello que se dice virtual deja de ser volátil y liviano, transita a través de un proceso espiritoso, para ir adquiriendo dimensión, consistencia y solidez?

La pregunta comenzó a aparecer en mi mente hace algunos años, cuando confrontaba a algún alumno acerca de la veracidad de sus fuentes o el fundamento de sus juicios. La respuesta explotaba en un tono insulso pero lleno de seguridad: lo encontré en internet.

De esos episodios, repetidos a lo largo de los años, una y otra vez, aparece hoy en día el fenómeno con toda su fuerza, lo que hace pensar que lo virtual se sostiene con más facticidad que lo real. En estas fechas, hace 8 años, Kenneth Goldsmith citaba: If it doesn´t exist on the internet, it doesnt exist. Algún tiempo después, Google arropaba el pleonasmo: If its not on Google, it doesn´t exist. Hoy en día, la circulación virtual supera por cien la circulación real.

La información no se entiende fuera del espacio circundante de una pantalla virtual. Ropaviejeros cibernéticos, que transportamos cada vez más información, y que de acuerdo con el nuevo modelo de las redes de información, ya no será necesario cargar con tanta cosa. Basta conectarse con la nube. Transitemos por algunos ejemplos.

A raíz de la cómica disputa, y una disculpa por no encontrar un adjetivo más serio, entre una periodista y una conductora, de un hecho trágico, el mar de información no se dirige a la constatación de los hechos de la vida real, sino al apabullamiento juicioso de las redes sociales. ¿es verdad? ¿no es verdad? ¿qué es verdad? La verdad, es que a la mayoría le importa participar como avatares virtuales en la verbena acusatoria, lo demás es lo de menos.

La aparición reciente de los llamados memes ha hecho que se profundice la inclinación por la empatía emotiva, independientemente si es veraz o no. A final de cuentas, el neologismo facebookiano es me gusta. Y en el mundo virtual, que tal vez ahora se debe llamar factual, entre la fascinación del gusto a la evidencia sensible, no hay diferencia.

Otro caso, por demás interesante, es el de la construcción de las evidencias fotográficas o videográficas en cuanto tránsito callejera existente, sea legal o ilegal. Como muy bien bautizó María Bustillos el pasado mayo en The New Yorker, no vivimos los tiempos del Big Brother, sino la Era de los Little Brothers. Cada uno, apoquinando desde ésta y no otra perspectiva territorial, van, vamos, construyendo la realidad fáctica virtual.

Termino con uno de mis videos youtubsianos favoritos, lo confieso: Where the hell is Matt. http://www.youtube.com/watch?v=zlfKdbWwruY. Más apabullante que el video, es la explicación en tono de burla que le da Matt a las peripecias globales de su aventura. Dice Matt, http://www.youtube.com/watch?v=ogcqFaNbah4, que basta tomar una imagen de una ciudad cualquiera, escribir en el super que se trata de Zanzíbar, para que todo mundo piense que en efecto es Zanzíbar.

Tal vez es tiempo de intercambiar los adjetivos, o aglutinar uno en otro, hacer que lo real sea lo virtual. Total, el obispo Berkeley estaría más que contento con la humanidad.

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 
 
Acerca del autor
 
Centro de Estudios sobre Internet y Sociedad del Tecnológico de Monterrey

Virtualis es un espacio para reflexionar y analizar las implicaciones de la tecnología en la sociedad del nuevo siglo.


Cuatro investigadores del Centro de Estudios sobre Internet y Sociedad, CEIS, del Tecnológico de Monterrey conversarán contigo desde diversas perspectivas, no sólo sobre el impacto de la preeminencia tecnológica en la sociedad, sino también sobre lo que todos hacemos con ella, cómo nos la apropiamos, la disfrutamos y la padecemos.


Enrique Tamés. Doctor en Educación y Tecnología. Profesor e investigador de Historia del arte, educación y tecnología. Dirige la Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales.


Jacob Bañuelos. Doctor en Ciencias de la Información. Profesor e investigador de imagen digital, fotoperiodismo y medios para el desarrollo. Dirige la maestría en comunicación.


María Elena Meneses. Doctora en Ciencias Políticas y Sociales. Profesora e investigadora de medios de comunicación,Internet y Sociedad de la información. Coordina la Cátedra Sociedad de la información y la revista científica Virtualis del Tecnológico de Monterrey


Paola Ricaurte Quijano.Doctora en Ciencias del Lenguaje. Especialista en ciberculturas, ciberpolítica, ciberactivismo y alfabetización digital.

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Alerta Amber México
 
Total Play o total fail: el consumidor siempre pierde
 
Los retos del IFETEL
 
Los tiempos del Big Data
 
Facebook y Google ¿conectarán al mundo?
 
Jóvenes y participación política
 
Google Glass y los límites del futuro
 
Huella Digital
 
México: Mal desempeño en comunicación digital
 
Correa, el más conversador en Twitter
 

Calendario de búsqueda