Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

 
 
Otros motivos de mucho peso para amamantar
08-julio-2010
Ir a la portada del BlogComentarios: 6 Lecturas: 25472 Ir a los comentarios

Dra. Ana María Calderón de la Barca (CIAD)*

A Luis, de casi 3 años de edad, lo internaron en un hospital por sexta vez en un año, con diarrea, convulsiones, calambres, espasmos musculares y deshidratación. Las ocasiones anteriores, lo rehidrataban y lo daban de alta sin un diagnóstico, para regresar al poco tiempo con los mismos síntomas; esta vez, auún más graves. A causa de la deficiencia de calcio, se afectaron la actividad neuronal y la contracción de sus músculos, provocando respuestas repetitivas a un solo estímulo.

Además de estar perdiendo nutrientes (como el calcio) por diarrea, Luis no los estaba absorbiendo bien de los alimentos, porque en la superficie de su intestino la mucosa intestinal estaba destruida. La razón de tal daño eran las proteínas del trigo que el niño consumía en su alimentación y que le inducían una reacción anómala en su sistema inmunológico. La enfermedad que le causaba todos los síntomas es la intolerancia al gluten de trigo o enfermedad celiaca, un problema de autoinmunidad.

¿Cómo es que el trigo que alimenta a la mayoría de las personas, a otras pocas les puede causar tanto daño?

Aunque la predisposición genética es requisito indispensable en el desarrollo de las enfermedades autoinmunes, hay otros factores muy importantes que desencadenan su aparición. Tales son la forma de alimentación durante el primer año de vida y las infecciones gastrointestinales durante esta misma etapa que pueden modular la respuesta inmune, orientándola hacia la tolerancia o a la intolerancia.

El tipo de lactancia que se da a los niños durante sus primeros meses interviene directamente en el desarrollo y maduración del sistema inmune. Los compuestos activos en la leche humana regulan la colonización del tracto gastrointestinal, impidiendo el desarrollo de bacterias patógenas y permitiendo el de bacterias favorables. También promueven el desarrollo del tejido linfoide asociado y gobiernan la diferenciación de las células T, que tienen actividades de defensa y tolerancia. Por esto, el amamantamiento puede reducir el riesgo de enfermedades autoinmunes como la intolerancia a las proteínas del trigo o enfermedad celiaca, así como diabetes tipo I.

La Organización Mundial de la Salud, así como la norma mexicana NOM-043-SSA2-2005 indican la lactancia materna o amamantamiento en forma exclusiva, durante los primeros 4 a 6 meses del niño. Esta misma es la recomendación para reducir el riesgo de enfermedades autoinmunes. Además, hay que iniciar la introducción gradual de los alimentos, incluidos los de trigo, desde muy pequeñas cantidades, mientras se continúa amamantando, entre los 4 y 6 meses de vida.

¿Y la mamá de Luis?

Con sobrepeso, bien gracias. No lo amamantó sino solo por unos cuantos días, dice ella, que porque el niño no se llenaba, ya que no daba suficiente leche. Probablemente esto no sea cierto, ya que sólo del 2 al 5% de las mujeres no tienen la capacidad de producir la leche que su hijo requiere.

Durante el embarazo, las mujeres acumulan grasa en su cuerpo. Esta grasa es utilizada para sintetizar la leche, proceso que es energéticamente muy caro, le cuesta a la madre 500 kcal por día. Esto lo saben las mujeres que amamantan, que se sienten “morir de hambre” todo el tiempo. Por esto, si no amamantan, la grasa acumulada en el cuerpo allí queda, y es el principio o la continuación del sobrepeso u obesidad de muchas mujeres. Además, el amamantamiento en forma exclusiva por al menos 4 meses es favorable para mantener niveles adecuados de glucosa, el metabolismo de lípidos y la presión arterial; también baja el riesgo de cáncer mamario y de ovarios. Estos beneficios persisten al menos dos años después que se deja de amamantar.

Dar lactancia materna no es una opción, es esencial para la salud del niño y de la madre. Si Luis hubiera sido amamantado en forma exclusiva durante al menos 4 meses y después se le hubieran dado otros alimentos gradualmente, mientras se continuaba la lactancia materna, quizás no hubiera desarrollado la intolerancia al trigo. Aunque ahora está bien de salud, el niño sigue una dieta estrictamente exenta de trigo y así la tendrá que seguir de por vida. La madre de Luis también gozaría de los beneficios del amamantamiento. Sería una señora más saludable, sin el temor a las enfermedades cardiovasculares, a la presión alta y a la diabetes, con menor riesgo a contraer cáncer… y además luciría más guapa delgada.

Páginas web recomendadas

  • LacMater
  • La Liga de la Leche
  • Unicef Lactancia

  • * La Dra. Ana María Calderón de la Barca es Investigadora Titular del Departamento de Nutrición y Metabolismo del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A. C. (CIAD), Hermosillo, Sonora, México.

    ***

    Para más información de las actividades que desarrolla el Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt, consulte las páginas México CyT y Gaceta CyT México.

    Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
    INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
    Imagen: * Nombre: * e-mail:

    * Campos obligatorios para llenar

    Acepto las políticas de privacidad
     


     

    Un saludo Dra Ana María y felicidades por su artículo que me gustaría se difundiera mucho más a través de otros medios. Creo que el conocer este tipo de ejemplos como el de Luis, ayudaría un poco más a la promoción y el apoyo a la lactancia materna exclusiva ya que parece ser, y es triste decirlo pero la industria productora de fórmulas está empecinadamente decidida a extinguir esa bendita práctica

    RESPUESTA DEL AUTOR: Estimado Jaime Muchas gracias por su comentario; lo estaremos enviando a la Dra. Calderón de la Barca. Reciba un muy cordial saludo de nuestra parte.


     Enviado por jaime - 15-julio-2010 a las 20:41 Enviar mail al autor

     

    Ejemplar artículo de divulgación. Felicidades.

     Enviado por cinthya castro - 12-julio-2010 a las 14:39 Enviar mail al autor

     

    Es triste saber de tantas historias similares a las de Luis, en las cuales muchas mujeres deciden no amamantar a sus hijos, ya sea por estilo de vida, falta de educacion o simple negligencia. Estoy totalmente de acuerdo en que la lactancia beneficia tanto a los hijos/hijas como a la mama. Me da mucho gusto ver que articulos como este sean publicados con la esperanza de que futuros padres tengan mas conciencia en la alimentacion general de los hijos y fomentar una vida mas saludable.

     Enviado por Oscar Gomez - 11-julio-2010 a las 01:06 Enviar mail al autor

     

    Totalmente de acuerdo. Excelente articulo.

     Enviado por Teresa - 11-julio-2010 a las 00:21 Enviar mail al autor

     

    Definitivamente, la lactancia materna trae consigo múltiples beneficios! Mujeres, retomemos la cultura del amamantamiento y no queramos ser "mamás modernas" que no lactan a sus hijos mas que con fórmulas! Vemos aquí solo uno de los beneficios del amamantamiento!!! =) Felicidades Doctora! En un resumido artículo, expresa dicha importancia!

     Enviado por Marcela - 09-julio-2010 a las 13:45 Enviar mail al autor

     

    Totalmente de acuerdo con la Doctora, la lactancia trae mas beneficios, además de fortalecer el lazo hijo-madre al tenerlo tan cerca del corazón, y a una distancia que el bebe, siendo tan pequeño, puede ver y distinguir bien a su mamá..

    RESPUESTA DEL AUTOR: Brenda! Muchas gracias por tu comentario y por compartir la importancia de la lactancia materna! Saludos!


     Enviado por Brenda - 08-julio-2010 a las 09:50 Enviar mail al autor

     
     
    Acerca del autor
     
    Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt

    Este es un blog del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt que tiene el objetivo de dar información relevante de ciencias sociales, ciencias naturales y tecnología; el conocimiento científico y tecnológico creado busca contribuir a la solución de problemas de prioridad nacional que incremente la competividad del país e impulsar el bienestar de la sociedad mexicana. Se publicará cada jueves.

    El Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt es un conjunto de 27 instituciones distribuidas en todo el país, varias de las cuales tienen más de 30 años de historia, convirtiéndose en generadoras de conocimiento altamente especializado y competitivo a nivel nacional e internacional y es un referente para la toma de decisiones en materia de políticas públicas.
     
    Escribele  haz click!
     

    Entradas anteriores
     
    Joyas de arena
     
    Lucha contra la desertificación y la sequía en México
     
    El hundimiento del “Horizonte”. ¿Nueva incertidumbre de los trabajos petroleros en aguas profundas?
     
    Sensor de materiales ultra compacto con tecnología metamaterial
     
    Millones de genes
     
    Humanos, diversidad biológica y conservación
     
    Supervivencia, desarrollo sustentable y biodiversidad
     
    Software mexicano más inteligente
     
    En defensa de la biodiversidad, celebremos el Día Nacional de los Jardines Botánicos
     
    ¿Qué es el Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt?
     

    Calendario de búsqueda