aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800


 
Excelente noticia
03-septiembre-2012
Ir a la portada del BlogComentarios: 0 Lecturas: 37281 Ir a los comentarios

Los resultados de la prueba ENLACE presentados el miércoles pasado son una de las mejores noticias que podríamos recibir, aunque nadie en los medios parezca haberse dado cuenta. Es, en verdad, una EXCELENTE noticia, y remarco el calificativo porque lo que voy a comentar con usted es precisamente la cantidad de niños y jóvenes que están en el nivel de excelencia en matemáticas. No analizo ahora español y ciencias, pero se lo prometo para la próxima semana, si no ocurre nada extraordinario.

 

Cuando México presentó por primera vez un examen internacional en serio, el PISA de 2003, confirmamos el terrible estado del sistema educativo nacional. Los números fueron oficiales a fines de 2004, y pronto se empezaron a tomar algunas medidas para entender mejor lo que ocurría. Entre las primeras se creó una prueba similar a PISA para aplicar a los niños de sexto de primaria y a los jóvenes de tercero de secundaria. Fue entonces que supimos que uno de cada tres niños de primaria tenía problemas con matemáticas, pero dos de cada tres jóvenes de secundaria ya no entendían nada.

 

Más interesante aún, el examen PISA nos informó que sólo 3 de cada cien jóvenes mexicanos alcanzaba el nivel de excelencia (módulos 5 y 6 de ese examen). Este dato es, en mi opinión, el más importante, porque son esos jóvenes los que después se convierten en los líderes transformadores de la sociedad. Ya sea como científicos, profesores, o como empresarios, innovadores, políticos o gente de medios, el liderazgo social surge de ellos. De cohortes de cerca de 2 millones de niños, apenas 5 mil alcanzaban ese nivel cada año. Y, la verdad, me parece imposible transformar a México en un país competitivo, democrático y justo con apenas 5 mil líderes sociales al año.

 

En las pruebas de 2006 y 2009 esta cifra creció un poco, pero me parecía que ese crecimiento era simple variación estadística. Sin embargo, los datos que ahora publica ENLACE indican otra cosa. En la figura 1 le presento los resultados de ENLACE en sexto de primaria en matemáticas, de 2006 a 2012. La barra azul de hasta abajo corresponde a los niños que tienen nivel insuficiente, la roja es de quienes alcanzan el nivel elemental, mientras que la verde es nivel bueno y la morada, excelente.

 

 

Note usted que en 2006, un par de años después del golpe que fue PISA, el número de niños en niveles bueno y excelente era de sólo 14%, mientras que quienes apenas alcanzaban nivel elemental eran 86%. Específicamente en excelencia estaba el 1% de los niños. Ese mismo año (como veremos en la figura 2), los jóvenes de tercero de secundaria en excelencia en matemáticas eran 0.4%, prácticamente lo mismo que había indicado el PISA 2003 (0.3%) y lo que reportó PISA 2006 (0.4%).

 

Vea usted cómo en el transcurso de los años, que son nada más siete, la barra morada que era casi inexistente se empieza a notar, y para 2012 ya es casi igual que la barra azul de ese año. Dicho de otra forma, hay tantos niños en excelencia al terminar primaria como niños en nivel insuficiente. En la suma, quienes están cuando mucho en nivel elemental son ahora 60%, frente a 86% que eran, y quienes están por encima son ahora 40%, y eran nada más 14%. Esta transformación es revolucionaria.

 

El mismo fenómeno ocurre en secundaria, pero con un poco de rezago como puede verse en la figura 2. En tercero de secundaria, en matemáticas, apenas había 4% en niveles bueno y excelente en 2006. Note usted la diferencia entre primaria y secundaria: hay una pérdida de personas en nivel de excelencia durante la secundaria.

 

 

Sin embargo, al igual que ocurre en la primaria, la transformación es espectacular. De ser sólo 4% los jóvenes en nivel bueno y excelente en 2006, pasan a ser 20% en este 2012. Es un crecimiento de cinco veces, es una tasa de crecimiento anual de casi 30%. No se me ocurre nada que crezca a esa velocidad. Pero el cambio en la barra morada es todavía más importante. En 2006, decíamos hace un momento, sólo 0.4% de los jóvenes de tercero de secundaria estaban en nivel de excelencia (son los cinco mil jóvenes de los que hablaba al inicio). En 2012, son poco más de 75 mil jóvenes, es decir, 15 veces más, que representan el 6% de ese nivel escolar. La tasa de crecimiento promedio anual en el nivel de excelencia es de casi 50%.

 

Pero esta transformación parece ser aún más importante. Si seguimos por cohorte a los niños que terminan primaria y pasan a secundaria, como en la figura 3, podemos ver que se logra mantener en ese nivel a cerca de 82% de ellos. Es decir, en 2006 egresaron de primaria 18,335 niños en nivel de excelencia, y tres años después, se mantenían en ese nivel, al salir de secundaria, 14,864 jóvenes, el 81%. Esta cifra se mantiene más o menos estable en los pocos años que tenemos de información, de forma que para imaginar el futuro, en la figura 3 mantengo esa proporción con los niños que han egresado de primaria en los tres años pasados y para los cuales sabemos ya en qué nivel estaban.

 

 

La barra azul es la cantidad de niños en nivel de excelencia egresados de primaria en cada año mostrado en la figura, mientras que la barra roja corresponde a los niños que lograron mantenerse en excelencia tres años después, al egresar de secundaria. La barra de color carne corresponde a cuántos jóvenes tendremos en excelencia al salir de secundaria en los próximos tres años, si la proporción se mantiene como ha estado. Para 2015, saldrán de secundaria 200 mil jóvenes en nivel de excelencia, frente a los menos de 5 mil que salían en 2006. En diez años, habremos multiplicado por cuarenta la cantidad de jóvenes en este nivel.

 

Eso va a transformar la demanda de educación superior en los próximos años. Si estamos teniendo ya un 20% de niños que no tienen problemas con matemáticas, cinco veces más que hace apenas siete años, esto significa que la demanda de las carreras de ingeniería debe crecer de forma muy notoria a partir de 2013 (el cambio en sexto de primaria se empieza a notar en 2007, y los seis años de media y media superior implican que justo dentro de un año tendremos un salto en demanda). Ésa es una excelente noticia. La próxima semana que analicemos lo que pasa con las ciencias veremos si además de ingenierías, tenemos gran demanda para otras carreras en ciencias básicas.

 

Ahora bien, antes de emocionarnos demasiado, hay que esperar a ver si en la prueba PISA que se presentó este año, y cuyos resultados veremos hasta el próximo, este fenómeno se replica. Puesto que la medición de los resultados está, de una forma u otra, en manos de quienes controlan la educación, sólo una evaluación externa nos puede garantizar que las cosas se están haciendo bien. En principio, yo me inclino a pensar que estos datos son correctos, a pesar de varias fallas en medición que no son despreciables. De hecho, en la figura 4 le presento parte del problema.

 

En esta figura puede usted ver la cobertura del examen ENLACE en secundaria. De acuerdo con el documento "principales cifras ciclo escolar 2010-2011" (el más reciente que encontré), hay 6,137,546 alumnos en secundaria. Presentaron la prueba ENLACE sólo 5,154,319, cerca de un millón menos. Pero hay otro millón de jóvenes que no podemos considerar en el análisis: 300 mil porque no tienen datos en matemáticas, y 700 mil porque sus exámenes son dudosos. Esto lo podemos saber porque ENLACE lo reporta, de manera que en las cifras que le comentaba antes ya quité esos exámenes dudosos (si no lo hubiera hecho, aparecerían 110 mil jóvenes en nivel de excelencia, pero 35 mil de ellos están en duda).

 

La figura 4 muestra esta diferencia por entidad federativa. La barra azul indica cuántos jóvenes presentaron la prueba ENLACE contra el total de jóvenes en secundaria, mientras que la barra roja indica cuántos de esos exámenes son seguros. La diferencia entre la barra roja y la azul son exámenes dudosos. Esta figura indica los problemas que tenemos todavía.

 

 

Oaxaca, Guerrero y Michoacán están fuera de la evaluación. Especialmente Oaxaca, en donde el número de jóvenes evaluados es menos de 1%. Pero hay entidades como Chiapas y Tabasco, en donde la cobertura del examen superó 85%, pero más de la mitad de esos exámenes están en duda. En Tabasco casi 45% de los exámenes de matemáticas de tercero de secundaria son dudosos, mientras que en Chiapas esta cifra es de 43%. Menos grave, pero también preocupante es lo que ocurre en Sonora (40%), Sinaloa (32%), Morelos (24%), Zacatecas (23%), Campeche (23%), Puebla (18%), Durango (15%), y entre 10 y 15% de exámenes en duda en los estados de Guanajuato, Veracruz, Chihuahua, Hidalgo, Nayarit y Michoacán. En este último no sólo no dejan los maestros que se aplique ENLACE, sino que 1 de cada diez aplicaciones resultan dudosas.

 

Por estas razones, y por la duda natural de que quienes evalúan tiene relación cercana con los evaluados, será hasta que conozcamos los resultados de PISA 2012 que podremos confirmar esta información. Si se confirma, estamos frente a una transformación brutal del sistema educativo, que no puede tener otro resultado que convertir a México en un país distinto en una década, tal vez dos. Mientras vemos, borre de su mente las ideas que tiene sobre el sistema educativo mexicano. La creencia generalizada de que es un fracaso, que tiene su origen en los resultados de 2003, tendrá que corregirse con lo que vemos ahora.

 

Si Felipe Calderón quiere informar algo, bastaría con informar esto. Si se corrobora, será el gran logro de su sexenio, que le deberá en buena medida a su secretaria de Educación, Josefina Vázquez Mota, y un poco menos a sus dos sucesores, Alonso Lujambio y José Ángel Córdoba. Los menciono porque bastante les costó impulsar medidas que, ahora vemos, eran correctas. Más que eso, han sido revolucionarias.

 

 

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 
 
Acerca del autor
 
Macario Schettino

Este espacio existe para aprender y discutir sobre economía. Ciencia de la que todo el mundo opina, pero no siempre entiende.

Entender cómo funcionan los mercados, las finanzas y los consumidores resulta muy importante para la vida diaria. Por eso vale la pena conocer lo que los economistas han aprendido, aplicarlo a nuestra realidad y discutirlo.

Decidimos llamarlo "Economía 2.0" para hacer referencia al concepto Web 2.0, es decir, a "la intercreatividad, la participación colectiva". Aunque buena parte del conocimiento lo obtendremos de quienes se han dedicado a estudiar esta ciencia, otra parte, la que tiene que ver con nuestra realidad, la construiremos juntos en este espacio.

Del blogero:

Macario Schettino es ingeniero químico, maestro en economía, doctor en administración y casi doctor en historia. Ha dado clases por más de veinte años, y escribe Economía Informal desde 1993. Ha publicado 15 libros, ocho de ellos de texto, acerca de México, economía, y ciencias sociales en general.

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Energía: barata, abundante y limpia
 
Precios de alimentos
 
Rechazados
 
Mercado y Revolución
 
Transformación energética
 
Más números de la elección
 
Primer vistazo
 
El mito del gasto social
 
Dinero que no alcanza
 
Energía y el futuro
 
Ms del bloguero
En las columnas de EL UNIVERSAL
Su sitio personal

Calendario de búsqueda