aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800


 
Mucho ruido mucho daño...
09-febrero-2012
Ir a la portada del BlogComentarios: 1 Lecturas: 25458 Ir a los comentarios

¿Cuándo fue la última vez que estuviste tan sólo unos segundos en algún lugar o espacio de tiempo donde no se escuchaba nada, ni siquiera el ruido del refrigerador?  Es muy raro al menos para mí, tener un espacio de total silencio a no sea que tenga bloqueado el sonido con tapones pero de esa manera lo que escucho es el sonido hipnótico de mi respiración, también debo decir que es bastante relajante.

<br> <br>

La  realidad es que en todos lados y a todas horas hay ruido, ciertamente hay grados de sonidos y escándalos, pero si ponemos tantita atención desde antes de las 7am ya se escuchan gritos bastante altos del señor del gas, el de la basura, perros ladrando en consecuencia, el claxon de los coches, la corneta del que vende bolillos y un sinfín de variedades más de sonidos estridentes.  Un estudio en Estados Unidos revela que hay más quejas de la ciudadanía por ruido urbano que por delincuencia.

<br> <br>

No podemos aislarnos del ruido aún cuando vivamos en un bosque o alguna zona alejada de la civilización, tanto es molesto despertar con el canto de un gallo como con el sonido de un claxon, lo digo por experiencia.  Es decir, aprendemos a vivir con él, nos acostumbramos hasta que dejamos de identificarlo, sin embargo aunque lo escuchemos como parte del escenario el ruido silenciosamente va minando  nuestra salud.  Expone a nuestro cuerpo a estar en un estado de alerta permanente sin que nos demos cuenta, este estado de alerta hace que liberemos adrenalina y en consecuencia genera que tengamos la presión alta.  Del mismo modo  se da un desbalance en las hormonas del estrés lo que debilita el sistema inmunológico y lo que nos hace más vulnerables prácticamente a cualquier enfermedad.  Hace más daño tanto al cuerpo como al cerebro los sonidos repentinos como un azote de puerta, gritos o carcajadas en la oficina, motores de motocicletas, camiones,  etcétera, que los sonidos constantes como lo sería y ruido del refrigerador o la bomba de agua. Sin embargo constantes o interrumpidos sí generan daño.  

<br> <br>

Aunque nos molesta, paradójicamente buscamos instintivamente estar cerca del ruido para tapar aquél ruido molesto. ¿Por qué no buscar el silencio?

<br> <br>

Una buena manera es regalarse unos diez minutos al día,  cerrar la habitación o la oficina y usar audífonos aisladores de sonido pero desde luego sin poner música. Esto ayudará a que el cerebro se adapte y asimile  las emociones y estímulos recibidos durante el día. También se puede practicar la meditación, nada extravagante sólo por unos minutos, cerrar los ojos y concentrarse en la respiración,  solamente  dejarse llevar por la inhalación y la exhalación. Con esta práctica eventualmente la podremos llevar a cabo aún, cuando estemos en medio del ruido lo que nos ayudará a relajarnos.

<br> <br>

Sígueme en Twitter @reginakuri

 

 

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 

Estamos tan acostumbrados al ruido, que cuando llegamos a una habitación con alguna persona para charlar y no hay ruido, normalmente empezamos a susurrar, después de unos minutos los dos nos quedamos con cara de "¿y porque estamos hablando asi?". Pero también el silencio nos da miedo, como cuando tenemos la oportunidad de estar en unas grutas, o cerca de tecolutla en un estero hay una zona identificada "del silencio", creo que ese silencio lo asociamos con la soledad, podemos vivir o hacer cosas solos siempre y cuando exista ruido. Si, lo más maravilloso es relajarnos, respirar y disfrutar de las cosas, es tan hermoso el ruido de los carros pasar por el pavimento a las 6 de la mañana que parecen el rompimiento de las olas en una playa.

 Enviado por Cesar Ortega - 09-febrero-2012 a las 19:07 Enviar mail al autor

 

Estamos tan acostumbrados al ruido, que cuando llegamos a una habitación con alguna persona para charlar y no hay ruido, normalmente empezamos a susurrar, después de unos minutos los dos nos quedamos con cara de "¿y porque estamos hablando asi?". Pero también el silencio nos da miedo, como cuando tenemos la oportunidad de estar en unas grutas, o cerca de tecolutla en un estero hay una zona identificada "del silencio", creo que ese silencio lo asociamos con la soledad, podemos vivir o hacer cosas solos siempre y cuando exista ruido. Si, lo más maravilloso es relajarnos, respirar y disfrutar de las cosas, es tan hermoso el ruido de los carros pasar por el pavimento a las 6 de la mañana que parecen el rompimiento de las olas en una playa.

 Enviado por Cesar Ortega - 09-febrero-2012 a las 19:07 Enviar mail al autor

 
 
Acerca del autor
 
Regina Kuri

Me llamo Regina, me encanta la música, leer novelas, hago box y camino mucho. Podría vivir dentro de un cine y amo que una actuación me conmueva tanto que me haga llorar. Lo que más me gusta es soñar de preferencia dormida, aunque lo hago más despierta por el mal dormir. Estudié la carrera actuación en La Escuela Rusa e Historia del Arte. Tengo arduos estudios prácticos y teóricos en adicciones. He vivido todo lo que he querido, por supuesto con sus merecidas consecuencias buenas y malas. Colaboro en Segunda Emisión de WRadio. Soy autora de los libros Girando en un tacón y !Ya Aliviánate! con Ed. Diana. Sígueme en twitter @reginakuri

Entradas anteriores
 
Dormir y verse bien
 
Ayuda a la Sierra Tarahumara
 
Mi paso por Bikram
 
Prueba de racismo
 
Prueba de racismo
 
Conéctate
 
Suelta el enojo...
 
El pensamiento y la emoción
 
Temblores que sacuden
 
Trenes que van y vienen
 

Calendario de búsqueda