aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800


 
"¿Quién me secuestró?": E. García Valseca
01-marzo-2011
Ir a la portada del BlogComentarios: 1 Lecturas: 1785301 Ir a los comentarios

Eduardo García Valseca fue secuestrado por un comando armado el 13 de junio de 2007 en San Miguel de Allende, Guanajuato, junto con su esposa Jayne Rager. Los golpearon a ambos y a ella la dejaron en libertad para negociar el rescate. Al incumplirse un plazo de entrega de dinero, los plagiaros le dispararon dos veces en la pierna izquierda y una en el brazo. Fue liberado el 24 de enero de 2008 tras el pago del rescate. Nadie fue arrestado. Eduardo y Jayne se fueron del país. Ninguna autoridad mexicana muestra interés por aclarar su secuestro, del cual sólo le han dicho que fue realizado por un grupo guerrillero. Él sigue exigiendo justicia.

Al mantener tu exigencia de saber quiénes te secuestraron, qué buscas ¿justicia, reconocimiento público, tu dinero?

Es increíble que todos nos volvamos cómplices y quedarnos callados de un sistema que está en una podredumbre.

Tu piensa que yo la pasé peor que Fernández de Cevallos, porque él es un hombre de mucho dinero y lo negoció. Yo no tengo dinero, se equivocaron conmigo, por eso me torturaron hasta orillarme a la muerte haste que se dieron cuenta que estaba diciendo la verdad. Diego sale gordo y bien tratado; yo salí casi muerto, con costillas rotas, perdí 15% auditivo del lado derecho, con el hígado afectado y me balacearon.

Lo que tratamos de hacer es conseguir un México mejor, del que nos podamos sentir orgullosos de dejar a nuestros hijos. Que no seamos cómplices de un sistema donde nos hemos vuelto inhumanos. Vemos el dolor y el sufrimiento y ya ni nos importa porque es lo de todos los días; matanzas, secuestros, se escapan de las cárceles, salen los ex policías multimillonarios y nadie les dice nada. Nos hemos convertido en una sociedad hipócrita que aguanta todo eso y nadie reclama por miedo, por compliciad, por comodidad, o por “importamadrismo”.

Tenemos una obligación social con las próximas generaciones. Una obligación con un país que cuando yo era chico no vivía en el mugrero en el que vivimos hoy.

Tenemos que unirnos todos, hacer una conciencia social. Los medios tienen una responsabiliad increíble en decir la verdad. La televisión no cambia, mantiene la misma relación prensa-gobierno que oculta las cosas, y eso que dicen que ahora tenemos democracia y libertad. En cambio en el extranjero sí hablan de lo que pasa aquí.

Publicaciones como National Geographic, New Yorker o Forbes han escrito sobre la criminalidad en México y cómo la violencia se ha vuelto parte de la nueva cultura mexicana.

¿No tienes miedo de seguir insitiendo en que se esclarezca tu caso? Sobre todo cuando las autoridades mexicanas te han recomendado ya no buscarle más.

Por supuesto, sé que estoy tratando de dar con criminales, en medio con un régimen de corrupción y con quién sabe cuántas gentes, y eso es para tener miedo, pero no por ser temeroso vas a dejar de decir la verdad. La idea es lograr un pequeño cambio en nuestra sociedad; quiero poner mi granito de arena.

Cómo te cambió la vida el secuestro.

A nosotros no sacaron el país. No tenemos condiciones para seguir viviendo allá. Lo que sí es queno nos han podido sacar ni a mi, ni a mi mujer, ni a mi hijos a México del corazón. Nos duele tener que vivir en el extranjero pero por lo menos podemos tener una vida y con valores que en México no puedes tener.

Los valores ya se perdieron en México. Ya no puedes confiar en la policía, ni en el sistema judicial, muchisimo menos en los políticos, ni en el rumbo que lleva el país. En lugar de ello el gobierno pretende crear una falsa realidad, sin tomar el toro por los cuernos, sin buscar soluciones. México va directo a ser un Estao fallido, sin duda.

Mi mujer está enferma, mis hijos con psicólogos… en fin…

Si a ti te dijeran de manera contundente, que tu secuestro fue hecho por la delincuencia organizada o por guerrilleros, después qué, ¿ya estarías conforme?, ¿buscarías que se les detenga?

Antes que nada preguntaría por que la autoridad no tiene la mínima voluntad de resolver la problemática delincuencial. Cuando tu no puedes resolver los problemas que te toca atender, te vuelves parte del problema o parte del negocio. Por lo tanto querría saber si algun nivel de autoridad está interesado en que esto no se resuelva.

Piensa que para el próximo año va a haber más víctimas. Esos grupos están secuestrando gente cada año. Si damos con ellos sería una forma de hacer una aportación social al país, a favor de cosas buenas, no de aceptar la podredumbre en la que estamos.

Yo creo que debemos vivir en un sistema de justicia, en el que si tu rompes la ley tienes que asumir las consecuencias. Debemos vivir en un Estado justo, para que podamos vivir en una sociedad equilibrada.

Si en mi secuestro hubo grupos guerrilleros, vale recordar que los principios sociales o revolucionarios no deben dar perrmiso de robar, extorsionar o torturar. Es ilegal quitarle la libertad a un ser, y todavía ganar dinero y propiedades, y que además no se investigue.

Ganar dinero no es malo. Lo malo es robarlo, y quien lo roba debe ser castigado.

¿En qué condiciones y cuándo regresarías a México?

Hay que ser realistas: el problema de México no va tener una solución rápida. Llevará muchos años, porque estamos consechando lo que sembramos durante muchos años en el pasado. No soy brujio para saberlo, pero cereo que este es unproblema que no se resolerá ni en uno o dos sexenios más se resolverá.

¿Te sientes identificado con gente como Alejandro Martí, la señora Isabel Miranda de Wallace o María Elena Morera, que han sufrido en carne propia los efectos de la criminalidad?

Claro que sí. Imagínate al señor Martí, al que le mataron a su hijo, o a la señora Miranda, que han tenido que luchar ellos, como yo estoy tratando de hacer mi propia lucha para que haya justicia. Ni ellos ni yo pedimos otra cosa que elemental justicia. Y en Méxcio tienes que buscar justicia, insistir, gastar, moverte para poderla conseguir.

Me duele el corazón de ver a todas estas personas que mencionas y a Diego Fernández de Cevallos, pero también a todos los migrantes que pasan por México viviendo terrores similares. Como víctima, te sientes inevitablemente identificado con ellos.

Todos los días hay dolor en México, injusticias terribles. Por eso da tsiteza ver que las autoridades de todo el país hacen propaganda con logros pequeños, le “echan mucha crema a sus tacos” cuando en realidad el país está invadido de crimen.

Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 

El testimonio que nos presentas en el blog, Alejandro, es la otra cara del delito: La del dao que no se cura. Desconosco los sentimientos reales de las personas que al final lograron hacer de la desgracia una forma de sobreponerse y luchar, como Miranda o Mart, al grado incluso de volverse juez y parte, pero para las mayoras, el haber sido vctimas es incurable.


Este testimonio, y los de las miles que han visto afectadas sus antiguas formas de vida, son los rostros humanos y no los publicitarios del mal que se ha metido en nuestro Mxico. Yo lamento tambin no poder tener el Mxico de mi infancia para ofrecerlo hoy a mis hijos. Hasta que nos toque la realidad, nos seguiremos refugiando en nuestra indolencia. Lo malo es que cada vez estamos ms prximos a ser el que sigue. Felicidades por tu estupendo trabajo testimonial vertido en este blog.


 Enviado por Antonio Fuentes - 01-marzo-2011 a las 12:05 Enviar mail al autor

 

El testimonio que nos presentas en el blog, Alejandro, es la otra cara del delito: La del dao que no se cura. Desconosco los sentimientos reales de las personas que al final lograron hacer de la desgracia una forma de sobreponerse y luchar, como Miranda o Mart, al grado incluso de volverse juez y parte, pero para las mayoras, el haber sido vctimas es incurable.


Este testimonio, y los de las miles que han visto afectadas sus antiguas formas de vida, son los rostros humanos y no los publicitarios del mal que se ha metido en nuestro Mxico. Yo lamento tambin no poder tener el Mxico de mi infancia para ofrecerlo hoy a mis hijos. Hasta que nos toque la realidad, nos seguiremos refugiando en nuestra indolencia. Lo malo es que cada vez estamos ms prximos a ser el que sigue. Felicidades por tu estupendo trabajo testimonial vertido en este blog.


 Enviado por Antonio Fuentes - 01-marzo-2011 a las 12:05 Enviar mail al autor

 
 
Acerca del autor
 
Alejandro Jiménez

Analicemos juntos los movimientos armados en México y la seguridad nacional desde una perspectiva que trascienda el sensacionalismo, el sectarismo partidista o las páginas de policía. Este blog pretende hacer aportes en tal sentido.

Depende, no sólo del autor sino de quienes lo retroalimenten. Aquí se plantearán temas, lo demás ya será resultado de las participaciones que todos tengamos martes y jueves.

Alejandro Jiménez ha sido periodista de EL UNIVERSAL desde hace ya casi dos décadas, en áreas tan variadas como el Centro de Documentación, Turismo (por insospechado que parezca) y en Opinión. Se metió a esto del estudio de las guerrillas durante la investigación para la colección de tres tomos “Los Movimientos Armados en México” (1994), de la que surgió a su vez el proyecto del libro “México Armado” (2007).

Twitter: @ajimac

 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Leonardo Boff y ambientalismo (II)
 
Leonardo Boff y ambientalismo (I)
 
Escuadrones de la muerte en Oaxaca
 
Oaxaca al borde del abismo
 
La muerte de Teresa
 
El Jefe Diego y los eperristas
 
Guerrillas de ultraderecha gringas
 

Calendario de búsqueda