Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

 
 
Clásicos del cine porno: Debbie Does Dallas
20-mayo-2011
Ir a la portada del BlogComentarios: 8 Lecturas: 33968 Ir a los comentarios

 
 
¡Oh Bambi!, ¿dónde estás?
Para leer la primera parte de este texto, haz click aquí


“Deep Throat” creó una industria millonaria que buscaba, a cada nuevo título, emular el éxito económico de aquella cinta pionera en el género. Se trataba de la llamada “Era Dorada del Porno”, misma donde surgieron grandes y míticas cintas como Behind The Green Door (1972), The Devil in Miss Jones (1973) y Emannuelle (1974) entre muchas otras. Pero una que destacaba por sobre todas ellas, la que al paso del tiempo se volvió tal vez más popular que “Deep Throat” misma fue, sin lugar a dudas, “Debbie Does Dallas”.


Filmada en 1978, “Debbie Does Dallas” fue dirigida por Jim Clark, otro de los tantos directores de la época que, aparte de ir tras los millones, veía en el porno la oportunidad de filmar, no importando que se tratara de una cinta pornográfica.


El argumento de la cinta era de lo más sencillo: una chica, llamada Debbie, es porrista de una escuela local. Su sueño es convertirse en porrista del mejor equipo, los Vaqueros de Dallas, pero no tiene dinero para hacer el viaje y realizar el cast. Sus amigas –también porristas- deciden ayudarla, pero descubren que el sexo es la mejor forma de conseguir buen dinero.

La historia fue creada por el propio Clark luego de que conociera a la que se volvería su protagonista, una joven rubia de 23 años, delgada y de ojos azules con una sonrisa perfecta. Clark mismo la bautizó como “Bambi Woods”, por sus tiernas expresiones y su cuerpo delgado. Se dice, aunque no hay datos duros al respecto, que Bambi había sido en realidad porrista pero que jamás la aceptaron en los verdaderos Vaqueros de Dallas.

El título de la cinta fue invención de uno de los colaboradores de Clark. El juego de palabras estrictamente no tiene sentido: la cinta ni se filmó en Dallas y Debbie nunca tiene sexo con nadie de allá, pero el juego fonético y el doble sentido lo volvieron muy populares. Es de hecho, tal vez, uno de los mejores títulos de película porno de todos los tiempos.

¿Por qué es tan popular “Debbie Does Dallas”?

La principal razón es porque “Debbie…” introduce un elemento hasta el momento ajeno a las demás películas porno de la época: “la chica de a lado”, o lo que es lo mismo, the girl next door. Como bien dice Clark - aunque suene fuerte- “no es novedad ver a la prostituta local teniendo sexo, pero ¿qué tal ver a aquella vecina guapa de al lado desnuda y jodiendo con unos tipos?”. Bambi Woods era esa chica, la vecinita joven, guapa, de buen cuerpo, linda sonrisa y que, a diferencia de prácticamente todas las protagonistas de cine porno de la época, no parecía ser una perversa ni una experta en el tema. Bambi no tragaba penes a profundidad como Linda Lovelace, pero tampoco tenía la fachada decadente de aquella.

Bambi Woods parecía ser, simplemente una chica inocente, que además cumplía con el fetiche norteamericano por excelencia: era porrista de futbol americano. Clark lo que le ofrecía al público es, ni más ni menos, una de sus fantasías sexuales primigenias hecha película porno.

Así, Clark mediante su cámara nos dejaba entrara al vestidor de las chicas, las veíamos desnudarse, cambiarse de ropa, incluso bañarse. La perversidad, al menos en los primeros instantes de la cinta, no era de los personajes sino de nosotros que, a través de la lente del director, nos convertíamos en fisgones de un lugar al cual no habíamos sido invitados. Interesante cambio de rol en una película porno.

Clark tampoco mostraba pudor alguno en las escenas de sexo duro. De hecho, fue de los primeros en probar los “close ups clínicos”, o lo que es lo mismo, las tomas cerradísimas a los genitales penetrando. Tampoco había temor por prácticas como los tríos, la masturbación o las prácticas lésbicas. De todo eso hay en Debbie Does Dallas, y al centro, la belleza e ingenuidad de Bambi Woods.

Como usualmente sucede con las películas de culto, su éxito no vino en la exhibición comercial, entre otras cosas porque dichas proyecciones fueron obstaculizadas por la demanda de las verdaderas porristas de los Vaqueros de Dallas. El nombre del equipo en realidad nunca se menciona en la cinta (sólo se hace alusión a “el equipo de Dallas”), pero la institución argumentaba que el traje que utilizaban Debbie y sus amigas era una copia del clásico uniforme de las vaqueritas.

Irónico, las vaqueritas de Dallas, institución que hace del sexo la materia prima para vender su propia imagen (¿o me van a decir que las vaqueritas no gritan sexo dentro de sus uniformes escotados y sus shorcitos pegaditos?) no querían verse involucrados –ni de rebote- en una película porno.

La cinta se volvió popular gracias a su distribución masiva en los nacientes formatos de video portátil casero, como el Beta y el VHS. Hoy en día es posible encontrar Debbie Does Dallas en DVD y seguramente llegará a Bluray, con ventas constantes y sonantes aún en estos días.

bwoods

El culto hacia esta cinta surgió cuando, sin dejar rastro, Bambi Woods simplemente desapareció para siempre. La cantidad de historias alrededor del paradero y la verdadera identidad de Bambi son lo que realmente hacen fascinante a la cinta.

Se dice que para la filmación de la segunda cinta, Bambi ya estaba metida en drogas, por lo que prácticamente a la fuerza la obligaron a filmar. Después de aquella cinta, jamás se supo nada de ella. Algunas fuentes afirman que murió de una sobredosis en 1986. Otras versiones aseguran que simplemente se retiró del negocio y que vive felizmente con su esposo e hijos.

Clark mismo es entusiasta de esta última versión, por lo que jamás reveló el nombre verdadero de Woods, “para que no la molesten en su pacífica y feliz vida”. Existen historias y teorías al por mayor: hay quien afirma haber recibido un email de Woods a partir del documental “Debie Does Dallas Uncovered” donde afirma estar bien y aclara que abandonó el porno por las “prácticas poco éticas” en la industria y contra las mujeres. Una última versión dice que, después de meses de parranda con Ace Frehly, del grupo de rock Kiss, recapacitó sobre su vida y regresó a casa de sus padres para mudarse y empezar una nueva vida incluso con otros nombres.

Todas estas teorías tienen algo en común: la idea subyacente de que si te dedicas al porno terminarás muerta o infeliz. Algo similar sucedió con Linda Lovelace, así mismo “debió” suceder con Bambi Woods. El tiempo, sin embargo, cambiaría incluso esta percepción, pronto llegaría una segunda o tercera generación de estrellas porno que no sentirá vergüenza por su profesión, que no se dejaría engañar económicamente por los productores y que, al contrario, se convertirían en las nuevas estrellas del espectáculo e incluso de la cultura. Pero de eso en otra entrega, cuando hablemos de aquella mujer llamada Sasha Grey….


EN CARTELERA


Perder ganando…

Barney’s version (La version de mi vida)
Dir:Richard J. Lewis

Las cosas nunca se cuentan como realmente pasaron, sino como las recordamos. Esta es la historia de un hombre cuyas constantes en la vida han sido el alcohol, los habanos y las mujeres con las que pensó sería feliz. Un hombre que siempre ha estado listo para perder, pero que no sabe qué hacer cuando consigue lo que quiere.

Barney Panofsky (Paul Giamatti, simplemente extraordinario) es un exitoso productor televisivo, con su propia compañía. Llegando al final de sus días, y a partir de la publicación de un libro, comienza a recordar su vida; así nos enteramos de sus múltiples matrimonios, la relación con sus amigos y con su propio padre, un ex policía con el que sostiene una amorosa relación (un Dustin Hoffman que también brilla en su actuación). Barney es peligrosamente impulsivo, no le importa beber en exceso, fumar en exceso, equivocarse en exceso. No es un ser particularmente apuesto, no es políticamente correcto, no se cuida la figura, y sin embargo (por alguna razón que no logro comprender) se ha casado tres veces, siempre con mujeres muy guapas que algo verán en él, quién sabe qué.

Las mujeres son importantes para Barney sólo en la medida en que el amor es importante para este hombre que no pierde tiempo en buscar, más bien encuentra, aunque no sepa qué hacer después. Barney se define más por sus defectos que por sus virtudes, y en ese sentido resulta al final un personaje entrañable, fascinante y si, profundamente doloroso.

Dirigida por Richard J. Lewis, del cual no se conoce gran cosa excepto una larga carrera como director en series de televisión, la cinta en realidad corre a cargo del gran Paul Giamatti, actor al que se le deben varios Oscars. Giamatti ha abusado de su imagen como “eterno perdedor”. No obstante, en este caso, su actuación es apabullante. El Barney de Giamatti no es un perdedor, es alguien que no sabe ganar, que le importa el amor, pero que no lo busca, se topa con él por error, un hombre que sólo le importa el momento porque encuentra inútil pensar en el futuro. Giamatti entiende a Barney, es por eso que puede interpretarlo a la perfección. Es por eso que esta cinta es suya por completo.

Quienes han leído la novela en la que está basada esta cinta (escrita por Mordecai Richler) dicen que el libro es mucho más profundo que esta película. Puede ser, pero al menos como tal, Barney’s version resulta un relato de vida interesante, intenso, emocionante, y profundamente honesto; con un ritmo que te atrapa sin aburrirte durante las poco más de dos horas que dura la cinta.


Síguenos en
A ver, viendo al pajarito...

Este blog cuenta con su propio Twitter donde diariamente platicamos con ustedes (incluso a veces hasta de cine). Únanse a nuestra comunidad, la dirección de nuestro Twitter es: http://twitter.com/elsalonrojo. Si quieren saber más sobre el servicio de Twitter y el micro bloggin, les dejo aquí una muy amena explicación.
Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 


Por cierto Alex,

Perdón por salirme del tema, pero realmente espero que haya post dedicado a Cannes, y no sólo en cuanto a las películas... El asunto de Lars von Trier es verdaderamente insólito, por lo que dijo, cómo lo dijo, y por las reacciones... Me pareció morbosamente fascinante ver como él se da cuenta del berenjenal en que se estaba metiendo, cómo lo trató de arreglar (sin mucho éxito) y cómo la pobre Kirsten Dunst no sabía ni en donde meterse en ese momento... XD

No cabe duda que este señor es un troll consumado... pase lo que pase en el festival, eso será (por mucho) lo mas comentado y recordado, creo...

Si alguien no lo ha visto, aquí está el video

Saludos!


 Enviado por Pepe S. - 20-mayo-2011 a las 13:08 Enviar mail al autor

 


Buenos días,

Clau, me parece que no se trata de porristas profesionales, mucho menos de la NFL. El fetichismo de las porristas es muy presente, especialmente en el cine y la TV... Ejemplos:

Liz Hurley en Al Diablo con el diablo
Maria Bello en History of Violence
Mena Suvari en Belleza Americana
Jennifer Aniston en Friends
Todas las películas al estilo de Bring it on
Las chicas de Glee
etc...

Dejo una parte del artículo de Wikipedia Fetichismo de uniformes

Uniforme de Porrista
Otro fetichismo popular de uniforme es el de porrista. La popularidad de las provocativas porristas de los Dallas Cowboys en los 70s estableció a la porrista como un ícono norteamericano de atractivo sexual sano (?!). También surgió todo un subgénero de películas "sexploitation" (explotación sexual) con títulos como "The Swinging Cheerleaders" (1974) y "Cheerleaders's Wild Weekend" (1979), además de incontables películas pornográficas comenzando por "Debbie Does Dallas" en 1978. Como resultado, el uniforme se mantiene como uno de los más populares para Halloween, fiestas de disfraces, bailarinas exóticas (teiboleras pues), prostitutas especializadas, y juegos de rol entre parejas. Al igual que con las colegialas, el rol de porrista es un personaje sumiso dominado por un compañero que representa una figura de autoridad como un entrenador, maestro o director...

Otro artículo interesante para entender este fenómeno: All guys want cheerleaders

Saludos!


 Enviado por Pepe S. - 20-mayo-2011 a las 12:34 Enviar mail al autor

 

Felicidades por tu seccion, me agrado el como tratas el tema , ya que es algo fuerte, mas fue tomado con mucho acierto, si caer en la vulagaridad, me hiciste recordad epocas de juventud , y me dejaste con el gusanito de bsucar esta cinta en internet , ojala y este, jejeje . Y me gustaria que abordaras a otra grande del cine porno " TRACY LORDS " que en verdad tuvo una gran carrera y sobre todo muy polemica, ya que estuvo a punto de acabar con la industria pornografica en su epoca de oro , ya que era menor de edad cuando filmo sus peliculas . saludos

 Enviado por JESSE JAMES - 20-mayo-2011 a las 12:19 Enviar mail al autor

 

Muy bien Alejandro, como siempre un comentario interesante sobre un cine que siempre necesitaremos:el cine porno. Una pregunta¿Qué opinas de boogie nights.

 Enviado por Pedro - 20-mayo-2011 a las 11:45 Enviar mail al autor

 

Interesante el blog de hoy, no soy asiduo ni mucho menos conocedor del cine porno, pero definitivamente tendré que ver Debbie Does Dallas. Y a propósito ¿nada interesante en la cartelera? Salu2

RESPUESTA DEL AUTOR: Claro que si!, Barney's version (Mi versión de mi vida). Denme unos minutos y subo la crítica. Saludos.


 Enviado por Elisur - 20-mayo-2011 a las 11:39 Enviar mail al autor

 

Oye, Alex, muchas gracias por el blog, me había quedado picado con la entrada de Garganta Profunda y el cine porno y la continuacón con Debbie Does Dallas. Ahora me voy a quedar picado con Sasha Grey, espero no tardes en tratar sobre el tema. Haber cuando te hechas alguna entrada sobre el maestro Alfred Hitchcock. Saludos y buen fin de semana.

 Enviado por Víctor - 20-mayo-2011 a las 10:20 Enviar mail al autor

 

Vaya Alex

Esta entrega ya tenia rato que nos la debias, sin duda es todo un fenomeno para el analísis el éxito que tuvo esta cinta. Todo un clásico y muchos llegamos a verla gracias al boom de los formatos que usaban videocassete (Beta principalmente en aquellos años). Sin duda su rostro angelical era una de las partes más atractivas de la cienta, en una época en que los silicones no predominaban.


 Enviado por Sergio A. Garcés - 20-mayo-2011 a las 10:18 Enviar mail al autor

 

Hola Blogueros:

las porristas son parte de la ¿fantasia? jajaja hasta hay equipos en la NFL sin ellas ¡eh!

vi el trailer, ¿la peli?, pues no, no la he visto

hace años, la serie de TV Playmakers, retrataba una realidad entre jugadores y porristas, la serie, fue suspendida, porque no reflejaba lo que la NFL quiere...

Friday Night Lights es otra serie de TV que trata de problemas reales en un equipo de prepa, aunque no se mete mucho con la fantasia de las 'porristas'...

¿te suena Johnny Deep, Alex? jejeje vamos, dime que tal viste a Penelope Cruz... su peli es uno de los 'estrenos' ¿verdad?, saludos

 Enviado por Claudia G @clausgr - 20-mayo-2011 a las 09:47 Enviar mail al autor

 
 
Acerca del autor
 
Alejandro Alemán

No sé ustedes, pero yo estoy harto de los críticos de cine. Usualmente son individuos algo petulantes que odian el cine comercial y erigen sobre un pedestal a cualquier cinta de tres horas en blanco y negro. Desde su mirada fría y sin pasión creen tener la verdad absoluta.

Olvidan que el peor pecado que puede cometer un director de cine es hacer una cinta aburrida. ¿Cuándo habrá sido la última vez que esos críticos entraron con auténtica emoción a una sala de cine?

En este espacio nos gusta el cine, no importando de donde venga, ni quién lo haga. Se trata de recuperar esa capacidad de asombro, justo como ocurría en sus inicios, en aquel Salón Rojo (la primera sala de cine en la ciudad de México) donde la emoción de la imagen en movimiento se convirtió, con el paso de los años, en cinefilia.

Pero no nos malinterpreten, si bien nuestra dieta visual se permiten ciertas golosinas, tampoco soportamos aquel cine que atenta a nuestra inteligencia.

Sirva este espacio para platicar de lo que más nos gusta: el cine y su experiencia. Al fin y al cabo, la crítica la hacemos todos. Bienvenidos.

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
U2 y el cine.
 
Un Ariel ¿democrático?
 
Bodas reales en el cine.
 
Verano 2011: entre secuelas te veas.
 
Sidney Lumet, el director que jamás envejeció
 
Saldos del XXVI Festival de Cine de Guadalajara (Segunda Parte)
 
Saldos del XXVI Festival de Cine de Guadalajara
 
Las múltiples muertes de Liz Taylor.
 
El fin del mundo: o cómo aprendimos a no temer al desastre nuclear
 
Las fotografías de Stan Kubrick
 

Calendario de búsqueda