Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

 
 
Fobia al compromiso: temo lo que quiero
18-noviembre-2010
Ir a la portada del BlogComentarios: 5 Lecturas: 27722 Ir a los comentarios

 
 

“Saber que puede huir en cualquier momento es lo que le permite al fóbico al compromiso permanecer”
Steven Carter y Julia Sokol



“No eres tú, soy yo”. “Necesito más espacio en la relación”. Si has escuchado las frases anteriores por parte de tu pareja, seguramente estás en una relación con alguien que teme al compromiso. La mayoría de nosotros tiene miedo a vincularse emocionalmente en diferentes grados. Algunos pueden manejar su temor y establecen relaciones de pareja sanas y satisfactorias. Otros, por el contrario, viven huyendo constantemente de cualquier tipo de vínculo afectivo. Esta es la diferencia entre una precaución saludable frente al compromiso y una fobia declarada.

Existe una serie de actitudes que definen al “fóbico al compromiso” que puedes tener en cuenta para determinar si tú o tu pareja están comprometidos uno con el otro o no. Actitudes como el huir antes de “quedar atrapado para siempre en la relación” son características: si tú te acercas el otro se aleja, como si de la huida dependiera su vida.

La persona que se relaciona con alguien geográficamente inaccesible también huye del compromiso, ya que al vivir en ciudades diferentes mantiene ese espacio que necesita en la relación. Por supuesto, esto aplica a personas que viven en lugares diferentes y mantienen una relación a distancia sin planes para vivir juntos.

Afectivamente también se puede ser inaccesible: el típico elusivo emocional te advierte desde el principio de la relación, sutil o directamente, que no le interesa el compromiso. Quizás incluso comente que eres demasiado maternal, independiente o cariñoso. Otros emocionalmente elusivos te harán saber mediante su estilo de vida y hábitos que quieren estar solos.

Cuando una persona establece límites demasiado rígidos en la relación te está diciendo que no debes tener expectativas. Este tipo de persona, por lo general, controla cuándo y cómo se va dando el vínculo y cuánto te puedes acercar a él o ella. Impone barreras en cuanto al tiempo que pueden estar juntos o a su disponibilidad para ti. A veces utiliza de pretexto el trabajo, el gimnasio o los amigos, para crear una distancia que hace imposible el desarrollo de la relación amorosa.

Es común que el fóbico al compromiso no te invite a compartir momentos con su familia o amigos, ni muestre deseos de participar en tu vida social. Defiende su anonimato a como dé lugar. Algunos llegarán incluso al extremo de poner restricciones en el área sexual. Como podrás imaginar, relacionarse con alguien de estas características resulta agotador y doloroso para quien aparentemente persigue una relación más estable. Y recalco “aparentemente”, porque el mero hecho de que te relaciones con una persona afectivamente distante revela tu propio temor al compromiso.

El que sea inaccesible, de diversas formas, te da la seguridad de no tener que desarrollar el supuesto compromiso que afirmas estar dispuesto a afrontar. Carter y Sokol en su libro “El temor al compromiso” afirman que “el amor no nos asusta mientras no sea correspondido y amenace con atraparnos”.

Como puedes ver, escoger una persona que no quiere comprometerse puede ser un reflejo de tu propio temor. Porque, mucho más sutil que la fobia “activa”, también existe una forma de aversión “pasiva” que se caracteriza por elegir al tipo de compañero o compañera que constantemente huye de las relaciones. El fóbico pasivo añora a quien ha huido de su vida anteriormente o fantasea con la reconciliación. Muchas personas se preguntan por qué no logran tener una relación estable. Ésta puede ser una respuesta a su pregunta.

Si te encuentras en cualquiera de estas dos circunstancias, como fóbico activo o pasivo al compromiso, bien valdría la pena que evaluaras tu propia habilidad para establecer relaciones de compromiso. A través de un tratamiento terapéutico puedes lograr el crecimiento emocional necesario antes de considerar una relación de mayor vínculo afectivo. Conocerte mejor emocional y psicológicamente te puede ayudar a construir relaciones más duraderas y satisfactorias.


Comparte tus opiniones. ¿Conoces a alguien en cualquiera de estas dos circunstancias, como fóbico activo o pasivo al compromiso?
Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 

Yo era fobica pasiva, luego conocía a dos hombres uno de ellos fué mí novio el otro no, sin embargo si salí con él, pero es cierto ellos rehuían al compromiso y ellos controlaban el como y cuando vernos y exacto no querían involucrarse con mis amistades o mi familia, yo siento que no era que yo no quisiera comprometerme, la verdad es que yo si buscaba una relación seria, hasta que un día me canse, termine por darme cuenta que era tiempo perdido con ellos (aclaro estuve con ellos en diferente tiempo) hasta que analice que es lo que quería en la vida y que no y afortunadamente conocí a mí esposo una persona que nunca rehuyo al compromiso, pero creo que si hubiera leído este articulo hace unos añitos me hubiera ayudado a abrir mí ojos, espero que las personas que estan con alguien que tiene fobia al compromiso puedan leer este articulo y les ayude a ver la realidad o al menos analizar en que situación están viviendo. Saludos

 Enviado por Mary - 29-noviembre-2010 a las 14:28 Enviar mail al autor

 


Yo soy una Fobica pasiva y en verdad q necesito ayuda.

 Enviado por Chio La Bella - 26-noviembre-2010 a las 00:36 Enviar mail al autor

 

Gracias por tus comentarios Victor. Creo que tienes razón en cuanto a lo de lo "socialmente" correcto o normal. También en cuanto a que no tiene caso angustiarse por algo que puede, o no, pasar y mejor hay que disfrutar el momento mientras se tiene. Te agradezco nuevamente. Lo tomaré muy en cuenta. Saludos.

 Enviado por Guillermo - 20-noviembre-2010 a las 23:34 Enviar mail al autor

 

Hola. Yo siempre había sido un compromisofóbico. Por lo general, mis relaciones no duraban más de dos meses, y termnarlas no me afectaba en lo absoluto. Sin embargo, con la novia que tengo actualmente llevo ya tres meses y me siento muy agusto con ella. Hace un par de semanas tuvimos algunos problemas que nos distanciaron y me dolió mucho no estar bien con ella durante esos días. Realmente la necesitaba. Recientemente arreglamos nuestras diferencias y ahora la relación vuelve a estar muy bien y me siento muy feliz así. Creo que es la persona con la que me gustaría estar en el futuro, pero existe el detalle de que ella es algunos años mayor que yo y que tiene ya dos hijos. Yo soy soltero y sin hijos. No sé si eso me pueda poner a dudar a la hora de querer ir más lejos y realmente formar una vida al lado de ella. Creo que no hay manera de saber más que probar, pero me preocupa un poco que si no funciona más adelante, podamos salir más lastimados. Me gustaría mucho saber tú que opinas al respecto. Gracias.

RESPUESTA DEL AUTOR: Hola Guillermo:
Arreglar las diferencias que surgen en las relaciones es una habilidad necesaria para que la pareja continúe. Qué bueno que ustedes hayan podido hacer esto.
En cuanto el detalle de que ella es mayor y tiene dos hijos, estoy de acuerdo contigo en que no vas a saber si realmente te sientes bien más que probando. Comprendo tu temor a salir lastimado si la relación no funciona (sobre todo porque es la primera relación en la que te sientes comprometido). Creo que adelantarte a los hechos es la mejor manera de angustiarte y echar a perder el momento presente. Puedes ir tomando decisiones conforme se te vayan presentando las situaciones. Espera a que llegue el mañana para actuar de acuerdo a las circunstancias de ese momento.
Revisa si tu duda tiene que ver con las ideas socialmente "impuestas" a través de los padres, familiares, religión, de que no está bien visto que un hombre haga vida de pareja con una mujer mayor que él y con hijos. Si es así, estarías supeditando tu bienestar y felicidad a lo que socialmente está bien.
Saludos.
Víctor


 Enviado por Guillermo - 20-noviembre-2010 a las 00:56 Enviar mail al autor

 

mmm yo no me habia comprometido x q no habia encontrado a la persona q queria ahora la tengo y estoy comprometidisisisisma

 Enviado por fa - 18-noviembre-2010 a las 22:11 Enviar mail al autor

 
 
Acerca del autor
 
Víctor Jiménez

Quienes nos dedicamos a la atención psicológica y emocional buscamos convertir los sucesos agradables o desagradables de las vidas de las personas en oportunidades de crecimiento interior, equilibrio y armonía.

Cuando esto se logra, la transformación es significativa, en sus relaciones personales, en el trabajo y en las principales actividades cotidianas.

La mera reflexión respecto de algunos de nuestros dilemas emocionales representa un avance en la búsqueda de nuestra tranquilidad y, por resonancia, en el bienestar de quienes nos rodean.

Este espacio es para eso: para que comprendas, desde otra perspectiva, tus problemas e inquietudes y alcances bienestar para ti y los tuyos. Aquí puedes encontrar una visión profesional e imparcial, respuestas, para complementar tu perspectiva de las cosas.

Soy Psicólogo Clínico por la UNAM, con Maestría en Psicoterapia Gestalt por la Universidad Gestalt de América, donde actualmente imparto clases en Postgrado. Tengo una especialidad en Tanatologí­a y formación en Psicoterapia Cognitivo Conductual.

Desde hace ocho años ejerzo como terapeuta, paso una buena parte del dí­a hablando con las personas acerca de las cuestiones que más les inquietan en sus vidas y conduzco talleres de desarrollo personal.

He participado como especialista en diversos programas de radio y ahora te invito a ser parte de este espacio en la blogósfera: bienvenida, bienvenido.
 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
No des nada por supuesto
 
Insatisfacción laboral: oportunidad para el cambio
 
Vivir más allá de la muerte
 
Codicia o el afán por acumular
 
Perfeccionismo: cuando nada es suficiente
 
Rituales: utilízalos en tu beneficio
 
Fluir con los acontecimientos
 
En la trampa de los celos
 
¿Independencia total o autonomía balanceada?
 
Colecciona momentos inolvidables
 

Calendario de búsqueda