aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800


 
Birdman
21-noviembre-2014 16:45
Comentarios: 0        Lecturas: 4774

Birdman o la Inesperada virtud de la Ignorancia, está coescrita y dirigida por uno de mis directores favoritos, Alejandro González Iñarritu. Director de películas como Amores Perros, 21 Gramos, Babel, Biutiful entre otras. Todas con una edición excepcional que nos deja a los espectadores casi todo el tiempo en el filo de la butaca, además de la excelente selección del casting, en éste caso: Michael Keaton, Naomi Watts, Emma Watson y Edward Norton entre otros.

Birdman se sitúa la mayor parte del drama adentro de un teatro, la cámara acompaña al actor haciendo las veces de los ojos del espectador, increíblemente bien hecho, además de que es un elemento crucial para mantener la tensión constante entre la pantalla y el público. Otra cosa fantástica es el guión, invadido de humor negro inteligente e ingenioso que apoyado por las buenas actuaciones hace que la película sea realmente divertida, rayando en el absurdo contrapuesto por las realidades tan descaradas de los personajes.
 
El mal hábito del autoengaño
14-noviembre-2014 12:50
Comentarios: 0        Lecturas: 9826

Las personas que tenemos malos hábitos pensamos que no los tenemos, esto es algo obvio puesto que si nos diéramos cuenta, quizá haríamos algo para cambiarlos y tener una mejor calidad de vida.

Un mal hábito es relativo también, lo que para mi puede ser pésimo para otras personas no lo es, cada quien los vive de manera distinta y muy personal. Sin exponer a la persona que me confió su asunto, un buen ejemplo es el siguiente. Elena duerme de 3 a 5 horas durante la noche, su problema no es quedarse dormida en cuanto se acuesta sino mantener el sueño durante la noche para por al menos dormir de 6 a 8 horas. Esto se da por varios motivos, entre ellos porque Elena no se va a dormir si no termina todas sus tareas que cumple categóricamente sin importar lo cansada o la hora que sea (tareas que sin duda podrían esperar a la mañana siguiente). Lo mismo sucede cuando despierta repentinamente a las 3.30am, no se vuelve a dormir porque aunque tenga sueño no se permite hacerlo porque ya mero tendría que despertar (hasta las 5.00am) o sea que tendría hora y media más para un sueñito pero igual no se deja. Todo el día lucha para no quedarse dormida en sus actividades por lo que su calidad de vida desmerece en buena medida. Es un ejemplo simple que puede cambiar modificando algunos hábitos siendo flexible en sus creencias. A pesar de que dormir poco es un tema recurrente, ella dice que no es un problema.
 
Usar el tiempo perdido
07-noviembre-2014 15:39
Comentarios: 0        Lecturas: 14873

Perder el tiempo puede ser una actividad muy enriquecedora siempre y cuando esa pérdida de tiempo sea producto de un gusto genuino por hacerlo, que en realidad entonces ya no sería una pérdida de tiempo. El asunto es que en los casos en los que por fuerza perdemos el tiempo, como la hora nalga en la oficina, en la sala de espera o cuando por algún tema de salud tenemos que permanecer en reposo, he aprendido que es mejor capitalizar esa pérdida y hacer algo con ella.

Siempre resulta mejor hacer algo o tener alguna actividad como leer o estudiar alguna cosa para aprovechar esos tiempos muertos, pero a veces no contamos con los instrumentos necesarios para poder hacerlo aunque estoy segura que casi siempre contamos con el teléfono celular; sin embargo se nos escapa hacer quizá cosas de verdadera importancia como hacer una llamada de teléfono a alguien especial para preguntar cómo se encuentra, atender alguien que lo necesite, responder un mensaje de seguimiento de algún asunto importante o simplemente poder en orden la consciencia o la mente.
 
Blink
31-octubre-2014 11:11
Comentarios: 0        Lecturas: 20000

Blink, pestañeo o “en un abrir y cerrar de ojos”, cómo sea pero la vida puede dar un giro de 180 grados en un instante que no vemos venir y cuando menos la esperamos nos está revolcando la ola de una manera arrasadora. Así es la vida a veces buena y a veces dura y habrá ocasiones en las que nos demos cuenta de lo que pasa o de lo que podría pasar pero otras muchas nos toma por completa sorpresa.

Hace tres semanas exactamente corrí una carrera de montaña de 100 kilómetros, para ello entrené durante meses complementada con una muy buena alimentación para poder llegar con toda la preparación y energía necesaria. A pesar de que llevo un año entrenando y corriendo carreras de montaña, cada entrenamiento es una experiencia y un aprendizaje nuevos en los que a veces se fluye sin problemas y algunas otras tengo que entrenar más para fortalecer la cabeza que los músculos. Correr distancias largas los fines de semana, en las vacaciones, adelantar entrenamientos para poder llegar a desayunos de trabajo (en domingo), comer bien, no desvelarse, levantarse súper temprano sábados y domingos, entrenar aunque no se tengan ganas de salir de la cama y muchas cosas más parecerían sacrificios pero en realidad no lo son, porque si alguien disfruta esas penitencias somos los corredores. Mi intención no era ganar ni hacer determinada marca, sino disfrutar cada kilómetro lleno de cruce ríos, subidas que parecían de 90 grados, bajadas del mismo calibre llenas de piedras al borde de riscos, atravesar una barranca de noche con unas mini marcas que indicaban el camino, pasar por una plaga de azotadores, amenaza de tormenta, alambres de púas de la nada, pero también las mejores vistas que se puedan esperar al correr al borde de la Peña del aire. Un día antes, el director de la carrera describió la ruta a los participantes, cosa que me provocó más nervios de los que ya tenía, sólo para encontrarme al día siguiente con una ruta MUCHO PEOR y MUCHÍSIMO MÁS DIFÍCIL de lo que habían descrito la noche anterior. Debo confesar que no disfruté mucho los momentos de antes de la competencia, tanto por las condiciones a las que pensaba que me iba a enfrentar, pero también porque no estaba confiada al 100% de mi, aún no logro descifrar por qué.
 
Anticiparse a la tragedia
17-octubre-2014 10:39
Comentarios: 0        Lecturas: 29739

No puedo hacer la cuenta de la cantidad de veces que "no he llegado" a reuniones, que "no me pagan el dinero que me deben", "me voy a enfermar" o me espero lo peor de lo peor aunque nada parezca indicar que pasará. Mala vibra se llama eso y miedo pero sobre todo poca credibilidad en la capacidad personal.

Si bien hay muchos factores que no están en nuestras manos controlar, sí podemos controlar nuestras reacciones a estos o más aún los pensamientos positivos o negativos que vamos creando en el camino. Lo que es un hecho es que si creamos pensamientos negativos con seguridad la pasaremos fatal independientemente de los resultados, en cambio si generamos buenos pensamientos estaremos más relajados y por añadidura nuestras decisiones y acciones serán asertivas.
 
No hay escenarios perfectos
10-octubre-2014 17:38
Comentarios: 0        Lecturas: 30430

En mi opinión una de las principales causas de problemas emocionales en los seres humanos son las expectativas que le imprimimos a las cosas y personas y que no son satisfechas.

Todas las ganas que le podamos poner o toda la preparación que invirtamos a un proceso para el cual esperamos obtener un resultado se puede ir a la basura cuando junto a esas ganas también le incluimos dosis de más de expectativa. Nunca sabemos qué puede cambiar en el momento porque el futuro no depende de nosotros, ni si quiera todo el esfuerzo y hasta sacrificios invertidos en el proceso nos aseguraran éxito o que las cosas nos salgan como esperamos. Si bien, cuando hacemos las cosas de manera honesta y con le corazón los resultados son buenos los factores externos no están dentro de nuestros control y pueden afectar de manera negativa nuestros objetivos. Sin embargo, depende mucho si le hemos puesto o no la dosis de expectativa para que afecte de manera contundente. Cuando no hay expectativa hay menos frustración y nos permite aceptar mejor las cosas, en cambio cuando sí esperamos grandes recompensas y no las obtenemos, los resultados en nuestras emociones pueden ser fatales y quizá cueste mucho más trabajo volver a intentar.
 
Partir las tareas para completar el total
03-octubre-2014 16:54
Comentarios: 0        Lecturas: 30353

Tener muchas cosas que hacer en un sólo día, o un entrenamiento largo para alguna próxima competencia, o simplemente levantarse con cero ganas de cumplir con las tareas del día puede ser mentalmente agotador sin ni siquiera haber empezado a poner acción.

Yo procuro en estas ocasiones partir la lista de las tareas, no ver el día global sino en etapas, porque si me pongo a pensar que al final del día voy a haber tenido que completar el 100 por ciento de todo me es muchísimo más difícil empezar que si sólo hago una cosa (y luego la otra). Hacer la lista es ya de gran utilidad porque ayuda a priorizar y a eliminar las tareas no tan importantes ni relevantes.
 
Cuando te enchalecas
26-septiembre-2014 12:49
Comentarios: 0        Lecturas: 30393

Te enchalecas, te queda el saco, como anillo al dedo, y cuanta expresión existe para identificar que algo dicho o hecho tiene que ver con nosotros. Claro, partiendo desde el punto de vista que mucho y casi todo nos lo tomamos de manera personal. Tomar las cosas de manera personal siempre tiene que ver con uno mismo más que con lo que digan, piensen o hagan las demás personas.

Las razones pueden ser muchas como tener una baja autoestima y por lo mismo un ego grande, buscar conflicto donde no lo hay, presentar ante los demás la eterna cara de víctima pero también por no traer la conciencia tranquila. Cuando andamos actuando sospechosamente cada quien a su capacidad, aunque las demás personas no se den cuenta o no vivamos consecuencias directas de nuestros actos, se sienta culpa o no, la reacción común es experimentar paranoia y en consecuencia ver moros con tranchete.
 
Enojos mal encausados
19-septiembre-2014 13:27
Comentarios: 0        Lecturas: 30476

Qué difícil es pensar con objetividad cuando estamos enojados. Yo no me considero muy enojona y mal que bien puedo decir que soy paciente con algunas personas (más unas que otras) pero cuando la situación se empieza a pasar de la raya me saca de mis cabales y exploto. Casi siempre contra cualquier cosa menos lo que verdaderamente me hizo enojar.

¿Por qué pasa eso? Creo que en mi caso sucede porque en realidad con quien estoy enojada es conmigo misma, no con las personas ni con las situaciones. Recientemente descubrí que el enojo proviene de dos fuentes que tienen que ver conmigo pero en sentidos diferentes: la primera tiene que ver con permitir que debida situación llegue a tal punto de sacarme de mis casillas (generalmente lo permitimos por tener motivos personales ocultos). La segunda es por orgullosa, como he dicho antes el orgullo no permite ver con claridad como tampoco permite ver qué es lo que podemos cambiar para que la situación y persona nos dejen de afectar. La molestia aumenta porque pretendemos, esperamos y sobre todo demandamos que nuestro alrededor cambie y no sucede. No sucede y no sucederá. Quien tiene que cambiar (teniendo la razón y no) somos nosotros mismos si queremos llevar una vida en paz.
 
Eres dueño de lo que piensas
12-septiembre-2014 13:24
Comentarios: 0        Lecturas: 25720

La noche del sábado pasado sufrí algo a lo que llamaré “ciclo obsesivo”. Consiste en tratar de dormir o eventualmente hacerlo pero despertarse con el sobresalto de una idea que atormenta. Esta idea generalmente es producto de una situación irremediable o que por alguna razón no le encontramos pies ni cabeza ni por supuesto solución.

Estas ideas persiguen, interrumpen sueños, reuniones, sesiones de ejercicio, se adueñan de nuestra mente y mientras más vueltas le damos pensando que encontraremos la solución ésta más se aleja. Complicado no pensar y casi imposible desprenderse de esas emociones “negativas” que se generan de la creciente obsesión de insistir en que las cosas deberían ser diferentes. Las emociones de pronto disminuyen pero vuelven con fuerza.


       SIGUIENTES 10
 
 
Acerca del autor
 
Regina Kuri

Me encanta la música, leer y caminar, practico box y corro mucho. Podría vivir dentro de un cine y amo que una actuación me conmueva tanto que me haga llorar. Me interesa mucho el estudio del ser humano tan simple que parece muy complejo. Soy consejera en adicciones. Escribí los libros Girando en un tacón y !Ya Aliviánate! con Ed. Diana. Sígueme en twitter @reginakuri


Calendario de búsqueda