Suscríbase por internet o llame al 5237-0800

 
 
La falsa imagen de México
24-junio-2010
Ir a la portada del BlogComentarios: 9 Lecturas: 25335 Ir a los comentarios

 
 
Dentro del contexto del combate al crimen organizado que es considerado un asunto de seguridad nacional, el Gobierno federal critica a los medios de comunicación por la cobertura que realizan. Los hechos y las declaraciones nos llevan a pensar que están más preocupados por la imagen del país, tanto en la prensa nacional como internacional, que por la difusión de información de interés público basada en la realidad que vive el país. La violencia que vive México es innegable y va más allá de la simple percepción . Gómez Mont quiere tapar el sol con un dedo. No hay forma de negar la violencia que se vive y las más de 22 mil muertes durante este sexenio.

La relevancia que le da el gobierno Federal a la imagen es palpable. A pesar de que el nivel de ingresos en la hacienda pública continúan disminuyendo “sustancialmente ”; los recursos destinados a Comunicación Social y Publicidad aumentaron en 2009 un 49% con relación al 2008 (según información de Fundar y ARTÍCULO 19). Es decir, la inversión para crear la imagen de un México seguro es constante y descansa en el interés primordial del gobierno federal.

Cualquier gobierno que se jacte de ser democrático debe abstenerse de regular, opinar, proponer, exigir sobre las líneas editoriales de los medios de comunicación. Los medios de comunicación no están al servicio de los Estados ni viceversa. Al contrario, su papel se basa en el cuestionamiento objetivo del quehacer gubernamental. Para que haya una relación sana debe de haber una independencia clara con puntos de encuentro.

Ante el contexto inédito de violencia al que nos enfrentamos debe de haber una agenda que se base en la intención de informar a la sociedad, también, en México, tarde o temprano se tendrán que llevar a cabo acuerdos mínimos entre medios de comunicación para la cobertura de una realidad violenta. El intercambio de principios periodísticos en los que se basan las líneas editoriales de los diferentes medios deben ser discutidas de cara a la sociedad. Dicho debate debe de ser propiciado por los medios de comunicación sin interferencia del Estado. Al Estado le debe bastar con saber que los medios de comunicación no generan la violencia, sólo le dan cobertura. La reflexión debe girar en torno al cómo. Son los mismos medios, sin declaraciones absurdas de secretarios, quienes deben de reflexionar sobre su papel en un México cubierto de violencia. Deben de ser ellos quienes debatan sobre los efectos de dicha información en la sociedad.

Resulta obvio que exista una creciente demanda de mayor transparencia y libertad de información sobre la situación actual del país, especialmente en materia de seguridad nacional y pública. La información contrarresta la sensación de incertidumbre en las sociedades. Se necesita del debate abierto en la opinión pública facilitado por los medios de comunicación para llamar a cuentas al Estado. En los sistemas democráticos, el respeto por los derechos humanos y la promoción de la libertad de expresión son condición sine qua non en la salvaguarda de la seguridad nacional.

México cayó en un falso dilema que asume que la seguridad nacional y el respeto a los derechos humanos no son compatibles, es más, que estos últimos pueden ser violados en beneficio de la primera. A la libertad de expresión no se le puede imponer restricción a menos que el gobierno, mediante la promulgación de una ley, demuestre ser necesaria en una sociedad democrática para proteger un interés legítimo de seguridad nacional. Ver Principios de Johannesburgo sobre la Seguridad Nacional, la Libertad de Expresión y el Acceso a la Información.

Es por esto que el gobierno federal dentro de “La Estrategia Nacional de Seguridad” y sus cuatro ejes , no debe contemplar a los medios de comunicación como brazo ejecutor de la misma. Los medios no son aliados, pero tampoco enemigos. Por esto, en lugar de buscar la regulación de contenidos y hacer sugerencias editoriales el gobierno federal debería mejorar su estrategia de comunicación. Al ser un gobierno inoperante para comunicar mensajes al público, más allá de buscar cambiar realidades a través de imágenes, provoca desinformación, desasosiego y especulaciones. La comunicación social no puede estar basada en escenografías policiacas y cinematográficas que violan flagrantemente la presunción de inocencia. Mientras sean instancias y funcionarios no capacitados quienes dicten las directrices de comunicación del gobierno federal, el mensaje no llegará a su destinatario, la sociedad. Por ello lo lógico sería: aprender a comunicar antes de promover la censura.


Texto escrito por Omar Rábago Vital del Programa de Libertad de Expresión de ARTÍCULO19
Participa envía tus comentariosIr a la portada del Blog
INSTRUCCIONES: Selecciona el texto deseado y dá click en el botón correspondiente para formatearlo. Para visualizar tu comentario click Aqui
Imagen: * Nombre: * e-mail:

* Campos obligatorios para llenar

Acepto las políticas de privacidad
 


 

La información contrarresta la sensación de incertidumbre en las sociedades."... Sin duda!! pero siempre y cuando no sea amarillista el contenido y sobre todo tendencioso como aveces lo logran ser los medios de comunicación... A ellos también les encanta desinformar con la mala manera de formular las noticias, el claro ejemplo Los niños de la guarderia ABC y las nalgas de Alejandra Guzman...

 Enviado por Adrían Martinez - 27-junio-2010 a las 18:16 Enviar mail al autor

 

No se mucho de política pero puedo decirte que la declaración me dejo muy impacto; quisiera saber que es entonces "Gobernar" para Gomez Mont, si bien estoy de acuerdo que el problema en el tejido social es complicado, que efectivamente se viene formando desde hace mas de tres meses; no podría estar mas en desacuerdo con la idea de que este es un problema solo de la ciudadanía. En primer lugar vivimos en un sistema democrático en donde la participación ciudadana se expresa en la eleccion de sus funcionarios públicos (aunque no solamente) y en segundo en la teoría política clásica dice que la función del gobierno es ver por los intereses ciudadanos, si no simplemente no existe; triste es pensar que el es nuestro secretario de gobernación. "México cayó en un falso dilema que asume que la seguridad nacional y el respeto a los derechos humanos no son compatibles, es más, que estos últimos pueden ser violados en beneficio de la primera." ¿En que momento llegamos a conclusiones como estas? nunca lo había pensado, no se si ya se haya señalado antes en los medios; pero no podemos vivir en paradojas como estas, en donde el estado en asuntos de mercado y valores de producción es el mas liberal (sin ver por toda la ciudadania) y por otro lado tiene suposiciones tan de viejo régimen; supongo que es otro de los productos de ser un país postcolonial en la dinámica moderna. Estoy completamente de acuerdo, tanto le importa al gobierno crear un valor cultura (que no existe) que olvida el verdadero papel de los medios de comunicación y asume que estos deben de seguir (como algunos medios lo han hecho) estos valores culturas, lo triste es pensar que el secretario se indigna ante esta idea de que sea de otra manera; como si ya estuviera dado por hecho que lo medios son un brazo del gobierno (y que tal vez lo fueron/son la verdad no puedo emitir un juicio aquí).

 Enviado por Diego AlvarezIcaza - 25-junio-2010 a las 11:05 Enviar mail al autor

 

En la frase de "los medios de comunicación no generan la violencia, sólo le dan cobertura" habrá que decir que no es una frase del todo cierta, reportar una muerte a manos del narco es válido, pero no es válido sacar la foto escandalosa o el narcomensaje (los narcos es como se comunican y saben que los medios lo sacarán) yo no veo necesidad en realidad de sacar la foto ni el mensaje, entonces los medios deberían estar al tanto que los narcos los utilizan para mandar mensajes y al reportar la noticia de esa manera generan la violencia, pero si no la reportan así no venden entonces tiene que haber un exámen en los medios de este punto, por otro lado es cierto que el gobierno no puede cortar la libertad de expresión a los medios o dictarles una línea para que el mismo gobierno quede bien parado, es cierto que vivimos en un México violento y esa es una realidad poco agradable, pero hay formas de reportar y hacerlo como nota roja es donde está el error. Muy buena frase la de "Los medios no son aliados, pero tampoco enemigos." creo que esa parte le falta al gobierno entenderla por completo.

 Enviado por Pablo Fernández - 24-junio-2010 a las 19:28 Enviar mail al autor

 

Habrá que recordar que la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA en su principio 7 dice: Condicionamientos previos, tales como veracidad, oportunidad o imparcialidad por parte de los Estados son incompatibles con el derecho a la libertad de expresión reconocido en los instrumentos internacionales. Sobre todo porque no vayan a creer los del gobierno federal que los medios de comunicación están a su servicio.

 Enviado por Omar - 24-junio-2010 a las 16:29 Enviar mail al autor

 

La razón de Estado no debe prevalecer sobre los derechos humanos. La protección de los mismos es función sustantiva y justificación misma del poder. El tema que plantea el autor es fundamental para, ya no, la consolidación democrática, sino para evitar un poder sin límites que tenga una lógica independiente a la de la sociedad a la que tendría que estar representando.

 Enviado por Gabriel E. - 24-junio-2010 a las 13:28 Enviar mail al autor

 

Estoy de acuerdo en que ningún gobierno debe de regular, opinar y proponer en las líneas editoriales en los medios de comunicación, pero seamos realistas, en nuestro país desgraciadamente esto no sucede ya que son pocos los medios que no están maleados y/o censurados a TODOS los niveles; ojalá y los que todavía son objetivos defiendan su posición.

 Enviado por Eva - 24-junio-2010 a las 11:28 Enviar mail al autor

 

La política de comunicación de Felipe Calderón es muy pobre, y en lugar de intentar llegar a la sociedad quiere influir en los medios de comunicación para que su imagen no se vea afectada. Ya es hora que nuestro gobierno vea a la seguridad nacional de forma integral, y que no sólo con invertir en las fuerzas de seguridad del Estado se combate al narcotráfico. Hay que reconocer que está arraigado ya en la sociedad y esto se debe a que no hay empleo, no hay oportunidades educativas y las opciones se van reduciendo.

 Enviado por Alfonso Ramírez - 24-junio-2010 a las 10:49 Enviar mail al autor

 

El gobierno federal no puede tener una política de comunicación de puertas abiertas, la prensa se los comería vivos. No se puede negar que los medios de comunicación buscan el sensacionalismo,no quieren informar, lo que quieren es tener la foto más sangrienta en cada oportunidad. Tal vez los mexicanos no estamos listos para que nos informen. Ustedes hablan de estándares y buenas prácticas, pero esas cosas sólo funcionan en países como Noruega o Suecia.

 Enviado por Ezequiel - 24-junio-2010 a las 10:03 Enviar mail al autor

 

Lo mismo sucede en El Salvador, donde el presidente Funes aprovecha cada conferencia de prensa para acusar a los medios de promover la violencia y el odio social y montar una campaña en contra del gobierno. Que rápido se le olvidó que él mismo fue un fuerte crítico de los gobiernos anteriores, que por supuesto no eran del partido que lo llevó al poder.

 Enviado por Florence Lazo - 24-junio-2010 a las 09:57 Enviar mail al autor

 
 
Acerca del autor
 
Darío Ramírez y Ricardo González

La libertad de expresión no es un lujo, es un derecho humano. La libertad de opinar y expresarnos es fundamental para cualquier sociedad, para toda democracia. La comunicación en las sociedades modernas es cada vez más compleja, rápida y potencialmente horizontal. La información, las ideas y expresiones son esenciales para el desarrollo social y económico. En el momento en el que un conjunto de ideas sean declaradas como inmunes a la crítica, la sátira, el desprecio o inclusive el escarnio, la libertad de pensamiento resulta imposible. Cuidar que éstas circulen libremente y no sean censuradas es parte fundamental del trabajo de ARTICLE 19.

ARTICLE 19 cree firmemente que el pleno goce de este derecho por todas las personas es la herramienta más poderosa para el avance de otras libertades individuales, prevenir la represión, el conflicto, la guerra y en última instancia el genocidio. Impulsamos la protección y salvaguarda del pluralismo, independencia y diversidad de opiniones; así como la discusión abierta y libre, como mecanismo para erradicar la discriminación en todas sus formas.

En México la censura ha tomado la forma más extrema, el asesinato a periodistas y comunicadores con el fin de silenciar investigaciones periodísticas de interés público. La violencia es un método común de censura.

Sobre los autores: Darío Ramírez, director de la Oficina de ARTICLE 19 para México y Centroamérica. Ricardo González, oficial del Programa de Libertad de Expresión y Protección para México y Centroamérica.

www.articulo19.org www.article19.org

Twitter: A19media
Facebook: Article Xix
 
Escribele  haz click!
 

Entradas anteriores
 
Oaxaca, paraíso (des) gobernado
 
Abusos y Distorsiones en la Protección de la Reputación
 
Enemigos de la Transparencia
 
La otra censura
 
Del Silencio al Odio
 
Informaban, hasta que desaparecieron.
 
Nos estamos quedando sin información
 

Calendario de búsqueda